Connect with us

Cuba

Humberto López y Alexis Triana: “el dúo de la Historia”

Published

on

HUmberto López y Alexis Triana
Se unieron ayer, una vez más, Humberto López y Alexis Triana, para mentir, manipular, tergiversar y sobre todo, JUSTIFICAR, la agresión de la que fue víctima un periodista a manos del Ministro de Cultura de Cuba.

Se unieron ayer Humberto López y Alexis Triana para mentir, manipular, y justificar, en plena Televisión Nacional, la agresión del Ministro de Cultura a un joven periodista cubano.

Si no bastara con uno, ayer nos espantaron dos. Y dos juntos. El presentador más detestable de la TV cubana actualmente -por encima incluso de Rafael Serrano-, Humberto López, se unió hace unas doce horas a Alexis Triana, un vocero cultural y gubernamental, que involucionó hace ya un buen tiempo de “militante protestón” a fonógrafo del MINCULT o cosa que se le parezca, y a quien a cada rato vemos en la TV ejerciendo funciones de conductor. Y de mentiroso. Y de manipulador.

Ayer se unieron estos dos. López, carrera en ascenso; Triana, carrera loma abajo, para dar a conocer lo que sería “la teoría oficial” de lo que sucedió frente al MINCULT ayer por la tarde.

Alexis Triana, que ya horas antes, solo en la TV había dicho par de mentirongas como esta cacareada de que “la calle es de los revolucionarios” -por demás una mentira maliciosa- y de que el diálogo del MINCULT con los artistas “lo había buscado el MINCULT”, se unió a Humberto López, momentos después, en una suerte de dúo de la historia, que hizo temblar a los mismísimos Wisin y Yandel.



Las mentiras dichas fueron tantas que les confieso que en un momento del video tuve que pararme e irme. Tantas que ni Pinocho las hubiese fabricados mejores. Entre ellas, dos perlas:

Una, el Ministro Alpidio Alonso extendió la mano para saludar a Mauricio Mendoza, el periodista de Diario de Cuba. La otra, Mendoza le acercó peligrosamente el celular a la cara a Alpidio.

Esas dos serían, a juicio de Humberto López y Alexis Triana, las causas que desembocaron en el altercado visto frente a la sede del MINCULT en La Habana. O sea: lo que justifica la agresión de Alpidio Alonso a Mauricio Mendoza.

Se empeñaron tanto Humberto López y Alexis Triana en hablar de “la provocación contrarrevolucionaria”, de “los medios pagados por el imperio” y otras estupideces, tonterías, mentiras, manipulaciones y difamaciones, que más tarde una internauta nombrada Elianis Orraca Álvarez, dice que ella, lo que vio, es que “intentaban arrebatarle el celular al Ministro”.

Por suerte, para desmentir a Humberto López y Alexis Triana -principalmente a este último- está la declaración hecha por Yunior García Aguilera, el joven que fungió como principal mediador en el intento original de diálogo entre los artistas y el MINCULT, el pasado 27 de noviembre.

Yunior, que ha sido desde entonces blanco reiterado de ataques en las redes, vigilancias en las afueras de su casa, difamaciones y mentiras, se suponía que era uno de los tres que asistiría, junto a Solveig Font y Camila Lobón -posteriormente arrestada, violentada, ultrajada y desnudada por agentes de la PNR en una estación policial-  a la reunión con el Ministro de Cultura. Sin embargo, cuando llegó al lugar, los oficiales del MININT no lo dejaron pasar y vio con sus propios ojos cómo se desarrollaron los hechos. Y lo narró.

Audio uno:

Audio dos (un teléfono encendido dentro de la guagua donde fueron conducidos los treinta jóvenes a la estación de la policía)

Aguilera no estuvo dispuesto a dejarse mancillar ni a que otra vez la mentira y el escarnio institucionalizado cayeran con toda la fuerza de los medios públicos controlados por el Estado contra sus colegas artistas, y en un primer post, general, expresó:

Luego, tras escuchar la sarta de mentiras de Humberto López y Alexis Triana, arremetió contra el segundo, desenmascarándolo delante de todos en un post que también publicó en Facebook.

La verdad ha sido dicha. Los videos no mienten. Ni Humberto López ni Alexis Triana mostraron los videos. ¿O sí? Mostraron “el manotazo” del ministro.

Claro, primeramente lo editaron, le bajaron la velocidad en los cuadros para que el manotazo violento de Alpidio Alonso a Mauricio Mendoza -que también le sirvió para arrebatarle el celular- quedó casi que como una caricia. Casi tan leve como el viento roza el pétalo de una flor.

Ariel P.

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO