Connect with us

EEUU

Ningún juez sucumbe, pero Trump insiste

Published

on

Trump nombrado formalmente candidato republicano
Foto: @TeamTrump / Instagram /Twitter

Nadie parece hacer caso al presunto fraude que argumenta Donald Trump en cortes. Mientras, se sigue recaudando dinero que en su mayoría se gastará en otra cosa, y no en pagar sus abogados.

De acuerdo con el portal Propública, la campaña de Trump ha encontrado un duro escollo ante los tribunales para demostrar el presunto fraude a gran escala en las pasadas elecciones del 3 de noviembre.

Dice el portal que todos los jueces que han tenido delante a los abogados integrantes del equipo que forma parte de la estrategia legal de Trump, ni han visto pruebas ni han cedido a los intentos de hacerles creer que “hay algo”. Todos, en buen cubano, les han dado el bate, pero ellos no cesan en el empeño y lo que han hecho es “moverse”.

Es decir, han ido donde otros jueces a ver si encuentran uno que les haga caso a lo que ya muchos aseguran es una mentira.

Rechazan una demanda y los abogados presentan otra. Idéntica o similar. Con acusaciones infundadas. Ganan tiempo para “algo” (algunos dicen que las están fabricando) y sin pena ninguna hacen el ridículo, afirman algunos medios.

“Cerca de la mitad de las dos docenas de casos presentados en los principales estados decisivos desde el día de las elecciones ya han sido retirados o desestimados por los jueces y los demás parecen destinados a una suerte similar”, expresa el portal noticioso que afirma que esto es “mucho ruido y pocas nueces”.

Han obtenido ridículas victorias, pero de modo general las cosas no marchan como ellos habían previsto.

Que se hayan encontrado 20 boletas con irregularidades o incluso 100, no indica que Trump pueda revertir la desventaja de 148 mil votos en Michigan; o la de casi 60 mil en Pensilvania.

No han encontrado una máquina que “confundiera los votos” y en el apuro, hasta presentaron una demanda en un tribunal federal equivocado -el de reclamaciones- , en un hecho hasta risible, si se quiere, pues parece ser que “conocían” que iban a tener que reclamarla.

Ninguna de las demandas contiene pruebas o argumentos suficientes como para que un juez medianamente honesto la acepte como válida, a sabiendas que puede serle contraproducente en su carrera.

“¿Qué sentido tiene toda esta litigación?”, se pregunta Propública en su texto y resume que “no está claro, y puede ser que no haya un único motivo que lo impulse”.

“Algunos reportes han sugerido que se trata del último coletazo de un presidente que no puede soportar perder”, expresa el texto que más adelante reconoce que “otros” pueden ser los motivos.

Uno de ellos es que las continuas solicitudes de donaciones por parte de la campaña de Trump, y el valor que tienen los pleitos legales para impulsar la recaudación de fondos pudiera incentivar estas reclamaciones.

Resulta bochornoso que el dinero que se está recaudando, en su gran mayoría de gente muy inocente, republicanos todos, creyentes del fraude o no, gente golpeada por la crisis, la mayoría, termine en un lugar distinto del que ellos creen que va.

Sobre eso no habla nadie o hablan muy pocos, pero es escandaloso que un norteamericano que se crea firmemente la historia del fraude, escuche luego que “su presidente”, un hombre que ocupa el puesto 339 en la lista de los 400 más ricos de EE.UU. con un valor neto de $2,5 billones, está pidiendo dinero para pagar gastos legales de una demanda que posiblemente él mismo sepa que no tiene modo de ganarla.

Pero lo peor no es eso. Lo peor es que la letra pequeña del documento que está pidiendo esta “ayuda” para los gastos legales de Donald Trump en corte, indique que el 40% de las donaciones al “Fondo Oficial de Defensa de las Elecciones” de Trump se destinará al Comité Nacional Republicano (RNC) y que el restante 60% será destinado a Save America, un nuevo comité de acción política (PAC, por sus siglas en inglés) que Trump ha creado, hasta alcanzar la máxima contribución de 5,000 dólares. Sólo después de que se supere ese límite, la donación se destinará a financiar el litigio electoral. Por lo tanto, de una donación de $10,000, por ejemplo, $4,000 irían al RNC, $5,000 a Save America, y sólo $1,000 serían destinados al fondo de litigación de la campaña de Trump.

Más claro, ni el agua.

Roberto A.

tal vez quieras leer: Fox News se disculpa y BBC investiga sobre “muertos votantes”

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

corres[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

+40 CUC Bono EXTRA. Por 20 CUC reciben ¡60 CUC!RECARGA AQUÍ
+