Connect with us

Cuba

Miami polarizada a pesar de llamado de “sanación y unidad”

Published

on

Miami Protestas
TW @marcorubio

Miami “siempre” ha estado polarizada. Conviene restaurar diferencias, dejar a un lado el odio y los extremismos. Este cartel NO es el mensaje que necesitamos.

El ganador -según proyecciones de las elecciones en EE.UU. el pasado 3 de noviembre-, el demócrata Joe Biden, pidió en su discurso de nombramiento “unidad y sanación”, pero al parecer algunos de sus partidarios en la ciudad de Miami no lo escucharon o no quisieron escucharlo, y fueron vistas en una “protesta” pancartas donde se pedía deportar a los cubanos republicanos.

Las imágenes hirieron la sensibilidad de muchos por varias razones. Una, lejos de ayudar a restaurar heridas y afianzar el sentimiento de democracia y respeto por las inclinaciones políticas de cada cual, contribuye a la polarización del sentimiento en una ciudad ya de por sí fragmentada en varios grupos étnicos y políticos. No constituye un error afirmar que existe división incluso, en el modo de asumir a Cuba, entre los mismos cubanos residentes en Miami. Unos apoyan el embargo; otros no. Incluso dentro de los que apoyan el embargo, están los que apoyan un embargo “light” -llamémosle así-, y los que son partidarios del embargo más fuerte.

Sin embargo, la disparidad y el enfrentamiento “este año” entre demócratas y republicanos se hizo más notoria en la Florida, en el condado Miami-Dade y específicamente en la ciudad de Miami.

Decir notoria es decir poco. El extremismo alcanzó niveles poco habituales en una ciudad donde a menudo los demócratas son considerados “comunistas” y a esta polarización, aseguran algunos, contribuyeron no pocos “influencers” cubanos, casi todos abiertamente republicanos con su discurso en contra del “presunto socialismo” que los demócratas quieren implantar en EE.UU.



En buena lid no está mal ser “influencer”, pero ello implica una responsabilidad. Algunos la tienen -hablo de modo general- otros no tanto, y los hay que no tienen ninguna.

Los hay también -continúo hablando de modo general- que tienen una buena preparación; son pacientes, escuchan, no se alteran, dialogan, tratan de llegar a un consenso de criterios y no de imponer voluntades -tenga en mente este: Andresito Albuquerque- y los hay gritones desinformados; gente que desconoce el ABC del periodismo, por ejemplo, y que más que influenciar en el respeto a una verdad basada en hechos, suelen “irse con la de trapo” sin contrastar fuentes.

Desde ayer, por ejemplo, circula una información errónea sobre el hecho de que Rear Clear Politics “le quitó a Joe Biden los 20 votos electorales” en Pensilvania.

La noticia circuló rápidamente desde anoche y entre los mensajes recibidos esta mañana encontré este, de un reconocido influencer cubano, en el que daba cuenta de que le habían quitado los 20 votos electorales a Biden. Curiosamente, esta noticia también la reflejó el Canal 41 de Miami.

 

ULTIMA NOTICIA 🚨🚨🚨🚨🚨🇺🇸🇺🇸🇺🇸🇺🇸
LE QUITAN ARIZONA Y PENSILVANIA A BIDEN Y REGRESA EL CONTEO A 259 VOTOS Y TRUMP 214…..GOD BLESS UNITED STATE OF AMERICA

El prestigioso portal web RealClearPolitics.com le quita Arizona y Pensilvania a Biden, declaro esta mañana del 11/9/2020.

Posted by CubanoAmericano on Monday, November 9, 2020

Pues bien, toda esta “influencia” y noticias de medios y gente influyente, era falsa, y hasta el propio director de Rear Clear Politics la desmintió con un tuit.

Está claro que “el júbilo” entre los partidarios republicanos creció con la noticia “falsa”; pero cada vez que sale una noticia, republicanos y demócratas saltan, a la vez que toman distancias y se enfrentan en un problema que implica mucha seriedad, por cuanto está en juego uno de los pilares de esta nación: el principio de la democracia. Además se ha puesto en entredicho de manera sólida, el proceso electoral norteamericano; y eso tiene implicaciones serias.

En el caso de la Florida, donde está enclavada la ciudad de Miami, está claro que los demócratas no están contentos con haberla perdido. Está claro también que fue precisamente el voto cubanoamericano republicano el que creció; y que de hecho también creció el respaldo latino al Partido Republicano.

Demócratas que piensan distinto y que apelan a la división y el odio, porque está claro que en todas las partes cuecen habas, son quienes sacan este tipo de carteles a la calle, cuando debería primar el respeto.

El senador Marco Rubio, uno que precisamente no tiene todas las simpatías ganadas entre su gente de la Florida, salió con toda la preocupación del mundo a “combatir” el cartelito de marras –Deporten a los cubanos republicanos pero no perdió oportunidad para dejarle cierto sello satírico nefasto al problema, al decir que “los esfuerzos de la Florida demócrata para unificar el país estaban en camino“.

Sus palabras son más de lo mismo y la misma polarización, por cuanto socava los resultados de las elecciones estadounidenses del pasado 3 de noviembre. Él podrá pensar que dio en el clavo, pero su martillazo se fue hacia la derecha.

Está claro que Marco Rubio, republicano, jamás sentirá un viento demócrata dándole de costado, pero si su vela supo engancharse en la posición Trump, luego de que este último le dijera “hasta alma mía” en los debates pre campaña republicana del 2016, y supo olvidar las ofensas personales que Trump le arrojase en metralleta delante de su cara, en pro del bienestar del Partido Republicano y por ende de toda la nación, debería pensar mejor el mensaje que transmite vía Twitter.

Está más que claro que es 100 por ciento reprochable la actitud de este chico ataviado con una bandera de la Selección Argentina de Fútbol. Este NO es el mensaje. No hay que deportar a nadie. Lo que hay que deportar es el odio y el extremismo de Miami, de Florida, de EE.UU. y del planeta entero.

Roberto A.

tal vez quieras leer: Joe Biden, por el momento, nada para Cuba

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO