Connect with us

Cuba

Prensa oficialista llama escoria al que disiente

Published

on

escoria
Imagen referencial (Cortesía: www.gabitos.com)

Los epítetos para calificar a los cubanos que se han enfrentado a la llamada Revolución son abundantes. En pleno siglo XXI, el oficialista Granma tilda de escoria al que disiente

Los incondicionales a quienes gobiernan Cuba, esos coautores de la represión, los que en octubre pasado le aseguraron por quinta ocasión una silla en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), no les importa en lo más mínimo cómo son tratados dentro de la isla los que piensan diferente. En un artículo aparecido en el diario oficialista Granma, y que firma Elson Concepción Pérez, se lee: “La escoria es lo peor de nuestra sociedad, suele asegurarse a la hora de calificar a quienes no pasan de ser residuos mal engendrados, impurezas o vendidos al peor postor cuando de dinero se trata”.

A calificativos similares estamos acostumbrados los cubanos emigrados. Desde los consulados de la isla en el mundo somos tratados bien si respondemos a los intereses del castrismo; de no hacerlo somos gusanos, escoria, ratas, lacra, antisociales, mercenarios, vendidos al imperio, traidores, etc, etc, etc. Han sido prolijos los de la llamada Revolución de 1959 en epítetos contra los que no acatan sus designios.

En el blog de la Academia de la Historia de Cuba en el Exilio, Enrique del Risco -nacido en la isla y profesor en New York University- apuntaba hace dos años acerca del lenguaje del castrismo: “no se trata solo de que la sociedad cubana haya perdido las palabras para explicarse a sí misma sino que estas han sido sustituidas por un léxico ideado para hacer más profunda tal incomprensión. El lingüista judío alemán Victor Klemperer apuntaba en su estudio La lengua del Tercer Reich que en el esfuerzo propagandístico de los nazis ‘el efecto más potente no lo conseguían ni los discursos, ni los artículos, ni las octavillas, ni los carteles’ ni nada ‘que se captase mediante el pensamiento o el sentimiento conscientes’. De acuerdo con Klemperer el ‘nazismo se introducía más bien en la sangre de las masas a través de palabras aisladas, de expresiones, de formas sintácticas que imponía repitiéndolas millones de veces y que eran adoptadas de forma mecánica e inconsciente'”.

El vocero oficialista Concepción Pérez pues ha decidido en pleno siglo XXI hacer lo que al parecer considera otro aporte a este lenguaje del castrismo. Sin mencionar directamente a los protagonistas del disenso en la Cuba de 2021, llama escoria a los que “participan de tales planes, a algún que otro ‘corre ve y dile’ con ropaje de damas vestidas de blanco, o periodistas que deshonran la profesión por el mal que impregnan en sus comentarios, ya sean escritos, radiales, televisivos o a través de las redes sociales. Sus asalariados pueden ser, desde alguien que irrespeta y ultraja la enseña patria, o quien ‘entiende’ como arte la peor de las obras, siempre y cuando manipulen o insulten el amor a Cuba”.

Neus Francino

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Recarga con MÁS DATOS! Bono extra de 1.5 GB + 800 CUPRECARGA AQUÍ
+