Connect with us

Cuba

Mujer en Cuba espera que el Banco la resucite

Published

on

Una mujer en Cuba fue reportada como fallecida, y no puede cobrar su pensión

Una mujer en Cuba fue reportada como fallecida, y no puede cobrar su pensión

Entre las muchas historias que se pueden contar y oír sobre los absurdos burocratismos en el Macondo cubano, lo sucedido a esta mujer en Cuba ¡se las trae!

Tan absurdo es que hasta da risa -y ofende, claro- que una mujer tenga que caerle atrás al Banco, alInstituto Nacional de Seguridad Social (INASS) y a cuanto mentecato exista entre los entresijos de la burocracia cubana, para poder recuperar un dinero que es suyo, porque ella está vivita y coleando, pero “la mataron”, y le quitaron el dinero así, sin más ni más.

La mujer, en Cuba, lo resume así:

“Sigo sin entender cómo el BPA es tan vulnerable que sacan mi dinero de mi tarjeta sin documento oficial que confirme mi supuesto fallecimiento”

Tan extraño es el caso de Elsa Albina Dorta Santos, que el periodista Pepe Alejandro en su columna de Acuse de Recibo, del diario oficialista Juventud Rebelde, le ha dedicado la sección entera.

La mujer, residente en calle Dolores Betancourt, edificio 37-A, apto. 5, entre Domingo Puente y Coronel Bringas, reparto La Caridad, Camagüey, dice estar “vencida y derrotada por la falta de respeto y de seriedad”.

Y no es para menos. Para resolver “su situación”, esta mujer en Cuba, en Camagüey, ha dado más viajes que un ómnibus de circulación local.

“Casi” que ha hecho un trillo, con su trasiego del Banco Popular de Ahorro (BPA) al INASS. Ida y vuelta.

También sus zapatos han dejado huellas entre su casa y la Dirección Provincial del Banco Popular de Ahorro (BPA), y no es desatinado decir que la anciana se obstinó.

Una historia de ineficiencia entre los vivos

Elsa cobraba regularmente su pensión de 1 733 pesos mediante tarjeta magnética del BPA) y cuando el pasado 20 de mayo se dirigió a sacar su dinero, no aparecía el saldo. Para colmo de males “detectó operaciones con siglas que no comprendía”.

Cinco días después fue a la sucursal 5 952 de la mencionada entidad, y allí le dijeron que “no era asunto del Banco”. Según ellos, “alguien” había usado su tarjeta.

Otro empleado, allí mismo, escudriñó más a fondo y detectó que el dinero que le habían tumbado, 3 466 pesos (dos meses de su pensión), fue extraído por “orientación de la filial municipal del INASS”.

Le dijeron que debía dirigirse a la Seguridad Social, y hasta allí fue la pobre mujer, solo para descubrir que en Cuba suelen suceder cosas muy raras.

Por ejemplo, que “la directora estaba reunida”; pero más que eso porque allí,  la funcionaria que la atendió, le dijo que ella… ¡estaba muerta! Sí, Elsa había fallecido.

De hecho, por ese motivo, es que le habían dado baja de la seguridad social. Le dijeron, incluso, el día que había fallecido: 16 de marzo.

¡Siácara!

tal vez quieras leer esta historia muy similar: Anciana cubana no cobra pensión por errores burocráticos

“Con esa letra” y con el tremendo susto de descubrirse muerta, esta mujer en Cuba encaminó sus pasos de regreso a casa. Su sobrina llamó a la Directora provincial de Seguridad Social, que también estaba reunida, pero cubana al fin le hizo el cuento a la secretaria, que pegó el grito en el cielo. Esta le orientó regresar al INASS, plantarse, formar lo suyo. ¡El dinero tenía que aparecer!

Cuando Elsa fue de nuevo al INASS supo que su caso “era de conocimiento de la directora provincial” y que estaba en manos de una especialista.

La especialista la llamó al INASS municipal el 7 de junio. A todas estas Elsa llevaba dos meses sin cobrar su pensión.

La especialista le informó que su caso, ¡había sido elevado al nivel central! Le comunicó además que la persona que la mató había sido sancionada, y le dijeron que volviera dentro de tres días.

Horas antes de cumplirse el plazo la llamaron y le explicaron: “No vengas; revisa a ver si tienes tu saldo”.

Elsa emprendió otra vez el camino hacia el cajero automático, solo para descubrir que de su dinero, nananina.

Elsa se aburre y se cansa

Elsa llamó para comunicar que el dinero no aparecía en su cuenta; le dijeron que esperara al 25. Ese día, supuestamente, debería estar el dinero de mayo, el de junio, y el de julio.

El 11 de junio le avisaron que debería ir al INASS, y personalmente, al banco para cobrar el dinero de abril. Y fue ahí cuando a esta mujer en Cuba se le llenó la cachimba.

“Dije que si ellos no se daban cuenta de mi edad. Y no fui a ningún lugar. Sigo sin que me devuelvan mi dinero, porque es un trámite al parecer complicado tener que resucitarme. Y quienes me han atendido hasta el momento, ninguno ha pronunciado la palabra disculpa.

“Seguridad Social hizo todo el trámite sin dichos documentos. Fue muy fácil sacar mi dinero sin mi presencia, y ahora para devolverlo voy por no sé cuántos viajes…

“Me siento muy mal. Soy un adulto mayor que he tratado de cuidarme y ahora todos los días tengo que salir de mi casa. Ando con una tarjeta con 55 pesos. Al estar de baja de la Seguridad Social, además del dinero que fue extraído de mi tarjeta tampoco me han pagado el mes de junio”, relata esta mujer en Cuba, en un asunto que se repite. Una y otra vez.

Roberto A.

tal vez quieras leer: Cuba: Ministra de Trabajo y Seguridad Social se disculpa públicamente



Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡NOS HEMOS MUDADO! - Nueva web de Cubacomenta - Visítanos ->AQUÍ
+