Connect with us

Cuba

Necrópolis de Santa Ifigenia “responde” sobre denuncia de restos perdidos

Published

on

Cementerio de Santa Ifigenia

La denuncia sobre la supuesta desaparición de unos restos en el cementerio de Santa Ifigenia encontró un oído: el del director de Servicios Comunales en Santiago de Cuba, Yusmaikel Valier Ramírez.

En días pasados reflejamos en nuestro blog la noticia de un cubano, residente en la provincia de Santiago de Cuba quien, angustiado, daba cuenta de la posible desaparición de los restos de su padre, sepultado en el cementerio de Santa Ifigenia en octubre del 2004.

El escritor santiaguero, poeta y narrador, José Orpí Galí, escribió a la columna Acuse de recibo del diario oficialista Juventud Rebelde como recurso “extremis”, pues el intelectual cubano sospechaba que los restos mortales de su padre, Fernando Juan Orpí Carbonell, habían desaparecido.

Luego de ser exhumados años después los restos de su padre el 27 de octubre de 2006, fueron  “colocados en una bóveda colectiva denominada Depósito 13-H de 2004, hasta que hubiese disponibilidad de nichos particulares.”

Esa disponibilidad no llegaba nunca, y el escritor santiaguero, inquieto, año tras año acudía al Cementerio a indagar porqué, si se habían construido más de 80 bloques de nichos, “en los cuales se han ido colocando los restos de los años 2007, 2008 hasta los de 2015“, los de su padre aún permanecían en la misma bóveda colectiva.

Eso, era lo que le decían las llamadas “tramitadoras”.

«Ante tal situación, y sintiéndome completamente desprotegido, una pregunta ronda y ronda mi mente. ¿Estarán realmente los restos de mi padre todavía allí? Evidentemente, no hay una explicación lógica, y exijo una solución. No se pueden seguir admitiendo malas prácticas y negligencias que hieren lo más sagrado del ser humano: sus sentimientos»,  terminó diciendo el dolido en su misiva al diario Juventud Rebelde.

La denuncia, finalmente, encontró un oído: el del director de Servicios Comunales en Santiago de Cuba, Yusmaikel Valier Ramírez.

Valier Ramirez decidió indagar a fondo qué había sucedido con los restos del padre del quejoso sepultados en el cementerio de Santa Ifigenia. Y no le fue difícil.

El directivo encontró que en marzo del 2019 los restos del padre de José Orpí Galí se depositaron en marzo de 2019 en el osario moderno 72, nicho 344. Y dice que esta acción se realizó sin la presencia de sus familiares, lo cual reconoce fue una acción incorrecta. Mover los restos de un fallecido sin avisar a sus familiares.

El funcionario explica que el afectado y sus familiares, “en ninguna de las ocasiones (…) fueron atendidos por la administración de la necrópolis, solo por las tramitadoras de documentos. Por lo que debieron solicitar un despacho formal ante la dirección de Servicios Comunales en la provincia”, y esa parece haber sido “la culpa” de “ellos”: no haber ido al lugar correcto. Pero, ¿cómo iban a saber ellos qué era “lo correcto”? ¿Por qué las tramitadoras no fueron “más allá”?

Esa, parece ser “la culpa de ellas”, y por cuanto no se pudo identificar a la(s) persona(s) quién en el departamento de Trámites debió orientarlo correctamente, la administración decidió aplicarles a las tres compañeras que laboran allí el descuento del interés económico social; teniendo en cuenta que “dentro de sus funciones principales está la correcta orientación a los familiares de los fallecidos”.


¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

 

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡TRIPLE RECARGA! Por 20 CUC reciben 60 CUC. Y gana -15% para NAUTARECARGA YA
+