Connect with us

Cuba

Cinco cuestiones a tener en cuenta en las nuevas medidas económicas cubanas

Published

on

Por Fernando Vargas

Desde la isla un colaborador de Cubacomenta valora el impacto de las nuevas medidas económicas

En las calles de La Habana no se habla de otra cosa. Incluso en las redes sociales, los “memes de coyuntura” han pasado a un segundo plano para centrar la mira en las nuevas medidas económicas que permitirán a los cubanos importar o comprar mercancía traída del exterior. Luego de leer varios artículos y comentarios, intentaré resumir en cinco puntos aquellos elementos que, a mi entender, deberían tener especial atención para evitar, una vez más, tropezar con la misma piedra.

  1. Estar en el pueblo y no ver las casas

Reseña el portal digital Cubadebate que Salvador Valdés Mesa, vicepresidente cubano, aclaró que las medidas se toman “para enfrentar la situación económica”. Puso como una de las causas fundamentales “el recrudecimiento del bloqueo del gobierno estadounidense, que ha limitado las remesas con el ánimo de dañar al país, en particular a las familias cubanas, y que también afecta al sector no estatal”. Sin embargo, la reclamación de importar o comprar mercancía traída del exterior la vienen haciendo los cubanos mucho antes de las últimas sanciones tomadas por la administración Trump.

Tal vez sea otro caso de mala comunicación política, pero entonces habría que preguntar: ¿Es necesaria una crisis económica o presiones de gobiernos extranjeros para escuchar al pueblo que lleva años pidiendo a gritos la eliminación de las trabas internas que limitan el desarrollo económico? ¿No hubiera sido mejor esgrimir lo de las trabas internas como la razón principal para una flexibilización de la política de importaciones?

  1. El dólar vuelve. ¿Y cómo?

El ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, precisó que el dólar no circulará en efectivo. Sin embargo, es la moneda extranjera a la que más acceso tiene la población cubana por las remesas de familiares residentes en Estados Unidos.

Cambios aproximados de USD a CUC vigentes en Cuba
Casas de cambio estatales Mercado informal
1 USD De 0.88 a 0.90 CUC 1 USD De 0.94 a 1 CUC

 

Un segundo texto publicado en el mismo portal, aclara que “En caso de tener una tarjeta magnética en CUC o en pesos cubanos, las personas naturales pueden utilizar su saldo para la compra de Moneda Libremente Convertible [MLC], según la disponibilidad de la moneda deseada en las sucursales bancarias. Pero deberá crearse una cuenta en USD asociada a tarjeta magnética y depositar en ella la Moneda Libremente Convertible.”

La acotación “según la disponibilidad” deja una duda ¿Qué pasaría si se agota tal reserva? ¿Pudiera limitarse la adquisición legal de esta moneda en los bancos nacionales? No hace falta tener la bola de cristal para especular que, si esto ocurre, el mercado informal modificará su tasa de cambio subiendo el USD y devaluando el CUC. Por otro lado, los cuentapropistas que trabajan directamente con el turismo —como los hostales y algunos restaurantes—, empezarían a proponer a sus clientes pagos en divisas, si estas cotizaran mejor en la “bolsa negra”.

  1. Nuevos precios, nuevas competencias

Luego de que se anunciaran los nuevos precios de electrodomésticos en MLC, una moderadora del sitio de clasificados Revolico me confirmó que han sido masivas las rebajas también en la plataforma. Es de suponer que en las tiendas dichos productos dejarán de venderse en moneda nacional, pues resulta risible la enorme diferencia de monto entre una oferta y la otra. Entonces, ¿el que quiera comprarse una lavadora automática en un establecimiento comercial cubano solo podrá hacerlo cambiando dólares y mediante una transacción electrónica?

Lavadora automática Samsung 9kg en tienda estatal

Precio en CUC

Lavadora automática Samsung 9kg en tienda estatal.

Precio en MLC

Lavadora automática similar en Revolico antes de las medidas Lavadora automática similar en Revolico después de las medidas
579 CUC 388 MLC (427 CUC, si se hace la compra de MLC con saldo de tarjeta nacional y aplica el 10% de gravamen) 500 CUC 400 CUC

 

Aunque probablemente este “viernes negro” de Revolico se deba a una liquidación rápida y puntal de las mercancías por la inminente competencia estatal, demostró que los vendedores informales también pueden bajar sus precios si la situación lo amerita. Por su parte, el comprador tiene muchas más opciones que antes. Ahora tendrá la posibilidad de valorar pros y contras de cada una:

-Las tiendas ofrecerán el plus de una garantía legal en territorio nacional, con precios más o menos similares a las otras opciones. Sin embargo, para quien no recibe remesas, adquirir MLC implicará transacciones engorrosas. Además, no todos están conformes en ofrecerles información a los bancos de cuánto dinero tienen y cómo lo gastan.

-Las propuestas del mercado informal aunque tendrán como desventaja una mayor desprotección legal para posibles reclamaciones, constituyen ventas anónimas que no dejan trazas. Asimismo en ellas se pueden encontrar mayor cantidad de marcas y productos.

  1. Mercado informal: saliendo del aire acondicionado

Valdés Mesa citó, como otra de las causas que estimularon los cambios, la salida de dinero “para adquirir esos productos [que] se estima en cifras significativas”. No obstante, el mercado informal cubano no solo se nutre de grandes electrodomésticos. La reducida variedad y dudosa calidad en tiendas estatales ha sido minuciosamente estudiada por estos comerciantes para llenar el vacío.

Minas de grafito, aromatizantes eléctricos, pasta de dientes con efecto blanqueador, herrajes sanitarios, comidita para el perro, audífonos, ropa, zapatos, perfumes, suplementos nutricionales, juguetes sexuales, keratina, piezas para computadoras, cámaras fotográficas, laptops de última generación… Desde 0.50 hasta más de 1000 CUC, es posible localizar lo que se quiera: lo mismo en grupos de Whatsapp, sitios de clasificados, o en la calle Carlos III.

¿Cómo llegan las mercancías a Cuba?

Las normas aduanales cubanas contemplan el pago de aranceles en CUP solo en la primera entrada anual. Por tanto, los grandes electrodomésticos como equipos de aire acondicionado, lavadoras y televisores generalmente se importan en ese primer viaje. El resto de las mercancías entran a la isla como objetos personales durante segundas y terceras giras, pues pagar su impuesto en CUC duplicaría el precio final.

Quienes se dedican a esto, conocidos en Cuba como “mulas”, ya han desarrollado una vasta experiencia para burlar los controles aduanales con estrategias que van desde quitar etiquetas o esconder lo que no está permitido, hasta hacerles “regalos” a quienes revisan los equipajes. Además como a veces salen en grupo, se distribuyen la carga entre cuatro o cinco para evitar que una sola persona tenga, por ejemplo, varias tallas de un mismo modelo de pantalón.

Mientras los puntos de venta estatales no satisfagan la amplia gama de necesidades del cubano del siglo XXI, y/o sus precios dupliquen o tripliquen el de comercios minoristas de otros países, el mercado informal seguirá tributando a la fuga de divisas con las compras fuera del país. Si no son acondicionadores de aire, serán minas de repuesto para portaminas.

  1.  La importación directa, un reclamo que impone retos

Pasemos por alto lo tarde que llega. La posibilidad de importar legalmente, al parecer, es un hecho. Muchos emprendedores tienen grandes expectativas con la posibilidad de adquirir los insumos necesarios para el crecimiento de su negocio sin necesidad de caer en ilegalidades o desabastecer el mercado minorista y quedar como “los malos de la película”.

Con un consumo de Internet cada vez mayor en Cuba, ya no es tan fácil pasar “gato por liebre” y cada vez son más los residentes que hacen revisiones en catálogos y foros antes de decidirse por un producto u otro. Por tanto, un cuentapropista inteligente no pedirá cualquier cafetera, sino una marca y modelo específico. Sumado a esto, no queda claro si se permitirá la traída de víveres como aceite, puré de tomate, queso, refrescos, cervezas… cuya venta en el espacio nacional está limitada.

De acuerdo con lo establecido, las empresas importadoras harán contratos con personas naturales, quienes deberán especificar sus demandas y pagar por adelantado el servicio para garantizar liquidez. El éxito dependerá únicamente de la capacidad de dichas instituciones de cumplir sus acuerdos.

Un arma de doble filo

Pudiera hasta llamarse valiente y oportuna la aplicación de estas medidas en aras de cubrir la oferta del desabastecido mercado cubano. Sin embargo, su posible distorsión implicaría también grandes riesgos para la economía; el principal de ellos es la posible compra excesiva de Moneda Libremente Convertible por parte de una población que no encuentre satisfechas sus necesidades con los productos ofertados en CUC o CUP. Si esto ocurre, las divisas seguirán fugándose del país y la falta de “disponibilidad” de este nuevo agente de cambio en los bancos únicamente fortalecerá su ya existente mercado informal.

Las autoridades cubanas declararon como fin último estimular la producción nacional. Para ello será imprescindible también eliminar otras trabas, y lograr procesos de participación ciudadana que eviten tanta demora en escuchar los reclamos de los cubanos. La gente no puede pasarse quince años pidiendo “el agua tibia” para que enciendan el calentador.

 


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡40 CUC de BONO en Cuballama! Por 20 CUC reciben 60 CUCRECARGA AQUÍ
+