Connect with us

Cuba

Rarezas de la naturaleza: un pepino con forma de pingüino

Published

on

pepino pingüino

 De la bondad de un vecino que le regaló las semillas, es que nació este capricho de la naturaleza: un “pepino pingüino”.

Un campesino matancero cosechó un pepino cuya forma no solo lo sorprendió a él, su productor, sino a todos los que le han visto. Sí, más que un pepino, parece un pingüino verde, en lugar de un pingüino negro y blanco.

La rareza de este “pepino pingüino” se dio en el patio de José Antonio Depedro Pérez (Tony), un residente en la comunidad rural de Paso del Medio.

“Las curvas del cuerpo, el pico, hasta los ojos se pueden definir con un poco de inventiva en el fruto que posee las dimensiones de uno común y corriente, es una curiosidad”, refirió Depedro al hablar del alimento cosechado con el diario Girón. Si yo fuera él lo conservaba para siempre o al menos durante un tiempo porque es muy probable que jamás vea otro igual.


Sin embargo, Pedro Díaz, otro trabajador agrícola y vecino de José Antonio espera que en su finca le salga “alguno igual”. Fue él quién le dio la semilla a Depedro. De su bondad al regalarle las semillas a su vecino es que nació este capricho de la naturaleza.

José Antonio se dedica a la cría de conejos, como tarea “alternativa”, pero en sus terrenos cosecha plantas de ají pimiento, habichuela y ajo puerro, muchas de ellas para sustento familiar.

La semilla de marras pertenece a la especie de la familia Cucurbitaceae, originaria de las regiones tropicales del sur de Asia.

De acuerdo con la literatura especializada, las plantas y frutos pueden presentar deformaciones debido a baja iluminación, excesiva transpiración, cambios bruscos de humedad entre el día y la noche, salinidad o deshidratación, entre otros factores.

¡Las formas que adquieren son tan curiosas! Hemos sido testigos, quienes ya peinamos canas redactando noticias, de yucas o boniatos en forma de animales. Los hemos visto tener hasta tamaños no acostumbrados.

Entre los muchos tubérculos extraños de los que he oído hablar -y ver- alguna vez en mi vida me vienen a la mente dos: un boniato que parecía una mujer dándole el pecho a un bebé; y una yuca, que parecía la copia fiel de un órgano reproductor masculino.

Cosas de la naturaleza. Caprichos de esta.

por Roberto A.

tal vez quieras leer: Extraen yuca gigante de 35 libras en Holguín

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Súper Bono en Cuballama! 40 CUC + 1GB DATOSRECARGA AQUÍ
+