Connect with us

Cuba

Los cubanos y sus reacciones encontradas sobre el incremento salarial

Published

on

Boulevard

Por Flavia Viamontes

Los cubanos siempre tenemos un tema a debate, según las circunstancias que estemos atravesando. En las guaguas, taxis, paradas de ómnibus o en el trabajo, no hace falta conocerse para abordar el asunto de turno: el último capítulo de la telenovela actual, la película o la serie nueva en el paquete semanal, lo que no viene a la bodega o dónde hay pollo o aceite.

Pero por estos días hay dos temas que superan cualquier tópico, el intenso calor y la subida del salario a más de un millón de trabajadores del país.

Hace solo unos días el gobierno cubano anunció el incremento. En un comunicado leído en el Noticiero de Televisión se indicaba que el salario mínimo en la isla quedaba fijado en 400 pesos al mes (16 dólares), mientras que el medio se elevaba hasta los 1,067 pesos (42.6 dólares), lo que implica un aumento de 290 pesos (11.6 dólares).

“¡Más de mil pesos! Eso es un avance increíble”, asegura Juan José, un cincuentón que me dice trabaja como  económico en una empresa estatal. “Tengamos en cuenta que los profesionales en este país durante décadas han ganado salarios risibles. Aunque no es mucho, pues 1 000 pesos son solo 40 dólares, es mucho más. La pirámide se va invirtiendo hacia el lado correcto”.

Juliana es jubilada de la salud. Hoy gana 340 pesos de retiro y está contenta con la noticia, sobre todo porque considera que los maestros y los médicos son los que más se merecen el aumento. “Esas profesiones no se pagan con nada, sobre todo en las condiciones en las que trabajaban. Muchas veces los doctores terminan operaciones de horas de duración o consultas de todo un día y no tienen una comida decente o las circunstancias mínimas para descansar”.

Aunque ya el sector de la salud fue uno de los beneficiados con un incremento de los salarios, esta vez vuelve a ser favorecido.

A bordo de un almendrón se conversa y  Luis Carlos —estudiante de cuarto año de Ciencias de la Información— reflexiona. “Si ahora se toman estas medidas, justo en momento en los que Díaz-Canel y el resto solo hablan de lo mal que está la economía y de los problemas financieros a los que nos enfrentamos, me preguntó por qué no se hizo antes cuando todo estaba mejor. Se podía, pero no quisieron. Es un logro que se lleva el nuevo”, afirma el universitario.

Ascensorista en el edificio de una entidad estatal, Roberto admite que es una esperanza para todos. “El pueblo hace rato no se sentía reconfortado, todas las medidas eran para restar, nunca para sumar.  Espero que esto mejore mucho más, que este sea el principio de un camino para el bien de todos”.

El salario se va en comida…

Para el cubano hay algo fundamental en la vida y para lo que no escatima dinero cuando lo tiene: comer.

“La mayoría del dinero se va en comida”, me explica una muchacha que sale del agromercado de  26 y 41, en Nuevo Vedado. Lleva una jaba pequeña y en ella habichuelas, un aguacate, cebollinos y algunos limones. “Solo esto me costó alrededor de 120 pesos y no compré nada indispensable para comer, es decir carne o pollo. De esta manera, ni aunque paguen tres mil alcanzará el salario”, se lamenta.

Y es a la inflación justo a lo que más le teme la población. A pesar de las advertencias del gobernante cubano a los organismos estatales para que no incrementen los precios, ¿quién controla a los particulares?

Los que venden productos del agro, principalmente, establecen precios astronómicos a lo que ofertan, pero antes los proveedores también implantaron el costo que les pareció.

“Ahora pensarán que si un trabajador ganaba 300 pesos y pagaba un aguacate a 12, recibiendo 1 000 puede costearlo por 20”, manifiesta otro señor que escoge frutas en el mismo agro.

Con él coincide Alejandro, otro económico que ve alentadora la medida pero no le parece coherente subir los salarios sin un aumento previo de la  productividad. Asimismo le teme al incremento de los precios en el sector particular y que todo se disuelva.

“Si por ejemplo, no se incrementa la producción de carne de cerdo, al haber más dinero circulando, suben los precios y ya no estaría en 60 pesos como está hoy, sino en 120 y entonces el aumento no sirvió de nada, son leyes naturales del mercado”, enfatiza.

Díaz- Canel adelantó que el aumento debe empezar en julio, es decir, que los trabajadores lo verán a partir del cobro del mes de agosto, y que este “no es el incremento salarial final al que vamos, pero es bastante significativo para las condiciones en las que estamos”.

Acerca de la posible inflación le pregunto a José Manuel, que está detenido en un estanquillo de periódicos esperando que llegue la prensa del día para comprarla. “Para qué adelantarnos. Vamos a ver qué pasa.  ¿Sabes qué? Los cubanos estamos acostumbrados a tantos palos que no vemos nunca el vaso medio lleno”.

 


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡40 CUC de BONO en Cuballama! Por 20 CUC reciben 60 CUCRECARGA AQUÍ
+