Connect with us

Cuba

Muchos negocios privados en Cuba se estancan

Published

on

Por Vladia Rosa García

Negocios privados se estancan: el 80 por ciento de los trabajadores del sector considera que las medidas de la actual administración de Estados Unidos afectan su emprendimiento

Para algunos, sin dudas, la política de la administración de Donald Trump hacia Cuba ha provocado una escasez que va más allá de la de combustible.

Las relaciones entre el gobierno cubano y el de Estados Unidos, que atraviesan uno de sus momentos más tensos, afectan en gran medida el sector cuentapropista. Las restricciones de los viajes a la isla a los ciudadanos norteamericanos, así como la prohibición de los cruceros que de ahí provienen, se traducen en una considerable disminución del número de clientes.

Según un estudio realizado por la consultoría AUGE, que desde hace más de cinco años asesora a buena parte de los emprendimientos de La Habana, el 80 por ciento de los trabajadores del sector privado considera que las medidas de la actual administración de Estados Unidos afectan su negocio, pero ¿hasta qué punto?

No es secreto que el turismo estadounidense representaba una parte significativa de los beneficios del sector, por lo que el repentino cierre derivó en la consiguiente disminución de los ingresos.

“Llevo tremendo tiempo parada, y eso que mi negocio es viejo. Casi siempre los turistas que tenía eran estadounidenses, que son los que tienen dinero para alquilarme la casa completa”, cuenta Yesenia, quien tiene un hostal en la Habana Vieja.

Faltan los turistas en Cuba

Entre las afectaciones reales están el descenso de las ventas y la clientela, el aumento de los costos de las operaciones, el despido de empleados y la reducción de salarios, además del consiguiente encarecimiento de materiales y productos necesarios para el correcto funcionamiento de los negocios.

Uno de los encargados de la administración de la Fábrica de Arte Cubano me explica: “X Alfonso nos pidió despedir a la mayoría de la seguridad. Este es un lugar muy reconocido a nivel mundial, pero también estamos sufriendo la falta de turistas”.

“Muchas de las cosas que se ofertan en este negocio son traídas. Las materias primas para la elaboración de las artesanías se las compramos a personas que viajan al extranjero, las traen y las venden por la izquierda, porque aquí no las hay. Y si se pierden, como ahora, cuando las encuentras, te aprietan el bolsillo hasta no poder más”.
El tema de los salarios también es recurrente. Uno de los bartender de Pazillo Bar, en el Vedado, comenta: “El básico aquí es bueno, pero uno siempre salía mejor con lo que te llevabas de las propinas, como en todos lados, se reunía y se compartía a partes iguales. Te ibas con 20, o 30 CUC. Ahora si te vas con cinco es pa´ hacer una fiesta”.

Siempre hay quienes se arriesgan a venir, aun sabiendo las posteriores complicaciones. Nicolás, un joven de California y que trabaja como antropólogo voluntario en Colombia, aprovechó para darse un saltito. “Vine a Cuba por curiosidad, la curiosidad de lo prohibido, pero en el aeropuerto, cuando llegué, me retuvieron por tres horas. Me pararon oficiales distintos y me hacían preguntas constantemente. Creo que a ustedes tampoco les hace mucha gracia que los americanos los visitemos”.

 


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

COPYRIGHT ©CUBALLAMA 2021 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS