Connect with us

Cuba

Sancionados profesores espirituanos por delito de fraude escolar

Published

on

Una metódologa provincial, un grupo de profesores, fueron sancionados tras haber sido hallados culpables en un caso de fraude escolar que golpeó la provincia de Sancti Spíritus.

Se les decomisó el dinero, celulares y se les prohibió el ejercicio del magisterio para siempre.

Un grupo de profesores y hasta funcionarios de la Dirección Provincial de Educación en Sancti Spíritus fueron hallados culpables y sancionados por delitos vinculados al fraude escolar, según informó desde esta mañana el diario provincial Escambray.

El diario oficialista informa que este caso está relacionado con la detección el pasado lunes 3 de marzo del 2019, de un presunto fraude académico en el Instituto Preuniversitario Nieves Morejón, del municipio de Cabaiguán.

Allí, durante el desarrollo del examen ministerial de matemática para los alumnos de 12 grado, se notaron irregularidades que hicieron sospechar de que un delito de fraude académico en gran escala se había cometido en el centro.

Lo primero que hicieron fue notificarlo al Ministerio de Educación. Posteriormente se decidió anular el examen, y se inició un proceso investigativo con el objetivo de encontrar los culpables que filtraron el examen a los educandos. Tras meses de investigación se ha podido conocer que en el hecho están involucrados “un profesor de Química del propio IPU y la metodóloga municipal de la asignatura, quien fungía como jefa del tribunal de calificación”.

Entre los dos – dice Escambray – “tenían montado todo un operativo. La maniobra fraudulenta (…) sumó a una profesora del centro mixto Antonio Guiteras, quien conocía los pormenores del hecho y facilitó su casa como lugar de encuentro”.

En la investigación participaron una viceministra del sector, inspectores, metodólogos nacionales y autoridades del Ministerio del Interior.

Refiere el diario espirituno que varios alumnos terminaron admitiendo su culpa, y fue posible conocer la identidad de los comisores, quiene deberán cumplir severas sanciones bajo régimen penitencirio.

El semanario espirituano se hace eco de la investigación, en la que cual se asegura que muy probablemente “el grupo” llevara varios años operando, “a juzgar por el nivel de sincronización de sus acciones”.

En este caso en específico, unos 40 estudiantes del municipio resultaron beneficiados. Escambray explica que de esos 40, 39 pagaron un monto de 15 CUC por conocer de antemano el exámen.

“Tenían identificado a un grupo de estudiantes a los que no les daba el promedio y que para vencer el grado debían alcanzar una alta nota. En un momento posterior a la prueba, los alumnos estaban citados para dos viviendas, donde, ayudados por el profesor, reescribieron las respuestas en hojas foliadas, firmadas y acuñadas. Después, la metodóloga sustituyó por esas las hojas originales. Exceptuando a uno de los alumnos, todos habían pagado por ello 15 pesos convertibles”, explicó a Escambray Andrei Armas, el director provincial de Educación.

Tres de los implicados recibieron sanciones de acuerdo al delito de Abuso de autoridad, que contempla el Código Penal cubano en su artículo 133, según el dictamen de la Fiscalía Provincial de Sancti Spíritus.

“Las sanciones fueron, en el caso de la metodóloga, de un año y ocho meses de privación de libertad; en el del profesor, de dos años de privación de libertad, y en el de la profesora cómplice, de 10 meses de trabajo correccional sin internamiento”, publicó el rotativo.

Como sanción aledaña se les prohibió volver a ejercer el magisterio. Se les incautó además todo el dinero mal habido,  y se le decomisaron los teléfonos celulares empleados en la comisión del delito.

Anécdotas paralelas

Una profesora, Ela Orellana Pérez, acudió días antes con sus sospechas ante la misma metodóloga que resultó sancionada después. Esta, para su sorpresa, lejos de tomar medidas le dijo que “tenía que demostrarlo”.

No menos sorprendido se mostró Elpidio Morales Valle cuando vio la prueba de un alumno al cual él reconocía como un ausentista y un bajo promedio.

“¡No, no, no, no, no; esto no es posible! ¡La nota de este alumno no puede ser 90 y pico”, dice Elpidio que exclamó en el tribunal de calificación.

“Aquella era la letra de su discípulo, pero las ideas y deducciones en modo alguno podían corresponderle,” revela el escambray. Vamos, que la mata de mango no podía dar guayabas.

Pero… no fueron los únicos.

“Por el incumplimiento de las normas y procedimientos establecidos por la Resolución Ministerial 238 del año 2014”, fueron sancionados otros 17 funcionarios, docentes y técnicos, asociados de un modo un otro a la comisión de muchas violaciones que permitieron que tales actos pudieran tener lugar.

“Las pruebas deben llegar al municipio el propio día de su aplicación y en este territorio eso no se estaba cumpliendo,” expresa el diario.

Que hayan llegado el día antes, aún cuando estuviesen bajo llave, permitió la comisión del acto, reconoció a Escambray el director provincial de educación.

Es significativo, y de ello da fe el Escambray, que este no es el único fraude de este tipo que ha tenido lugar en la provincia. En Yaguajay, a mediados de 2018, la directora de un centro donde se aplicaba el examen de ingreso de Matemática en su segunda convocatoria, favoreció la comisión de un delito y fue sancionada a dos años de privación de libertad. A otros cuatro profesores que resultaron cómplices se les aplicó una pena de un año y tres meses de privación de libertad. Todas las sancioness fueron subsidiadas luego por trabajo correccional, aunque sin internamiento.

También en el 2014, el diario espirituano daba cuenta de un fraude “gigante” durante la aplicación de las pruebas de ingreso. Como resultado, fueron sancionados ocho profesores.

Recientemente el propio diario espirituano reveló otro escándalo; esta vez, a nivel universitario.

Un artículo titulado “¿Tesis por encargo?” ilustraba sobre el negocio de las tesis de licenciatura. En lugar de estas ser redactadas por los estudiantes en su último año de carrera, vísperas a licenciarse pues no; eran dadas a profesores, quienes procedían a cobrar por hoja escrita; aunque algunos podían cobrar por hacer “toda la tesis”.

tal vez quieras leer: Racismo y discriminación en la Universidad de La Habana

“Una enfermedad ha ido contagiando a muchos: las tesis se encargan y se pagan. Da los mismo si son de alguna especialidad de la Medicina, Derecho, Arquitectura, Estudios Socioculturales…Hay escribas multifacéticos y distinguidos por carreras”, sentenciaba el Escambray por esos días.

Aunque, a decir verdad, el escándalo más peligroso ocurrió en la Universidad de Ciencias Médicas espirituana, durante el curso anterior. Allí 16 estudiantes de la carrera de medicina que desarrollaban su examen de inglés se favorecieron con el fraude propiciado por el profesor principal de la materia.

Aunque se trata de una asignatura que no involucra directamente la ciencia, es peligroso, por cuanto impacta o pudiera impactar en un futuro la salud de un ser humano.


¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Super descuentos en ENVÍOS a CUBA! - Splits, motos y más - ¡Especiales 4 de Julio!ENVIAR YA
+