Connect with us

Cuba

Mariela Castro toma partido en polémica sobre Celia Cruz

Published

on

Mariela Castro toma partido en polémica sobre Celia Cruz
Foto: collage con imágenes de perfiles de Celia Cruz y Mariela Castro

La hija del exgobernante cubano Raúl Castro tomó posición en la polémica en torno a la cantante Celia Cruz, a quien un programa de la televisión cubana caracterizó como un símbolo manipulado por la ultraderecha de Estados Unidos.

La conocida Mariela Castro no habló directamente al respecto, pero dejó clara su postura cuando compartió una publicación del siempre oficialista César Gómez en la que este compara a la artista -nombrada por USA TODAY como una de las 100 mujeres más importantes del siglo XX- con otros grandes músicos cubanos que vivieron en la isla bajo el gobierno de Fidel Castro, a quienes dice preferir porque no “traicionaron”.

Bajo el título de “Acerca de Celia y su Cruz”, Gómez afirma que “nací, viví, bailé y moriré sin ser fan de Celia Cruz, ni de su música, que obviamente también he escuchado. Me quedo con el Benny y Formell (por sólo poner dos ejemplos distantes en todo, pero dos ramas del mismo tronco, cuyas raíces nunca fueron autoextirpadas del suelo patrio. Me quedo con una lista interminable de grandes músicos, soneros, trovadores, cantautores, baladistas, rockeros… cubanos, que sólo por el hecho de hacer sus carreras en la Cuba revolucionaria fueron excluidos de los grandes circuitos y empresas internacionales de la música y el espectáculo”.

La polémica surgió desde que en el espacio la Pupila Asombrada Fidel Díaz Castro, director de la publicación El Caimán Barbudo, presentó una canción de Celia Cruz junto a la Sonora Matancera y afirmó que cuando fue a radicar a Estados Unidos “termina la ultraderecha cogiéndola como el ícono de la superestrella de la lucha contra la revolución cubana”.


Aunque Mariela Castro no opina sobre Celia de forma explícita, el hecho de compartir un post crítico envía señales de cuál es su opinión sobre una de las grandes intérpretes de la música cubana de todos los tiempos y que la televisión oficial presentó como una marioneta de intereses políticos.

Gómez afirma que “revivirla ahora, construirle los altares que no tuvo en Cuba en más de 60 años, es parte del mismo proceso, nada ingenuo, sino bien engranado, de cambiar nombres a los teatros, de publicar y republicar fotos sobre la bella Habana de los 50 (sin las Yaguas, claro está), y de convencernos de que los cubanos comían más carne percápita que casi todos los países del mundo. Dentro de poco Batista ya no fue un dictador asesino, sino un presidente constitucional derrocado por una guerrilla soviética… Y el bloqueo… bueno el “embargo” no hay que seguir mencionándolo tanto, si acaso el bloqueo interno que suena mejor y más dañino… Le zumban los cojines”.

Según el autor, muy próximo siempre a la prensa más oficialista, la defensa de la estrella musical es parte de una intento de fuerzas exteriores para hacer propaganda en contra de la Revolución Cubana, y “dorarnos la píldora de la reconciliación entre los cubanos”.

“No, la verdad que no me interesa bailar con Celia Cruz… Prefiero soñar con volver a ver a Silvio y a Pablo juntos en el mismo escenario y aquello de no traicionar (¡jamás!) la gloria que se ha vivido”, manifestó el responsable de la publicación que Mariela Castro hace suya al colocarla en su cuenta de la red social.

En la presentación de Celia Cruz en la Pupila Asombrada -después de tanto tiempo sin ser mencionada siquiera en la televisión de la isla-, el análisis estuvo encaminado a caracterizarla como un personaje manipulado por la ultraderecha, pero obviaron referirse a la carrera que la encumbró como una estrella musical.

Ante posturas como las de César Gómez, Fidel Díaz y Mariela Castro, numerosas personalidades de la isla salieron en defensa de lo que representa Celia Cruz para la cultura cubana.

El humorista Ulises Toirac calificó de “contra/producentes programas televisivos” a dicha presentación, mientras la estudiosa Rosa Marquetti expresó que “el sentido manipulador y reduccionista con que fue presentada anoche por primera vez en más de 50 años la figura de Celia Cruz en la televisión cubana es inaceptable. Fue tendenciosa la elección de la canción. Fue malévolo evadir la verdadera dimensión de Celia Cruz en la música cubana y mucho más las razones que la movieron a asumir la postura que decidió asumir en su vida, presentándola como si fuera una marioneta manipulada sin cerebro ni libre albedrío”.

En días recientes, el diario USA TODAY colocó a dos cubanas, Celia Cruz y Gloria Estefan entre las 100 Mujeres del Siglo XX, “mujeres innovadoras que han contribuido a su país y comunidades y han ayudado a dar forma a nuestra nación”.

“En un género dominado por los hombres, Celia Cruz se convirtió en una de las artistas pioneras de la salsa. Nacida en La Habana, se mudó a los Estados Unidos en 1961 durante la revolución cubana. “The Queen of Salsa” revolucionó el género al integrar elementos africanos de su identidad en sus canciones. Ganó cinco Grammys, incluidos dos Latin Grammys, recibió doctorados honorarios de la Universidad de Yale y la Universidad de Miami, y el presidente Bill Clinton le otorgó la Medalla Nacional de las Artes en 1994”, describió el prestigioso medio.

Omar Cortázar

Quizás quieras leer “Puro orgullo”: Ulises Toirac también defiende a Celia Cruz

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO