Connect with us

Cuba

“Hubo cambios”, pero Díaz-Canel se quedó, aunque “cambió de título”

Published

on

Díaz-Canel

Díaz-Canel sigue siendo el número uno en Cuba. Valdés Mesa es su vicepresidente, mientras que Esteban Lazo sigue al frente de la Asamblea Nacional.

¡Tremendo ha sido lo que ha ocurrido en Cuba hoy! ¡Cambios en su gobierno! Bueno, eso dice la prensa cubana. Y sí, “hubo cambios”, pero Díaz-Canel se quedó, aunque “cambió de nombre”.

Lo que sí llegó – en parte – es el cambio generacional ansiado y sugerido por el anterior gobernante en la isla, Ráúl Castro Ruz. Y se mantiene la tendencia variopinta. De hecho, la prensa nacional lo destaca. En el nuevo Consejo de Estado hay veintiún miembros, entre los que que se encuentran mujeres, jóvenes, negros, mestizos, obreros,profesionales, una “composición que refleja la diversidad e inclusión social en nuestro país.”

Los más prestigiosos conocedores de la realidad electoral cubana, esa que hasta hace unas horas nos imponía un toque de oscurantismo sobre la lista de “nominados”, expresaban de un modo u otro que “la jugada estaba cantada”. Es decir: habría cambios, pero mínimos. Y se sabía que, por ejemplo, Díaz-Canel se quedaría. Era “lo lógico”. Luego de todo un año de intensa labor mediática, acentuando siempre que los problemas del país tienen un solo culpable (el mismo de siempre) parecía difícil que sacaran del juego a Díaz-Canel. Eso sí, le cambiaron el nombre. A partir de ahora será “Presidente de la República”, luego de haber llegado como “Presidente del Consejo de Estado”. A partir de hoy, DC se mantendrá como Jefe de Estado pero no será Jefe de Gobierno ni presidirá el Consejo de Ministros.

Según los resultados de la votación efectuada en la Asamblea Nacional este jueves, algunos de “los cambios” vinieron con el reemplazo o remoción de algunos de los llamados “históricos” de la Revolución.

Uno de ellos, Ramiro Valdés, de 87 años, perdió su puesto como Vicepresidente del Gobierno, al reducirse la plantilla de los anteriores cinco miembros a uno solo; el designado es uno que repite: Salvador Valdés Mesa.

Ramiro, no obstante conserva su influyente puesto en el Buró Político del Partido Comunista de Cuba, y eso no es poca cosa en un país donde, el PCC está por encima de todas las demás cosas; incluso de la Constitución.

Otro que “se fue” ha sido el comandante Guillermo García Frías. Con 91 años, simplemente no fue reelecto al Consejo de Estado. ¿Le habrá pasado factura los años o la vida desenfrenada de su nieto?

La “nueva” Asamblea Nacional

Los puestos más altos dentro de la Asamblea Nacional se quedaron tal cual. Con Esteban Lazo y Ana María Machado como presidente y vicepresidenta; y Homero Acosta Álvarez, como secretario.

Los dos primeros presidirán el Consejo de Estado, en el que Homero conservará su puesto de actual secretario del Consejo de Estado. Además.

Lo más trascendental de la reelección de Esteban Lazo Hernández, es que la alcanzó con el 99,83 por ciento de los votos. O sea, “alguien” no votó por él. Curioso, en un lugar donde la unanimidad es un rasgo no explicable.

Es decir, de los 600 votos, Lazo se llevó 599. 599 personas que “no confiaron” en Ana María Mari Machado, ni en nadie más para ese puesto.

Lazo Hernández dijo tras ser ratificado y confirmado los puestos en la AN, que les esperaba “una intensa labor como parte del cronograma legislativo trazado, tras la aprobación de la Constitución de la República”

Procedente del Oriente cubano, se ratificó en el Consejo de Estado con calidad de miembro, a la diputada Rosalina Fournier Frómeta, Directora de la Empresa de Proyectos e Ingeniería GENEDIS, en Guantánamo.

Los demás miembros de este órgano elegidos no por el pueblo, sino por los 600 diputados fueron:

Teresa María Amarelle Boué, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (578 votos a favor)
Jorge Amador Berlanga Acosta, Dr. en Ciencias Biológicas, investigador titular, ACC (580 votos a favor)
Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (578 votos a favor)
Beatriz Jhonson Urrutia, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Santiago de Cuba (578 votos a favor)
Carlos Alberto Martínez Blanco, director provincial de salud, La Habana (579 votos a favor)
Felicia Martínez Suárez, ingeniera industrial, directora de la empresa ALUME (575 votos a favor) (la que menos votos recibió)
Carlos Rafael Miranda Martínez, coordinador nacional de los CDR (577 votos a favor)
Yipsi Moreno González, campeona mundial y olímpica, Comisionada Nacional de Atletismo (579 votos a favor)
Susely Morfa, primera secretaria de la UJC (578 votos a favor)
Miriam Nicado García, rectora de la Universidad de La Habana (577 votos a favor)
Yoerky Sánchez Cuéllar, director del periódico Juventud Rebelde (580 votos a favor)
Rafael Ramón Santiesteban Pozo, presidente de la ANAP (577 votos a favor)
Elizabeth Peña Turruellas, Dra. en Ciencias Médicas, jefa del Grupo Nacional de Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, del Ministerio de la Agricultura. (576 votos a favor)
Yansi María Bravo O`Farrill, contralora jefa de La Habana (nuevo miembro) (576 votos a favor)
José Ángel Fernández Castañeda, estudiante de Derecho y presidente de la FEU (nuevo miembro) (580 votos a favor)
Alexis Lorente Jiménez, médico y presidente de la AMPP en Sancti Spíritus (nuevo miembro) (576 votos a favor)
Eduardo Moisés Torres Cuevas, Doctor en Ciencias Históricas (nuevo miembro) (578 votos a favor)

Es decir: 10 mujeres y 11 hombres, que a partir de ahora tendrán bajo su mano la responsabilidad de:

  1. dictar decretos-leyes y acuerdos;
  2. disponer la celebración de sesiones extraordinarias de la Asamblea Nacional del Poder Popular;
  3. convocar y acordar la fecha de las elecciones para la renovación periódica de la Asamblea Nacional del Poder Popular y de las asambleas municipales del Poder Popular;
  4. analizar los proyectos de leyes que se someten a la consideración de la Asamblea Nacional del Poder Popular;
  5. exigir el cumplimiento de los acuerdos de la Asamblea Nacional del Poder Popular;
  6. suspender los decretos presidenciales, decretos, acuerdos y demás disposiciones que contradigan la Constitución y las leyes, dando cuenta a la Asamblea Nacional del Poder Popular en la primera sesión que celebre después de acordada dicha suspensión;
  7. suspender los acuerdos y disposiciones de las asambleas municipales del Poder Popular que no se ajusten a la Constitución o a las leyes, los decretos-leyes, los decretos presidenciales, decretos y demás disposiciones dictadas por órganos competentes; o los que afecten los intereses de otras localidades o los generales del país, dando cuenta a la Asamblea Nacional del Poder Popular en la primera sesión que celebre después de acordada dicha suspensión;
  8. revocar o modificar los acuerdos y demás disposiciones de los gobernadores y consejos provinciales que contravengan la Constitución, las leyes, los decretos-leyes, los decretos presidenciales, decretos y demás disposiciones dictadas por un órgano de superior jerarquía, o cuando afecten los intereses de otras localidades o los generales del país;
  9. elegir, designar, suspender, revocar o sustituir, entre uno y otro periodo de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, a quienes deban ocupar los cargos que le corresponde a esta decidir, a excepción del Presidente y Vicepresidente de la República, el Presidente, Vicepresidente y Secretario de la Asamblea Nacional del Poder Popular, a los integrantes del Consejo de Estado y al Primer Ministro. Al Presidente del Tribunal Supremo Popular, al Fiscal General de la República, al Contralor General de la República y al Presidente del Consejo Electoral Nacional, solo los puede suspender del ejercicio de sus responsabilidades. En todos los casos, da cuenta a la Asamblea Nacional del Poder Popular en su sesión más próxima, a los efectos que corresponda;
  10. asumir, a propuesta del Presidente de la República, las facultades de declarar el Estado de Guerra o la Guerra en caso de agresión o concertar la paz, que la Constitución atribuye a la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuando esta se halle en receso y no pueda ser convocada con la seguridad y urgencia necesarias;
  11. ratificar y denunciar tratados internacionales;
  12. designar y remover, a propuesta del Presidente de la República, a los jefes de misiones diplomáticas de Cuba ante otros Estados, organismos u organizaciones internacionales;
    ejercer el control y fiscalización de los órganos del Estado;
  13. aprobar las modalidades de inversión extranjera que le corresponden;
  14. examinar y aprobar, entre uno y otro periodo de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, los ajustes que sean necesarios realizar al presupuesto del Estado;
    las demás atribuciones que le confieran la Constitución y las leyes o le encomiende la Asamblea Nacional del Poder Popular.

pd: El Consejo de Estado es el órgano, con carácter colegiado, que representa a la ANPP entre uno y otro periodo de sesiones, ejecuta sus acuerdos y cumple las demás funciones que la Constitución y la ley le atribuyen.

por Roberto A.

SEÑAL EN VIVO

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡ Recarga DOBLE + REGALOS ! Por 20 CUC reciben 40 CUC + 30 MIN + 30 SMSRECARGA YA
+