Connect with us

Cuba

Fiestas de fin de año en los hoteles: la opción para algunos cubanos

Published

on

propiedades confiscadas en Cuba

Pasar el fin de año o la Navidad en un hotel ya es una opción para algunos cubanos, aunque los precios son para otros un lujo

No todos apostamos por un fin de año a la vieja usanza. La posibilidad de entrar a los hoteles puso de moda entre los cubanos con algún poder adquisitivo, celebrar las fiestas de año nuevo en ellos.

El clima de la isla también lo favorece. Con temperaturas muy altas incluso en invierno, no resulta una locura recibir enero frente al mar. En estas fechas, los preferidos son los hoteles de la cayería, con servicios de todo incluido. Para Marta y su familia resulta más cómodo pues se “ahorra el cocinado y la limpieza del otro día. Además, en estos lugares las cenas son muy vistosas y de gran calidad, con un menú muy variado”.

Las ofertas, como siempre, no son para nada asequibles. En fechas tan señaladas, los precios de las reservaciones no han bajado ni un poco, a pesar de que la meta turística del país no pudo cumplirse. En otras instalaciones hoteleras, lejos de disminuir, los precios han aumentado “pues desde el mes pasado entramos en temporada alta”, nos precisa Yanet, recepcionista del Be Live Collection Cayo Santa María Resort.

Cenas de fin de año

En caso de no poder llegar a pagar la reserva del hotel, otros cubanos revisan por estos días las ofertas de cenas para el 24 y el 31. Si se ingresa en el sitio web, por ejemplo, del Hotel Nacional de Cuba, se encuentran las variantes para pasar Navidad y fin de año en el restaurante Comedor de Aguiar y el Cabaret Parisién. Los precios van desde 90 CUC por persona hasta 200.

La más barata de estas propuestas, la cena de Navidad del Comedor de Aguiar del Hotel Nacional, por la que se debe pagar 90 CUC por cada comensal, incluye: rosas de salmón ahumado con cebollas, alcaparras y pepinillos; a escoger entre pavo relleno con puré parmentier, vegetales y salsa tropical, o solomillo de res con patatas torneadas al gratén con vegetales y salsa perigord; postre, café, y también una botella de vino blanco o tinto cada dos personas, y una cesta con turrones y frutos secos.

¿Quiénes pasarán las fiestas de fin de año en hoteles?

Muchos se preguntan entonces ¿por qué no hacer ofertas con vistas a captar clientes nacionales? Si seguimos esta línea de razonamiento, encontraremos que, según el Ministerio del Turismo en Cuba, más de 11 mil habitaciones -15 por ciento de la capacidad hotelera del país- están vacías y no se llenarán, al menos en los pocos días que restan del año.

Francis piensa, como muchos, que pasar las festividades en un centro turístico ayudaría a relajar las tensiones y prepararnos para un año nuevo “cuyas pintas no son las más alentadoras. Además, es una manera de ahorrar, pues en la calle no hay nada para garantizarnos un fin de año decente. Ahora, ¿con mi sueldo de maestra? Entonces, ¿quiénes pasarán las navidades en los hoteles? Esa respuesta te la sabes tú mejor que yo”, apunta.

La opinión de un conductor de bicitaxi confirma lo expresado por la maestra: “Podemos acomodarnos la vida entre nosotros y la dificultamos. De sobra sabemos que en Cuba se están construyendo muchísimos hoteles, y el turismo en general busca una casa de renta, más barata y donde puede conocer al pueblo cubano tal y cómo es. Esa gente vienen a Cuba cansados de hoteles, ni los mira. Sin embargo, los pobres que trabajamos para echar esto adelante, parece no merecemos sentirnos pudientes ni en Navidad”.

María Carla Prieto


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO