Connect with us

Cuba

“Cubanos en la Florida son susceptibles a la propaganda de Trump”

Published

on

cumpleaños Donald Trump
@TrumpTeam2020Pensacola / Facebook

¿Susceptibles los cubanos residentes en la Florida? Sí, por miles de razones. Los cubanos residentes en la Florida conocemos el socialismo mejor que nadie.

Alexandra Martinez, periodista cubanoamericana publicó en el sitio de CNN un interesante artículo de opinión. En él intenta explicar por qué los cubanos residentes en la Florida son “susceptibles a la propaganda de Trump”.

La joven señala que en agosto de 1973, sus abuelos, su madre y una tía abandonaron la isla para emigrar a los EE.UU. Todavía -dice ella- sus abuelos sienten el remordimiento y el trauma que les provocó haber dejado la isla en contra de su voluntad.

Sin embargo, un párrafo debajo, hace una afirmación controversial: “Somos una comunidad que valora la democracia y la libertad, una comunidad que históricamente ha respaldado a los republicanos, pero cuyos mejores intereses están ahora con Joe Biden, no con Donald Trump“.

“Los cubanoamericanos se han inclinado hacia el Partido Republicano, dada su línea anticomunista más dura y sus posiciones más duras sobre el régimen de Castro. Después de perderlo todo ante Castro, las generaciones mayores se han aferrado al embargo estadounidense sobre Cuba como una forma de retribución. Las medidas del presidente Barack Obama para abrir lazos con Cuba y descongelar las relaciones fueron recibidas con escepticismo”, dice Alexandra en su texto.

La joven define su conocimiento sobre la política en Cuba como “vago y limitado a calificaciones extremas”, pero eso parece -apunta- pertenecer al pasado, una vez que se enfoca en abordar un asunto sumamente complejo.



La venganza nunca es la respuesta.

Alexandra relata como en el año 2013 ella estaba cenando con la familia de un amigo.

“Sus padres me preguntaron cuál era la posición de mis padres con relación al embargo. Me di cuenta de que no lo sabía. Como la mayoría de las cosas que tenían que ver con Cuba, mis padres no discutían eso en casa, con cuidado de no abrir viejas heridas. Cuando les pregunté, se activaron, diciendo que estaban en contra, después de tantos años de cierre, claramente no era una política eficaz”.

Esta joven afirma que tuvo un profesor en la Universidad de Columbia que idealizaba a Cuba y a sus políticas. Por tal motivo, ella decidió visitar la isla.

“Después de solo una semana, me di cuenta de que Cuba no era un paraíso socialista, ni una pesadilla apocalíptica. La verdad, como siempre, está en el pueblo tácito de Cuba, luchando (peleando) y tratando de salir adelante.”

Un apunte curioso del texto es que la joven manifiesta que a su abuela, registrada como votante independiente, “nunca le ha gustado Trump.”

“Votó dos veces por Obama y una vez por Hillary Clinton. Desde 2016, ha comparado su retórica patriotera con la de Fidel Castro. Su comportamiento crudo y su absoluta falta de moral no han sido negociables para ella; en sus palabras, él trae vergüenza a la Casa Blanca, un lugar que una vez conoció como ‘la luz del mundo'”, señala la joven.

La anciana, sin embargo, aclara que no votará este año.

Recientemente me llamó, dice Alexandra de su abuela, para anunciar que estaba frustrada y que no iba a votar en las próximas elecciones porque Joe Biden estaba conspirando para restablecer los lazos con Cuba y le concedería demasiado poder al presidente cubano Miguel Díaz-Canel.” Alexandre expresa que “por el lenguaje que usó” supo que “probablemente se trataba de un mensaje de la campaña de Trump, comparando a todo el Partido Demócrata con los comunistas de Castro“.

Trump y sus estrategas han complacido de manera experta a la generación de mi abuela, que está harta de la destrucción de su patria por parte de los Castro. La campaña de Trump ha pagado millones por anuncios de televisión en estaciones españolas locales y nacionales e incluso ha influido en los presentadores de programas de entrevistas a millennial cubanos para evangelizar su plataforma. El objetivo general ha sido equiparar a los demócratas con su enemigo temido durante mucho tiempo: el socialismo”, se lee en el texto de la cubanoamericana Alexandra Martinez.

La susceptibilidad de la anciana al tema y su renuncia al voto terminó cuando su nieta le dio un “discurso” sobre la diferencia entre votar por Trump o Biden; o no votar.

Al principio me sorprendió la declaración de mi abuela: su imperativo moral siempre la había mantenido alejada de la retórica extremista de Trump. Le pregunté si entendía el peso de esa decisión, cómo podría ayudar indirectamente a elegir a Trump. Reconoció que eso podría suceder y repitió que simplemente no había un buen candidato por el que votar. Le recordé que quizás así parecía, pero comparar a Biden y Trump es como comparar día y noche. Dijo que al no haber tenido nunca el derecho a votar en Cuba, no podía desperdiciar su privilegio como ciudadana estadounidense de votar ahora y acordó que ‘no hay otro remedio’ (no hay otra opción) que Biden“.

Y he aquí donde descansa “el problema” que tiene ahora mismo a demócratas y a republicanos indecisos; el problema que explica la existencia de los llamados votantes independientes, como la abuela de Alexandra, o como Dwayne “La Roca” Johnson. ¿Tengo que votar por mi partido aunque no me guste mi candidato?

noticia relacionada: “La Roca” le da su voto a Joe Biden

Lo cierto es, nos duela o no, que hay cientos de republicanos que no votarán por Trump. Como hay cientos de demócratas que no votarán por Biden.

El asunto de estas elecciones en el 2020 es complejo por miles de razones.

Es tan complejo que más del 60% de los latinos que vieron el debate -o debacle- presidencial, por la cadena Telemundo, creen firmemente que Trump ganó el debate. Mientras que cadenas nacionales, con público anglosajón, señalaron todo lo contrario.

¿Susceptibles los cubanos residentes en la Florida? Sí, por miles de razones. Muchos creen que Joe Biden “no quiere acercarse” a las políticas de Bernie Sanders porque sabe muy bien que fue su respuesta sobre Fidel Castro lo que lo llevó a la ruina.

Los cubanos de la Florida no quieren ver a Castro ni en pintura. Si alguien lo sabe bien es Biden. Trump también lo sabe; pero los únicos que lo han vivido -que lo hemos vivido- han sido ellos: los cubanos residentes en la Florida.

por Ariel P.

tal vez quieras leer: Periodista del Miami Herald afirma que Trump lleva un “Fidelito” por dentro

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO