Connect with us

EEUU

Fin de semana sangriento en Chicago: 10 muertos y más de 70 heridos por armas de fuego

Published

on

Violencia en Chicago

Al menos 71 personas fueron resultaron heridas, once de ellas fatalmente, durante el pasado fin de semana en Chicago.

Cuando la tasa nacional de homicidios ronda los mínimos históricos, Chicago parece querer seguir siendo una excepción de la regla. De hecho, lo acontecido hace solo algunas horas representa un escalofriante síntoma negativo en una ciudad que durante los últimos años ha estado siempre en la mirilla y en cintillos noticiosos cada vez que de violencia se habla en los Estados Unidos.

A fines de julio, reportan las cifras, la ciudad había registrado más de 300 asesinatos, más que cualquier otra ciudad de los EE. UU, aunque ello representa un 23%  menos en comparación con el mismo periodo del año pasado, y un 19% menos de disparos. Tal vez por ello los oficiales de la ley en esa ciudad al norte de los Estados Unidos se vanaglorian de que ahí “se ha avanzado para reducir la persistente violencia armada que ha plagado la ciudad.”

Sin embargo, los vecinos dicen otra cosa. Según ellos, las pandillas cada día se hacen más presentes dentro de la ciudad, especialmente en aquellas franjas de barrios negros y latinos de bajos ingresos en los lados oeste y sur de la ciudad.

https://twitter.com/Chicago_Police/status/1026500321483415552

El jefe de patrulla del Departamento de Policía, Fred Waller, le habló a los periodistas ayer domingo y dijo que bajo ningún concepto las fuerzas del orden serían derrotadas.

“(…) prometo que no seremos derrotados … por un pequeño elemento que comete estos actos imprudentes”, expresó Waller.

El peor de los tiroteos ocurridos tuvo lugar el domingo por la mañana, cuando ocho personas resultaron heridas en un patio de un edificio, en el barrio de Auburn-Gresham. Las víctimas tenían edades comprendidas entre 14 y 35 años. Aunque aún la investigación de cómo ocurrieron los hechos no está clara, al parecer sucedió algo que según Waller se ha hecho común en la ciudad. El jefe de patrulla dijo que los pandilleros de Chicago “disparan sin importar a quien” cada vez que se encuentran con un grupo reunido en un lugar, y los domingos – especialmente en verano – la gente suele reunirse en los patios traseros de sus casas los domingos para festejar, tomar cerveza y hacer sus barbecues.

“Aprovechan esa oportunidad y disparan contra una multitud, sin importar a quién golpean’, dijo Waller.

Aunque estamos a mitad del año, las autoridades esperan que este fin de semana haya sido una excepción, empeñados como están en reducir las cifras de muertos y los tiroteos que tuvieron lugar en el 2017, que fueron significativamente menores que las acontecidas en el 2016 (650 en el 2017 por 771 en el 2016). Aún con reducción y todo, esos números son superior a la suma combinada de asesinatos en las dos ciudades más grandes de los Estados Unidos, Nueva York y Los Ángeles, lo cual da una medida del grave drama que se vive en esa ciudad.

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO