Connect with us

EEUU

Síndrome de La Habana parece haber llegado a Washington y Miami

Published

on

El Síndrome de La Habana o ataque sónico se sintió en la Casa Blanca
Foto: Tomada de Contrapunto.com

El Síndrome de La Habana ha sido detectado presuntamente en las afueras de la Casa Blanca, Washington; en Virginia y también en Miami

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) investiga “misteriosos ataques a la salud” como los vistos en Cuba en el año 2016, a los que los médicos y científicos han llamado “Síndrome de La Habana”.

Según los informes, que ya circulan desde hace aproximadamente 72 horas, un funcionario de seguridad estadounidense se enfermó mientras trabajaba en la Casa Blanca el año pasado.

Y no es el único.

Al menos dos funcionarios del gobierno de EE. UU. en el área de Washington, DC, han experimentado misteriosos incidentes de salud que son sorprendentemente similares a los “ataques de salud” que dañan el cerebro y que asolaron a los diplomáticos estadounidenses en Cuba hace cinco años.

Primer enfermo

En noviembre del año pasado, un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional informó que se enfermó mientras estaba trabajando cerca de la Elipse, el gran jardín sur de forma ovalada de la Casa Blanca, según un informe de CNN.

Un año antes, en un incidente separado que no guarda relación con el anterior, un miembro del personal de la Casa Blanca dijo que también experimentó algo parecido a un ataque de salud mientras paseaba a su perro en Arlington, Virginia, un suburbio de Washington, DC.

En este suceso, según describió la revista GQ el año pasado, que cita una fuente del gobierno familiarizada con el incidente, “el empleado pasó junto a una camioneta estacionada. Un hombre salió y pasó junto a ella. Su perro comenzó a agarrotarse. Entonces ella también lo sintió: un zumbido agudo en los oídos, un intenso dolor de cabeza y un cosquilleo en un lado de la cara.”

Esta misma empleada dijo haber experimentado un incidente similar solo unos meses antes, en agosto de 2019, mientras viajaba a Londres con el entonces asesor de seguridad nacional John Bolton. Según GQ, la empleada informó que nuevamente sintió un cosquilleo en el costado de la cabeza, que estaba frente a la ventana de su habitación de hotel, así como una presión intensa y un zumbido en los oídos. Todos esos síntomas cesaron cuando salió de la habitación.

Estos síntomas son similares a los experimentados por diplomáticos estadounidenses y canadienses en Cuba, así como a los informes posteriores de diplomáticos estadounidenses en China.

Muchos de los diplomáticos informaron haber experimentado sonidos direccionales de tono alto, chirridos y / o vibraciones que llevaron a una constelación de síntomas, incluidos mareos, náuseas, dolores de cabeza, problemas de equilibrio, zumbidos en los oídos, hemorragias nasales, dificultad para concentrarse y recordar palabras. pérdida permanente de la audición y problemas del habla. Un informe de caso médico de algunas de las víctimas concluyó que habían sufrido “lesiones en las redes cerebrales generalizadas sin un historial asociado de traumatismo craneoencefálico”.

Reporte de América TV

Investigación en curso. El síndrome se siente también en Miami

El Síndrome de La Habana parece haberse sentido también en Miami.

Desde que se produjeron los primeros informes entre diplomáticos en Cuba, la desconcertante condición médica que ha sido denominada como “síndrome de La Habana” ha estado en el escrutinio público. Se han acusado a todos sin nada. Es decir: no hay pruebas de nadie cometiéndo el ataque, pero hay evidencias médicas que parecen sostenerlo. Y la mayoría de los afectados son funcionarios gubernamentales de EE.UU.

Cuando se creía que este “Síndrome de La Habana” se quedaría en La Habana, un síndrome similar fue reportado en China, y ahora, el pasado jueves, CNN y NBC News confirmaron que las agencias federales están investigando los dos incidentes en suelo estadounidense, así como los más de 40 casos reportados en diplomáticos que se enfermaron en el extranjero.

Ahora se conoce de que funcionarios estadounidenses están investigando un presunto ataque con energía dirigida contra personal del gobierno federal en Miami el año pasado.

En Miami, varias personas reportaron síntomas similares a los exhibidos por espías y diplomáticos estadounidenses en Cuba a partir de 2016 que se conocieron como “síndrome de La Habana”, dijeron tres personas. No ha sido dicho a qué agencia pertenecían las personas en el incidente de Miami.

Estos se unirían entonces a dos casos mencionados al inicio de esta nota. El del 2020, que involucró a un alto funcionario del Consejo de Seguridad Nacional que caminaba hacia su automóvil desde el jardín sur de la Casa Blanca conocido como La Elipse; y el otro del 2019 que involucró a una funcionaria del NSC que paseaba a un perro en Alejandría. Virginia.

Los ataques, que han causado diversos síntomas, incluido daño cerebral, son difíciles de rastrear y atribuir con confianza debido a su naturaleza. Los dispositivos involucrados pueden ser pequeños y portátiles, y los síntomas pueden parecer similares a los de otras enfermedades.

La directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, dijo a los legisladores el jueves que trabajaría para obtener más detalles sobre la investigación, informó NBC News. Hasta ahora, los detalles parecen escasos porque la investigación está clasificada.

“Nuestra preocupación obviamente con la clasificación es porque protege las fuentes y los métodos y es fundamental para nuestra seguridad nacional”, dijo Haines durante su testimonio ante el Comité Senatorial de Servicios Armados.

En su testimonio ante el Comité de Inteligencia del Senado este mes, Haines hizo referencia a “incidentes de salud anómalos que han afectado a varios miembros de nuestro personal”.

“La Comunidad de Inteligencia se está tomando estos incidentes muy en serio y está comprometida a investigar el origen de estos incidentes, evitar que continúen y atender a los afectados”, dijo Haines. ”

Por su parte, la senadora Jeanne Shaheen instó a la directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, a ser más transparente con los legisladores sobre los presuntos ataques, así como sobre las investigaciones en curso.

Durante una audiencia del Comité de Servicios Armados del Senado el jueves por la mañana, la senadora Jeanne Shaheen presionó a la directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, sobre lo que la demócrata de New Hampshire denominó una “represión” de la información sobre los presuntos ataques de energía dirigida, señalando que “ha habido un esfuerzo real para tratar de mantener esta información clasificada “.

“La verdad está ahí afuera. La información ya está disponible”, dijo Shaheen. “Y creo que nos corresponde a todos tratar de asegurarnos de que la información que salga sea precisa y que la gente entienda lo que está sucediendo y que se haga un esfuerzo para responder a eso”.

Pero Haines, como muchos, no tiene nada en la mano para decir y aclarar.

El Síndrome de La Habana parece ser que continuará siendo un enigma complejo de responder.

El Síndrome de La Habana

Los extraños incidentes y los efectos en la salud han llevado a mucha especulación pública sobre la posible causa. Los científicos en Cuba y en otros lugares han sugerido que el síndrome puede ser un delirio colectivo o una enfermedad psicógena masiva (MPI). Otros han sugerido que las experiencias irritantes pueden deberse simplemente al clamor de los grillos apareándose o al mal funcionamiento del equipo de vigilancia. Los funcionarios de Canadá han sugerido que los efectos pueden deberse a la sobreexposición a pesticidas.

tal vez quieras leer: La famosa arma sónica pudiera ser la bazooka usada contra los mosquitos en Cuba

Un informe publicado a fines del año pasado por un comité de expertos científicos reunido por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina concluyó que el “mecanismo más plausible” que explica las experiencias y síntomas de los diplomáticos es la energía de radiofrecuencia pulsada dirigida. Para respaldar su conclusión, los expertos señalaron una importante investigación realizada en Rusia y la URSS sobre exposiciones a RF pulsadas.

El hallazgo alimenta una idea persistente de que Rusia está detrás de los ataques y los está llevando a cabo con algún tipo de arma clandestina, portátil y basada en microondas.

Los oficiales de inteligencia estadounidenses, en ese entonces, sospechaban la participación de Rusia. El informe, que carece de inteligencia concluyente sobre si el ataque fue deliberado contra diplomáticos estadounidenses y oficiales de la CIA en el extranjero, fue enviado al Congreso de Estados Unidos. El informe afirma que el hallazgo “genera serias preocupaciones sobre un mundo con actores malévolos desinhibidos y nuevas herramientas para causar daño a otros”.

Roberto A.

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡¡¡ Repartimos 50 PREMIOS de hasta $300 !!!PARTICIPA YA
+