Connect with us

Published

on

Un atleta norteamericano identificado como Infinite Tucker, estudiante de tercer año en Texas A&M University, está siendo noticia en los EE.UU. por haber demostrado que, cuando se quiere ganar, si se quiera ganar de veras, hay que darlo todo por el oro.

Y cuando decimos “darlo todo”, es TODO. Si no, compruébelo Ud. mismo.

Así y no de otra manera se agenció Tucker el metal bronceado. Ahora lo llaman “Superman”, y el hombre deberá agradecer entre otras cosas que la competencia universitaria fue en una universidad de los EE.UU., en el 2019, y no en los Juegos Caribe de la Universidad de La Habana, en el pista del SEDER porque ahí, ni Supermán se lanza.

Afortunadamente para él todo ocurrió en una pista donde tirarse así no es tan doloroso. Al menos no como el esfuerzo realizado por la carrera.

Menos no podía esperarse de un hombre que se llama Infinite, y que llevó su deseo de ganar hasta el infinito.

Ojo, no estamos hablando de un atleta cualquiera. Tucker es el líder universitario de los EE. UU., y en temporada 2019 ocupa el décimo lugar en la lista mundial. Su tiempo de 49.38 segundos es apenas menos de tres segundos del actual récord mundial, que está en poder de su coterráneo Kevin Young con 46.78 segundos; y tres segundos mejor que el de las féminas, que está en poder de la rusa Yuliya Pechonkina con 52.34 segundos.

La venganza

El año pasado Tucker terminó segundo, así que este año no iba a pasarle lo mismo.

De acuerdo con Texas A&M, el final de Tucker resultó en un tiempo ganador de que se ubica entre los mejores rendimientos de la escuela. Fue una especie de redención para Tucker, quien terminó segundo en la carrera por el campeonato del año pasado.

Tucker, instantes después dijo:

“Honestamente, me alegro de haber obtenido la victoria y competir contra los mejores”.

“Todos mis compañeros y yo trabajamos duro por esto y salí con la victoria. Estoy feliz y agradecido por eso. La mentalidad era anotar tantos puntos como fuera posible, queríamos ir 1-2-3-4.”

“Realmente no importó cuál de nosotros ganó el primer lugar, sabíamos que si lo damos todo estaríamos felices el uno con el otro.”

Atónito se quedó por su parte su compañero de equipo, Robert Grant; el que parecía iba a resultar ganador y que se enfrentó a Infinite en el final de la carrera por el campeonato.

Su historia de cómo se agenció el oro durante el dramático final de la carrera de 400 mts con obstáculos es viral. Ya su nombre “camina” en el mundillo del atletismo, y quien compita contra él en alguna otra carrera venidera, sabrá que, para ganarle a Infinite, no se puede llegar en fotofinish, porque el hombre tiene alma de clavadista y corazón de guerrero.

Hasta su propio entrenador, bromeando, cree que Tucker debe incursionar en las piscinas.

Pat Henry, entrenador en jefe de Texas A&M, bromeó sobre la impresionante victoria de Tucker.

“Le dije a Tucker que  “no puedes ir más rápido buceando, solo corre y estarás bien”, y refiriéndose a su campeón expresó:

“Pensó que era un tipo de equipo de natación hoy”.

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO