Connect with us

Cuba

Panaderías en crisis, el pan sigue malo

Published

on

pan en Ciego Industria Alimentaria panaderías
Una panadería en Ciego de Ávila (Imagen referencial) Foto: Alejandro García Sánchez

El pan es un problema en Cuba. Comprar el liberado en las panaderías es otro problema más. Crecen más las colas cada día, y el pan está racionalizado.

El problema con las panaderías y con el pan, al menos en La Habana continúa.

Usuarios desde la capital denunciaban al sitio oficialista Cubadebate que un pan con sabor amargo y textura desagradable se había vendido en una panadería y la “inspección” determinó que tenían razón. Parte del pan se estaba fabricando con una harina en mal estado y por si fuera poco, también salían bajos de peso.

Tal vez quieras leer: Panadero en Granma: “Soy panadero, no mago”

Sin embargo, el gobierno confía en que las inspecciones en las panaderías de La Habana no solo sirvan para detectar las irregularidades, sino para que de estas salga un pan en mejores condiciones. Digamos, como mínimo, digerible para los cubanos, que día a día sufren la mala calidad del pan.

Los panaderos, mientras, afirman que el pan es malo porque es mala la calidad de la materia prima.

A todo eso súmese que los usuarios tienen que pasar horas en una cola, justo afuera de las panaderías, la mayoría de las veces a pleno sol para poder comprar el pan por la libreta.

La gran mayoría de ellos no puede comprar en 50 y en 60 pesos, que es al precio que se vende en los particulares, el pan que se compra en las del Estado por 10 pesos. Es por ello que cada vez son más frecuentes las colas.

cola en panaderías

Colas en una de las panaderías de La Habana. Foto: Cubacomenta

panaderías y pan en La Habana

Cola en una de panadería de La Habana. En ocasiones la cola se hace al sol. Foto: Cubacomenta

Allí, en las panaderías, el pan está racionalizado. Una barra. En los particulares, no.

Pero, ¿qué dice el estado sobre este problema?

Aparentemente nada pueden decir, excepto inspeccionar las panaderías e imponer las multas. Eso, sin embargo, no va a hacer que aparezca el pan; o que las colas para comprar el pan desaparezcan.

Una vieja amiga desde La Habana afirma que estas colas tienen un origen: el precio del resto de los alimentos en la calle.

La gente, admite ella, no puede comprarse alimentos más caros y con un pan de 10 pesos garantizan dos o tres almuerzos.

panaderías y pan

En esta panadería no hay pan porque se rompió la mezcladora. Foto: Cubacomenta

Según ella, se está volviendo “a los 90´”época en que un pan con algo era el almuerzo o la cena en algunos hogares”. O la merienda-almuerzo de los niños en la escuela.

“Es por ello que las colas crecen. Hay harina. Hay pan”, explica ella.

Ante tantos problemas, ante las evidencias lógicas de la vida -y algunas fotos que a diario en las redes sociales corroboran lo dicho aquí- no queda de otra: el pan es un problema en Cuba. Comprar el pan liberado en las panaderías, es ahora, otro problema más.

Ariel P.



Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO