Connect with us

Cuba

“La cosa está difícil para los choferes de coco taxis”

Published

on

Los choferes de coco taxis deben pagar mensualmente un impuesto de 500 pesos. Aseguran que “la cosa está difícil” con la caída del turismo

De La Habana no solo son emblemáticos los autos antiguos del pasado siglo que suelen llamar almendrones. También los coco taxis han sido motivo de atención para quienes llegan a la capital.

Extensas hileras de motores triciclos con una cubierta color sol simulando la silueta de un coco y con capacidad para dos viajeros, ocupan los alrededores de hoteles, centros turísticos y plazas de la urbe, y pertenecen a la Agencia #9 de la compañía Cuba Taxis.

“La mayoría de los que circulan hoy tienen más de veinte años de fabricación, aunque recientemente llegó un lote nuevo al país. Antes manejar uno era suerte, porque había mucho movimiento. Ahora, como chofer, no sabría qué decirte. La cosa está difícil”, asegura Libán Jiménez, quien conduce uno.

Ángel Lázaro Fariñas maneja otro de estos triciclos. Viste casi siempre un pullover amarillo. Se despierta con el ánimo de desandar con rapidez las calles de la capital y llevar un poco de dinero a casa; sin embargo, hay días que no consigue ganar “un centavo”. “Nosotros pagamos cada mes un impuesto de aproximadamente 500 pesos. Tienes que darlos, los tengas o no. Y tú me dirás que se hace fácil, pero de eso nada. Hay veces que se van las tardes y uno no ha hecho ni una carrera, como hoy. Y eso que, supuestamente, estamos en temporada alta de turismo”, me cuenta a un costado de la Plaza de la Revolución, donde hay una extensa fila de coco taxis disponibles.

“Generalmente quienes nos alquilan son los extranjeros, muy pocos cubanos lo hacen. Al no ser que quieran pasear a un niño pequeño, o estén celebrando alguna ocasión especial, pero no es un medio común de transporte entre los de aquí. Nosotros tenemos una tarifa en dependencia de los kilómetros recorridos; por ejemplo, del Parque Central a la Plaza son cuatro CUC”, especifica Leonel Concepción.

Para Julio Martínez, otro de los choferes, la crisis para ellos se ha intensificado con la disminución de visitantes a la isla, unido a la presencia de un turismo de bajo costo.

“Los coco taxis siempre han sido un transporte para los foráneos. Ningún cubano, o muy pocos, van a pagar cien pesos por un recorrido que en otro carro pueden hacer por 25. Es cuestión de lógica. Además, tiene sentido para los que llegan y les resulta algo peculiar que no tienen en sus países, pero aquí ya uno los ha visto y lo que prefiere es la comodidad y economizar, al mismo tiempo. Por eso optamos por otros medios”, dice Arlen González.

Texto y foto: Lucía Jerez


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

*** NUEVO *** ¡Carnes, embutidos y quesos para CUBA! ***VER OFERTAS