Connect with us

EEUU

Padres, atención con juguete conocido como Buckyball o Buckycube

Published

on

Juguete como Buckyball o Buckycube, no deben estar en casas donde hay niños

Un niño de 2 años en la Florida ha sido hospitalizado por complicaciones relacionadas con un juguete comúnmente conocido como Buckyball o Buckycube, que está compuesto por pequeñas bolas magnéticas.

Según indica la cadena CNN, el menor se tragó 16 bolas magnéticas del Buckyball o Buckycube y debió ser llevado al hospital tras presentar dolor abdominal.

El Buckyball o Buckycube llegó a la casa de la mano de uno de los hermanos mayores del niño. En la casa son cinco hijos, más los padres. El niño de dos años es el menor de la familia.

Cuando los padres vieron el juguete, que se comercializa como juguetes de escritorio para adultos y está compuestos por múltiples bolas magnéticas, lo tiraron a la basura, pero ya el menor de la familia Arrington se había tragado las bolas del Buckyball o Buckycube.

Los padres del niño programaron una cita médica, pero decidieron llevar al menor a urgencias para descartar la apendicitis. Fue en el hospital donde los médicos detectaron en una radiografía las bolas mágneticas del Buckyball o Buckycube, sin saber a ciencias ciertas qué cosa eran.

Las bolas estaban alojadas en su intestino, dijo su madre.

“En la radiografía, (…) casi parecía un cordón de cadena para un ventilador”, dijo la madre del pequeño Konin.

Lo peor de todo es que, según mostraba la radiografía – y esto fue algo que descubrieron los médicos luego, tras intervenir al pequeño quirúrgicamente – las 16 bolas mágneticas, imanes al fin, se unieron en sus intestinos.

“Se hizo la cirugía y le sacaron casi un metro de su intestino delgado. También tuvo que reparar los orificios del estómago, reparar los orificios del intestino grueso y reparar también una parte cercana al colon ”, dijo la madre del niño.

El menor, luego de una semana hospitalizado, ya se encuentra a salvo en casa.

Juguetes como Buckyball o Buckycube no son aptos para niños

El caso de este niño, y del juguete conocido como Buckyball o Buckycube, revela una arista interesante de dos problemas. Uno, el hecho de traer a casa juguetes “para adultos” cuando en el hogar hay un niño. Dos, el no vigilar a los niños, cuando están en áreas como “un escritorio de trabajo”, donde hay desde abrecartas hasta objetos punzantes.

Afortunadamente los Arrington fueron precavidos con Koni, y apenas descubrieron que el Buckyball o Buckycube no era apropiado para estar en la casa lo desecharon. Lamentablemente, ya el menor se había tragado los 16 imanes.

“No creo que los padres comprendan la seriedad que tienen estos juguetes de escritorio”, dijo la madre.

“Los padres no deberían tener que preocuparse de que sus hijos traigan un juguete a casa que podría matar a un hermano menor”, añadió.

Más preocupante aún son las declaraciones de la Dra. Jenna Wheeler.

Wheeler, médica de cuidados intensivos del Hospital Arnold Palmer para niños, le dijo a CNN que el hospital ha tratado a cuatro niños por tragar imanes de juguetes similares en lo que va de 2021.

“La preocupación de tragar estos juguetes es que los intestinos pueden retorcerse y pellizcarse entre los imanes, lo que puede cortar el flujo de sangre a los intestinos”, dijo la doctora.

Si ese segmento de los intestinos muere, es posible que sea necesario extirparlo. Y si no se detecta lo suficientemente temprano, incluso podría conducir a la muerte.

CNN señala que desde el año 2009, la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de EE. UU. (CPSC) ha estado advirtiendo sobre el peligro de los juguetes magnéticos.

CPSC dijo que ha recibido múltiples informes de ingestión de Buckyballs y Buckycubes, muchos de los cuales requirieron cirugía.

Según datos dados a conocer en junio del pasado año, hubo aproximadamente 4.500 incidentes de ingestión de imanes tratados en los departamentos de emergencia de los hospitales de EE. UU. entre los años 2009 y 2018.

Numerosos juguetes han sido retirados de tiendas en los EE.UU. tras detectarse que algunos de sus componentes representan”un riesgo sustancial de lesión para el público”.

Roberto A.

tal vez quieras leer: Niño encuentra pieza de Lego en su nariz ¡dos años después!

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO