Connect with us

Cuba

Correos de Cuba sin dinero para pagar los giros

Published

on

Correos de Cuba

Cada vez es más habitual que no haya efectivo para cobrar los giros en las oficinas de Correos de Cuba

Ella no tiene otro tipo de ingresos. La vida la ha llevado a separarse de sus seres queridos. Vive sola en el reparto Pueblo Nuevo de la provincia de Holguín. Su esposo falleció hace cinco años y los niños están casados, lejos, en provincias diferentes. Cada 30 días el varón le manda dinero por correo. “Aunque parezca anticuado, mami no tiene tarjetas, ni sabe andar con los cajeros. ¡Esas máquinas son muy complicadas!, me reclama cuando le insisto que aprenda”, comenta Ariel.

Aunque en vez de mensual, el dinero lo recibe cuando hay. La Empresa de Correos de Cuba tiene entre sus funciones ofrecer giros, remesas enviadas desde otras provincias que pueden ser cobradas al momento. Entonces, ¿cuál es el problema? Sucede que en estos locales casi nunca hay efectivo para realizar los pagos.

Onilda, la señora que describíamos anteriormente, depende de este sueldo para satisfacer sus necesidades básicas. “Cuando me avisan voy al momento y siempre es un dilema. A veces tarda hasta una semana y después tienes que pagar un por ciento. “¿Qué me están cobrando, la demora?”, le pregunté a la muchacha la última vez y me dijo que era para el fondo.

Por cada cuota el destinatario deberá abonar el 3 por ciento de lo recibido. “No es miseria. Pero creo que a todos nos ha pasado que a veces no alcanza ni para el pan. Si me quedo en blanco y voy buscando mi dinero, cómo me van a cobrar. El mínimo solo es 6 CUP, pero puede llegar hasta 54 dependiendo de la cantidad”, añade ella.

Los trabajadores de dichos lugares explican que si nadie ingresa efectivo entonces no pueden pagar. “Dependemos del monto que se descuenta para poder recaudar. Si nadie pone un giro aquí, la oficina no posee dinero. Tenemos que aguantar las quejas a diario”, admite una recepcionista que labora en la esquina de Paseo y Línea, donde radica otra oficina.

Según informa la página oficial de Correos de Cuba, el cliente tiene hasta 30 días para cobrar el giro.

“Perdí el giro. Mi esposo trabaja en provincia y manda alguito de vez en cuando. En la primera ocasión no tenían como reembolsarme el dinero completo, por eso preferí esperar. La próxima semana igual. Luego tuve que viajar y cuando regresé ya no estaba. Lo devolvimos, se acabaron los días hábiles. Esa fue la respuesta, ellos olvidan que el mal funcionamiento viene de su parte”, protesta Carmen, quien es ama de casa.

Para Gabriela, estudiante universitaria de la Facultad de Química, la situación es distinta. Las reglamentaciones de estos sitios impiden que los depósitos sean mayores a 300 CUP y por tanto, una suma mayor debe enviarse por partes. “Mi mensualidad son 500 pesos. Es lo que mis padres me dan para pasar el mes en La Habana. Todavía no lo he podido ver todo junto. Me lo dan a la mitad. Tengo compromisos y obligaciones que dependen de ese pago”.

“Deben darse cuenta que esto no es lujo o capricho. Hay quienes necesitamos ayuda de nuestros familiares y  esperamos el dinero para cosas específicas, en ocasiones hasta para comprar la comida del día, y no lo tenemos. A mí me ha pasado”, afirma afligida Alina. Ella tuvo que abandonar su puesto de trabajo hace 3 años atrás para cuidar de su madre. Su hermano las mantiene a ambas.

Ya se acerca la fecha en la que Ariel deposita la mensualidad a su madre. Dice que mandará a preguntar si por allá tienen efectivo, para hacerlo con un mínimo de seguridad. “Solo espero que llegue, para que la viejita resuelva a tiempo”.

Vladia Rosa García

 

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO