Connect with us

EEUU

Donald Trump registró su marca en Cuba hace 10 años

Published

on

Foto referencial, TW @realDonaldTrump

Al menos desde el siglo pasado y durante muchos años, el presidente Donald Trump estuvo pensando en hacer negocios en Cuba con sus hoteles y campos de golf pese al embargo estadounidense sobre la isla.

La organización Trump contrató en 2008 a la abogada cubana Leticia Laura Bermúdez Benítez para que comenzara el proceso de registro de la marca Trump en la Oficina Cubana de Propiedad Industrial, bajo expediente CU /M/2008/000571 y con fecha de presentación del 29 de octubre, aunque se conoce que desde una década atrás, el mandatario ya mostraba interés en hacer negocios en la isla, como refería desde el pasado 17 de septiembre Progreso Semanal.

Su deseo de invertir en la mayor de las Antillas se remonta a 1998, cuando mediante la consultora Seven Arrows Investment and Development, Trump Hotels gastó unos 68.000 dólares para investigar sobre las oportunidades de negocio con el gobierno de Fidel Castro, según un reportaje publicado en septiembre del 2016 por la revista Newsweek.

Esta recordaba que en ese momento, los estadounidenses que viajaban a la isla debían recibir un permiso específico del gobierno que solía darse mayormente por fines humanitarios y ni un estadounidense ni una empresa con sede en EEUU podían gastar dinero en efectivo en Cuba.

Sin obtener una licencia de la Oficina Federal de Control de Activos Extranjeros (OFAC) antes de que los consultores fueran a Cuba, el compromiso de Trump Hotels habría violado la ley federal, explicaban.

Justamente por esas fechas, el 15 de noviembre de 1999, Trump habló sobre las relaciones entre Estados Unidos y Cuba ante la Fundación Nacional Cubano Americana y bromeó con que él pudiera tener el primer hotel cuando Cuba fuera libre.

Entonces afirmó que había tenido oportunidades de ir a hacer negocios en Cuba, pero las rechazó porque solo iría “cuando sea libre”, y felicitó a Jorge Mas por el gran trabajo que estaba haciendo.

Años más tarde, en 2008, la abogada Leticia Laura Bermúdez Benítez presentó la mencionada solicitud, con la dirección indicada 725 Fifth avenue, New York 10022, Estados Unidos de América, que corresponde a la Organización Trump. No obstante, dicha solicitud fue aprobada en marzo de 2010 y el registro de la marca caducó en 2018.

El expediente presente en la base de la Oficina Cubana de Propiedad Industrial describe que la marca Trump estaría relacionada, entre otros asuntos, con servicios de clubes nocturnos y entretenimiento; cursos de golf, servicios de club de golf, entretenimiento en la naturaleza de torneos de golf, competencias y sesiones de entrenamiento; servicios hoteleros, entre otros.

“Si bien el presidente Trump pudo haber roto su promesa de no buscar negocios en Cuba, no violó el embargo estadounidense contra Cuba al presentar la solicitud o al contratar a la abogada cubana. Las reglas del Departamento del Tesoro para implementar el embargo comercial incluyen excepciones para permitir el registro de marcas y el pago de agentes locales para hacerlo”, manifiesta El Nuevo Herald al respecto.

Bloomberg Businessweek, por su parte, refiere que ejecutivos y asesores de la Organización Trump viajaron a La Habana a finales de 2012 o principios de 2013 para estudiar posibles inversiones en campos de golf, años antes de que se produjera un aumento de marcas de compañías estadounidenses registradas en Cuba debido al acercamiento cuando la administración de Barack Obama.

Si en 2014 apenas 78 marcas de EEUU se registraron en la isla, desde enero a noviembre de 2016 lo habían hecho más de 1000, explicaba la agencia de noticias Reuters en una información replicada por otros medios.

Entre estas estaban Disney, Taco Bell, Uber, Starbucks, Chevron, Instagram, Persicope y medios y cadenas como MTV, Showtime, Dish Network, Comcast, Bloomberg, CBS y Univision.

Quizás quieras leer Trump: habrá vacunas para todos los estadounidenses en abril

Como parte de su campaña presidencial en 2016, Trump prometió que modificaría las medidas de Obama y que ejercería presión sobre el gobierno de la isla, lo cual ha cumplido desde que llegó al poder con medidas económicas destinadas a golpear la economía cubana y limitar los negocios con la isla.

Mientras, la marca Trump permaneció con vigencia en la mayor de las Antillas hasta el año 2018, cuando ya llevaba 2 años en la presidencia, aunque no parece que su interés vaya a renovarse, pues como expresó la jefa de campaña del presidente Mercedes Schlapp, si es reelecto mantendrá la política de “máxima presión” sobre Cuba y Venezuela, de acuerdo con la nota de El Nuevo Herald.

Julio Linares

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Súper Bono en Cuballama! 40 CUC + 1GB DATOSRECARGA AQUÍ
+