Connect with us

Cuba

Gobierno cubano confirma escasez en productos de aseo

Published

on

Tienda La Época, Neptuno, entre Galiano y San Miguel

Por Vladia Rosa García

Los cubanos se enfrentan a estanterías vacías. Escasez es una palabra que se repite por estos días

Ahora las medidas se centran en el abastecimiento de equipos electrodomésticos o productos automotores, por eso “el plan es potenciar la industria a partir de la producción nacional y los proveedores externos”. Según el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, esta rama de la economía había descendido porque el país priorizaba “productos básicos de alimentación, aseo y limpieza”.

Sin embargo, la propia ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, ha tenido que admitir el desabastecimiento de estas mercancías pues la industria nacional solo puede asegurar el 50 por ciento de la demanda.

¿Qué significa esto? Se avanza por un lado y se retrocede por el otro. Cuba está inmersa en un proceso de inversión económica, variantes de comercio electrónico y apertura de nuevos locales de venta pero ha abandonado la estabilidad de otros servicios.

Lea también:  Tremendo rollo, con los rollos de papel sanitario

“Volvimos a lo mismo. Estoy comprando el jabón a 10 y a 15 pesos cubanos por la calle porque no hay ni en las bodegas ni en las ferreterías. Por la televisión dicen que todo vuelve a la normalidad y cada día vamos más para atrás”, comenta Alina, de 57 años.

Esta señora vivió en “carne propia” el mentado Período Especial de los años 90. Recuerda las distintas alternativas a las cuales recurría en aquel entonces para lavar. “El bejuco de plátano o el henequén, una planta que hacía espuma en el agua, eran las más comunes”, agrega.

La historia se repite. En el 2002, la investigadora Victoria Pérez Izquierdo se refería en una conferencia en el Palacio de las Convenciones a lo que significó en la vida cotidiana de la mujer cubana la caída del campo socialista: “La etapa constituyó la limitación de recursos, la baja oferta en los mercados existentes y la falta de divisas que implicaron restricciones de importancia en el marco del hogar”.

Diecisiete años después siguen existiendo los mismos problemas. “En mi barrio solo están vendiendo dos jabones por persona, y se acaban al momento”, aclara Nidia, vecina de Calzada y D.

“Solo en aseo uno gasta 100 CUP en los establecimientos estatales mensualmente, mientras lo encuentres todo. En CUC es el doble, y la cuenta no da. El salario no cubre”, explica Laura, madre soltera y dependiente de una panadería.

Además de la desaparecida del cigarro criollo, las conservas de tomates y el déficit de comestibles en las estanterías de las Tiendas Recaudadoras de Divisas, hoy se suman a la lista la pasta dental, el papel sanitario, el detergente, el cloro y la lejía, de acuerdo con la nota de la Agencia Cubana de Noticias.

“¿Con qué me lavo los dientes? En las tiendas, las que quedan son marcas extranjeras como Colgate y Crest. Valen 5 CUC. Eso es abusivo. Ya las baratas se perdieron o lo tienen los revendedores al doble, de 1 CUC a 3”, se explaya Lizandra.

Los periódicos, las revistas y las libretas rayadas vuelven a los baños como solución a la ausencia de papel higiénico. “Es muy molesto utilizar hojas tan gruesas. Además a nosotras nos puede causar complicaciones vaginales ”.

“El año iba a ser de los más prósperos”, juraba Manuel González García, gerente de la Empresa Mixta de Productos Sanitarios S.A. (Prosa), única entidad de su tipo en el territorio. No obstante, la realidad  es una merma de 20 millones de rollos. Otra dificultad que atravesó la empresa durante la actual crisis energética fue la sustitución del transporte habitual por el ferroviario para garantizar la obtención de materias primas y distribuir sus utilidades hacia las provincias orientales.

Algunos cubanos manifiestan que en otras etapas usaban toallitas húmedas, pero ahora tampoco aparecen. “Un paquete costaba 1.20 CUC, ahora 4.30”. Las servilletas, entonces, han pasado al primer escaño pero en puntos de venta como el Agua y Jabón de 23 y O, tan visitado debido a su privilegiada ubicación, están en falta.

Ya han pasado dos meses desde la aparición pública del presidente Miguel Díaz-Canel para informar de la “situación coyuntural”. El supuesto tránsito se alarga y con él las deficiencias, los faltantes, la decadencia y la desmotivación de los cubanos. En las calles solo se habla de pérdidas: “seguimos en las mismas”. La culpa sigue sin caer en los gobernantes. Siempre es del embargo.

 


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO