Connect with us

EEUU

Construir el muro que pide Trump en la frontera con México tomaría 10 años

Published

on

Construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México como el que pide el presidente Donald Trump llevaría más de 10 años y se necesitarían unos 10.000 trabajadores, revela una investigación publicada por el diario The Washington Post.

Según estimaciones, con los 5.700 millones de dólares que reclama el mandatario para resolver lo que ha denominado como “una creciente crisis humanitaria y de seguridad” y estos 10 mil obreros solo se podrían levantar unas 230 millas de muro.

Ed Zarenski, profesor del Instituto Politécnico de Worcester en Massachusetts, entrevistado por The Washington Post, precisó que íntegramente el muro fronterizo costaría al menos 25 mil millones de dólares.

“No diría que es imposible. Pero hay que tener en cuenta las consideraciones de ingeniería. Y luego diría, ¿es realista el proyecto? Probablemente no”, dijo Zarenski. El diario plantea que “rara vez se ha intentado un proyecto de esta escala, ni siquiera por el propio Donald Trump cuando se dedicaba a alzar rascacielos en Nueva York”.

Asimismo los expertos admiten que hay incógnitas, como la carga máxima de viento para una cerca de unos tres pisos de altura. El diseño favorecido parece hacer un uso intensivo del acero, lo cual sería bueno para la industria siderúrgica de EEUU como ha recalcado el actual inquilino de la Casa Blanca.

El profesor del Instituto Politécnico de Worcester en Massachusetts ha calculado que se requieren alrededor de 3 millones de toneladas de acero para mil millas en tubos huecos de acero de 8 pulgadas con 30 pies de alto, y espaciados cada 14 pulgadas.

En opinión de Josh Spoores, un analista especializado en la industria del acero de la firma de investigación CRU, que fue consultado, el muro “tendría un impacto muy limitado para los siderúrgicos estadounidenses”.

El presidente Donald Trump ha hecho del apoyo a la industria siderúrgica de los EEUU uno de los puntos focales de su administración. El año pasado, el gobierno impuso aranceles sobre el acero importado al país, aparentemente para ayudar a los fabricantes nacionales. Pero la tarifa al acero también ha dañado a los productores estadounidenses que emplean acero y ahora tienen que lidiar con el aumento de los precios, de acuerdo con Jim Doyle, del grupo comercial Business Forward.

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO