Connect with us

Cuba

Joe Biden, por el momento, nada para Cuba

Published

on

Joe Biden Pensilvania cárceles privadas

Los ejes fundamentales de la política de Biden en los primeros meses estarán encaminados a problemas que enfrenta EE.UU. Ya habrá tiempo “para Cuba”.

Joe Biden planea aplicar órdenes ejecutivas para revertir políticas más importantes de Trump pero, por el momento, ninguna tendría que ver con Cuba.

Si llega por fin o no a la Casa Blanca y con un Senado que estará presuntamente en mano de los republicanos, queda por ver si estos, en lugar de trabajar por el “sanamiento y la unidad” que impulsa el demócrata, retomarán la vieja táctica que usan la mayoría de los políticos. Esto es: “refugiarse” en voto unitario contra “el otro partido”.

Si serán o no un obstáculo los senadores republicanos para la administración de Joe Biden, quedará por verse. Por lo pronto, está claro que Biden tendrá que luchar duro para echar adelante el país y nos referimos a Estados Unidos, no a Cuba.

Por suerte, tendrá el Congreso de su lado, que es finalmente quien pone “la plata”, por lo que sus leyes ejecutivas serían más fáciles de implementar; aunque allí en el Congreso tendrá también oposición, así que no nos hagamos ilusiones.

Eso sí, sus primeras ideas están encaminadas a desterrar el covid-19 del país, levantar la economía, luchar por la equidad racial y en un cuarto plano -quizás- pero no menos importante, revertir las decisiones tomadas por Donald Trump en cuanto al tratamiento del tema climático.

Revertir la llamada “prohibición musulmana”, impulsar una ley que garantice protección para los llamados “dreamers” y asegurar el reingreso de EE.UU. a los acuerdos climáticos de París y la Organización Mundial de la Salud, estarían entre las primeras cosas que el demócrata, si llega a la presidencia de Estados Unidos, podría poner en práctica inmediatamente, mediante órdenes ejecutivas.

La agenda de Biden se viene trabajando “en secreto” desde hace tiempo.

Otro aspecto interesante que pudiera revertir el probable futuro presidente es su relación con el gobierno de Cuba, aunque el tema de derechos humanos y el embargo parecen aspectos en los que Joe Biden no negociaría. Aunque su trabajo como vicepresidente de Obama pareciera que lo llevó por ese camino en algún momento es poco probable que de un plumazo -orden ejecutiva- garantice un verdadero ingreso a lo que sería unas verdaderas relaciones.

Eso sí, es probable que con Joe Biden en la Casa Blanca de nuevo vuelvan los viajes a Cuba, los cruceros y los vuelos a provincia; pero por el momento sus esfuerzos estarán concentrados en EE.UU. como tal y no en las relaciones internacionales.

Su trabajo está encaminado en ejes fundamentales que en ningún caso involucran al vecino caribeño. No obstante, es probable que desde el mismo inicio de su mandato, si es que por fin llega a la Casa Blanca, sea confrontado por el bloque de congresistas y senadores de origen cubanoamericano, los cuales le exigirán una posición -ya sabemos qué posición- con respecto a la isla.

Los ejes fundamentales de la política de Biden en los primeros meses

Covid-19: Acción rápida y agresiva para proteger y apoyar a toda la población, familias y personal de la salud. Escuchar a la ciencia. Tomar decisiones basadas en el mejor interés por la salud pública, apoyándose en el consejo de profesionales y en franco apego a lo que dicen las evidencias científicas y sugieren los expertos.

Ello incluye una distribución efectiva y equitativa de tratamientos y vacunas; protección para adultos mayores y personas de alto riesgo; reconstruir y ampliar defensas para predecir, prevenir y mitigar amenazas pandémicas; e implementar órdenes para el uso de mascarillas en todo el país.

Recuperación económica: Movilizar la fabricación e innovación estadounidenses; movilizar el ingenio para construir una infraestructura moderna y un futuro de energía limpia; la construcción de una fuerza laboral e instruida.

Equidad racial: Enfrentar el racismo sistémico, del cual habló en su discurso en Delaware el domingo por la noche.Enfrentar la desigualdad económica entre familias. Que los trabajadores afroamericanos sean tratados con igualdad; oportunidades laborales iguales para todos que garanticen un salario justo por su trabajo, y una oportunidad igual para salir adelante.

Cambio climático: El cambio climático “representa una amenaza existencial” a la especie humana, y por ello Estados Unidos volverá a suscribir el Acuerdo de París. Invertir en infraestructura; mejorar opciones de transporte público de calidad y emisiones contaminantes cero a la atmósfera; avanzar a la electricidad limpia.

Cualquiera de estas cosas se puede lograr a base de órdenes presidenciales, si es que el Congreso se opone en base a la tozudez y no a lo que en verdad necesita el país.

Sandro Nieto

tal vez quieras leer: Trump enfrenta presiones para trabajar con equipo de transición de Biden



Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO