Connect with us

Cuba

Randy Alonso insiste en la “censura de Twitter” contra cuentas cubanas

Published

on

Randy Alonso se queja de Twitter

Que se sepa, Randy Alonso no es un entendido en el tema “informático”. Sin embargo insiste en hablar de lo que desconoce: del funcionamiento de Twitter, y lo acusa de “sesgo político”.

Randy Alonso continúa quejándose del descabezamiento masivo de trolles y cuentas zombies – asociadas desde hace ya mucho tiempo a cuentas oficialistas cubanas -, ocurrido el pasado 11 de septiembre. Que se sepa, Randy Alonso no es un experto en el tema, según el criterio de dos ex trabajadores del medio oficialista al preguntársele sobre las habilidades de Randy en la materia.

Sin embargo, el periodista y director de Cubadebate, insiste en ir más allá de lo básico y otra vez acusó a Twitter de “censura” por “sesgo político”; de no haber dejado títere con cabeza. Es decir: de haber eliminado – por ejemplo – “seguidores”, cuando él conoce de sobra – o debería saber – que un 80 o 90% de esos eliminados que por ellos él reclama, eran cuentas fantasmas. Bots. Cuentas creadas para amplificar de manera ilegal un contenido. 

Randy, quien luego de graduarse ha estado inmerso en todo lo que un cuadro político está involucrado – que se resume, y mucho, en asistir a reuniones y contestar correos electrónicos -, publicó un artículo en el medio oficialista Cubadebate en el que recuerda los hechos del pasado 11 de septiembre.

La simultaneidad, selectividad, sesgo político y desfachatada justificación con que se ejecutó el apagón, dan claros indicios de que no se trataba de una simple decisión algorítmica de la red del pájaro azul; era un ensayo premeditado de los servicios especiales de Estados Unidos, un acto de guerra cibernética”, expresa Randy en su nota y a uno no le quedan dudas de que Randy escuchó trompetas y no supo dónde; o que tal vez sigue influenciado por el criterio de la “Dra. en Redes Sociales”, la oficialista Rosa Miriam Elizalde.

Esta última, que sí ostenta “un título” en Socialmedia insiste – y miente, lo sabe – en decir que lo ocurrido “parece una operación concertada de denuncias falsas por uso abusivo y violación de políticas de la plataforma.

Rosa Miriam dijo además que “sorprende el sesgo político, la selectividad de los usuarios afectados y la oportunidad (oportunismo): cuando habla el Presidente @DiazCanelB. Las cuentas de Dominio Cuba, de Cubaperiodistas y la mía están bloqueadas”, y Randy, al parecer, sigue el criterio de la “experta”.

Todo el equipo de dirección y los periodistas de Cubadebate fuimos despojados alevosamente de nuestras cuentas”, se lamenta Randy Alonso y agrega que incluso algunos colegas que trabajaron en el sitio y que actualmente ya no trabajan para Cubadebate sufrieron lo que llamó “bloqueo selectivo”. El problema, evidentemente, es que Twitter detectó una actividad inusual desde un nodo, y automáticamente bloqueó el spam. La cuenta de uno de esos periodistas que trabajó en Cubadebate durante varios años, fue de esas “censuradas”. Twitter, luego de verificar que era una cuenta real, se la devolvió.

La mano de la censura alcanzó incluso a una joven que desde hace un año está en una beca de postgrado en Londres y otro joven colega que desde hace meses labora temporalmente en China. Incluso, diversos colaboradores de nuestra publicación digital fueron censurados. ¿Alevosía y ensañamiento?” se pregunta Randy sin saber de la misa, la media.

Randy asegura en su “riflexión” que “tras las quejas de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), Twitter restableció las cuentas de la mayoría de los medios de comunicación oficialistas“, cuando eso, se sabe, es un proceso lógico que no obedeció a presiones de nadie.

Bueno, no todas las cuentas; porque la de Cubadebate y la de varios miembros de su equipo todavía están cerradas.

Mi cuenta estaba configurada para retuitear muchas cosas. Yo uno uso twitter, nunca lo usé mucho, en realidad. Allí me la programaron así“, expresó en días pasados a este reportero un periodista que trabajó en Cubadebate, justo unos días después de perder temporalmente su cuenta.

“La fuente” , quien ya no se desempeña en Cubadebate, descubrió que se quedó sin Twitter; y al serle devuelto, se puso a revisar la configuración – con asesoramiento de un experto – y supo tenía programado el retuit automático de aproximadamente 125 cuentas con las que él no tenía relación de ningún tipo.

Eso me lo hicieron en Cubadebate. ¡Yo que sé de Twitter, lo mío es el Facebook“, confesó entre risas, vía Facebook Live.

El pasado miércoles 2 de octubre, exactamente tres semanas después de la operación de silenciamiento, Twitter comunicó a Cubadebate que no aceptaría ningún otro reclamo para la devolución de la cuenta oficial de nuestro portal digital, el que más seguidores tenía entre los medios de comunicación cubanos”, dice Alonso en su nota, y no creo que él no sepa que las cuentas de Cubadebate – de algunos de los periodistas que trabajaron en ese medio, y de otros que aún permanecen – están configuradas para que si Díaz-Canel dice “Ji”, antes de ponerle el punto a la I, ya su mensaje se haya amplificado ilegalmente.

¿Pretenden acallar nuestras voces?”, se preguntó Randy al final de su texto, y si el algoritmo de Twitter tuviera voz – el mismo algoritmo que de modo automático en los últimos meses le ha quitado 2 millones de seguidores a Trump; suspendido 200 mil cuentas en China; unas cien en Ecuador y España – este le dijera:

No hace falta, hijo; para eso estoy yo aquí“.

por Roberto A.

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡ Recarga MÁS que DOBLE ! Por 20 CUC reciben 50 CUCRECARGA YA
+