Connect with us

Cuba

Cuba y Rusia: ¿amistades peligrosas?

Published

on

Por Lucía Jerez

La visita del primer ministro Dmitri Medvédev a la isla marca, quizás, una nueva época en la relación entre Cuba y Rusia. ¿Amistades peligrosas?

“El enemigo de mi enemigo es mi amigo” pudiera ser uno de los tantos dicharachos populares que se ajustan a la relación de la que presumen Rusia y Cuba, si se tienen en cuenta las discrepancias de ambos gobiernos con la Casa Blanca.

Desde que el primer ministro del país euroasiático, Dmitri Medvédev, aterrizó en la isla, sus actividades llenaron los titulares de la prensa oficialista. Incluso Raúl Castro, quien se encontraba ausente de los medios, ha aparecido durante el itinerario del invitado y, ante el apretón de manos de este con el gobernante Miguel Díaz ̶ Canel, muchos cubanos han vuelto a recordar las bonanzas y zozobras de los años en los que la URSS apadrinó al archipiélago antillano.

Medvédev llegó a Cuba en un momento donde la palabra crisis no había sonado tanto desde los fatídicos años 90. El objetivo principal de su visita era estrechar los lazos de amistad y firmar convenios que los concreten, algo que algunos esperan desde que Díaz ̶ Canel se reuniera con su homólogo ruso Vladimir Putin durante la gira que realizó a inicios de su mandato.

No es de extrañar entonces que para los cubanos la llegada del representante de Moscú constituya una ilusión en tiempos de tantas tensiones. Aunque otros temen las consecuencias de esta alianza.

“Cuando la Unión Soviética tenía convenios con Cuba, nosotros vivíamos bien. Por lo menos lo elemental no faltaba. Ahora escasea todo, especialmente el combustible. Así que no vendría mal una ayuda”, comenta David, conductor de un cocotaxi.

“A mí me dio esperanzas la visita del ministro ruso. Hace falta que de verdad cambien las cosas, aunque te voy a decir que es triste vivir esperando que alguien de afuera venga a resolverte el problema, pero qué vamos a hacer”, dice Irma, secretaria docente.

No obstante, para otros como Delia María estos pactos recuerdan episodios no tan gratos. “Yo les tengo un poco de miedo desde la Crisis de los Misiles. Por poco Estados Unidos empieza una guerra nuclear y todo por nosotros proteger a los rusos y tener bases nucleares aquí”.

Precisamente en este contexto, también conocido como Crisis de Octubre, Fidel Castro expresó abiertamente al pueblo: “Si deseábamos que los soviéticos nos apoyaran en caso de una agresión, sería inmoral oponernos a la presencia de esas armas en nuestro país, puesto que ellas fortalecían también a la Unión Soviética. (…) Por eso dimos una respuesta positiva”.

Frank Guevara rememora estar tomándose una botella de ron cuando su Copapá lo llamó para soltarle: “Mijo, yo creo que de esta no hacemos el cuento”.

Y es que, en cualquier tipo de relación, además de las rosas están las espinas y en la diplomacia internacional no funciona de forma distinta.

Lo que ahora experimentan los cubanos es un centenar de problemas en efervescencia ante la presión que vive el país por la escasez de combustible. Para desgracia o bendición, Medvédev y Díaz ̶ Canel firmaron más papeles de lo acostumbrado, y cerraron tratados en las narices de Trump. En tanto, los habitantes de esta isla, seguirán pidiendo a Dios, Olofi o Mandinga que un golpe de suerte les cambie la vida.

 


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

COPYRIGHT ©CUBALLAMA 2021 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS