Connect with us

Published

on

Elisa Granato, una científica británica, fue la primera voluntaria en ser inyectada en lo que constituye el primer ensayo en humanos en Reino Unido y en toda Europa de una vacuna contra el coronavirus, según ha revelado BBC.

Se trata de la vacuna del proyecto liderado por la Universidad de Oxford; un proyecto discutido y controversial, por cuanto su fase I – estudios en animales – no había sido completada del todo aunque mostraba resultados favorables. El porqué decidieron dar el salto hacia la fase II – estudio en humanos – fue defendido por el Ministerio de Salud bajo el argumento de que “no podían esperar”, pues “hay gente muriendo”.

En esta prueba se inyectaron dos voluntarios, los primeros de más de 800 personas reclutadas para el estudio.

De esas 800 personas, la mitad recibirá la vacuna contra la Covid-19 y la otra mitad una vacuna de control que protege contra la meningitis pero no contra el coronavirus. Ninguno de los participantes en el estudio conocerá qué vacuna están recibiendo, aunque los médicos sí.

https://bit.ly/RecargaTripleCuba?utm_source=cubacomentabannerarticulos&utm_medium=organic&utm_campaign=40CUCbono13-25abril&utm_content=ImagenGenerica

La vacuna fue desarrollada en menos de tres meses por un equipo de la Universidad de Oxford. Sarah Gilbert, profesora de vacunología en el Instituto Jenner, dirigió la investigación preclínica.

“Personalmente, tengo un alto grado de confianza en esta vacuna”, dijo la científica.

“Por supuesto, tenemos que probarlo y obtener datos de humanos. Tenemos que demostrar que realmente funciona y evita que las personas se infecten con coronavirus antes de usar la vacuna en una población más amplia”.

La profesora Gilbert dijo anteriormente que estaba “confiada al 80%” de que la vacuna funcionaría, pero ahora prefiere no poner una cifra, diciendo que simplemente es “muy optimista” sobre sus posibilidades.

¿Cómo funciona la vacuna?

La vacuna está hecha de una versión debilitada de un virus del resfriado común (conocido como adenovirus) de chimpancés, modificado genéticamente para evitar su crecimiento en humanos. El equipo de Oxford ya ha desarrollado una vacuna contra Mers, otro tipo de coronavirus, utilizando el mismo enfoque, y que tuvo resultados prometedores en ensayos clínicos.

¿Cómo sabrán si funciona?

La única forma en que el equipo sabrá si la vacuna Covid-19 funciona es comparando el número de personas que se infectaron con el coronavirus en los meses siguientes a los dos brazos del ensayo. Eso podría ser un problema si los casos caen rápidamente en el Reino Unido, porque puede que no haya suficientes datos.

El profesor Andrew Pollard, director del Oxford Vaccine Group, que lidera el ensayo, dijo: “Estamos persiguiendo el final de esta ola epidémica actual. Si no lo captamos, no podremos saber si la vacuna funciona en los próximos meses. Pero esperamos que haya más casos en el futuro porque este virus no ha desaparecido”.

Los investigadores de vacunas están priorizando el reclutamiento de trabajadores de salud locales en el ensayo, ya que tienen más probabilidades que otros de estar expuestos al virus.

La mejor opción para saber si ciertamente funciona o no es infectando deliberadamente a los sujetos humanos con el virus del COVID-19, algo que éticamente NO ES POSIBLE, por cuanto NO SE TIENE A MANO UNA CURA.

Sin embargo, el profesor Pollard considera que “si se llega al punto en que recibimos algunos tratamientos para la enfermedad y podemos garantizar la seguridad de los voluntarios, esa sería una muy buena manera de probar una vacuna”.

Los voluntarios de prueba serán monitoreados cuidadosamente en los próximos meses y han sido advertidos que pueden sentir dolor en el brazo, dolores de cabeza o fiebre en los primeros días después de la vacunación.

También se les ha advertido de que existe un riesgo teórico de que el virus pueda inducir una reacción grave al coronavirus, que surgió en algunos de los primeros estudios de la vacuna animal Sars, aunque el equipo de Oxford dice que sus datos sugieren que el riesgo de que la vacuna produzca una enfermedad mejorada es mínimo.

¿Por qué hay humanos que se han ofrecido para este estudio?

Elisa Granato lo justifica así:

“Soy científica, así que siempre trataré de apoyar el proceso científico siempre que pueda”.

tal vez quieras leer: ONU exige «acceso equitativo» a vacunas y medicamentos contra COVID-19

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Gana hasta $500 de saldo Cuballama! 11 días, 11 premios diarios.PARTICIPAR
+