Connect with us

Noticias

Hombre en Georgia pierde su trabajo por racista

Published

on

hombre racista

Un hombre agredió verbalmente a un grupo de jóvenes por estar hablando español en un Mcdonalds y terminó perdiendo su empleo. ¿Por qué? Pues por racista.

Un individuo que fue identificado como Walter Browning, y que trabajaba como mecánico en la Oficina del Sheriff de Chatham fue despedido de su empleo, justo un día después en que se decidió a ofender a Cristina Riofrío, una joven ecuatoriana que se encontraba con un grupo de amigas hablando español en un restaurante.

El “léxico” pareció ofender al hombre a tal extremo que este interrumpió la charla y les exigió que hablaran en inglés. El incidente fue grabado y el video compartido luego en las redes sociales, donde se volvió viral.

Tan viral, que los jefes de Browning lo vieron y lo llamaron a la oficina de Recursos Humanos donde, sin mucho miramiento, le dijeron que se fuera a apretar tuercas a otra parte. El sheriff John Wilcher aseguró que se “distanciarán” de individuos como él ya que no tolerarán ese tipo de comportamiento.

En el video se puede escuchar al agresor admitir sin pena que es un racista.

Empleados del local intervinieron y le indicaron al hombre que debía abandonar el establecimiento.

No es la primera vez que hecho similares son grabados, expuestos a la luz pública, y los “racistas” son despedidos.

El pasado mes de julio, un empleado de una gasolinera en Chicago fue despedido por motivos similares: por racista. El hombre fue incluso “más allá”, y arremetió contra unas hispanas diciéndoles que “tenían que volver a su país”.

Todo comenzó cuando Carolina Buitrago, una mexicana residente en los Estados Unidos, entró al establecimiento junto a unos familiares suyos para comprar comida. El cajero de la gasolinera, de la nada, comenzó a ofenderlas de palabra, y no solo les dijo que se regresaran a México, sino que también las amenazó con llamar al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE), pues creyó que estas se encontraban de manera ilegal en los EE.UU. El cajero les dijo además que ellos no tenían “derechos” de estar ahí, en su país.

Horas después, sus empleadores lo pusieron de paticas en la calle.

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO