Connect with us

Cuba

Imagen de desamparo en Cienfuegos: un palo en una alcantarilla

Published

on

Una alcantarilla descubierta, sin tapa, en Cienfuegos

Tal vez hasta Boris García Cuartero, o Omar George, periodistas del telecentro y “vecinos” de la alcantarilla, le dediquen una crónica en Perlavisión.

Bajar de noche por la calle Dorticós rumbo al Prado, en Cienfuegos, puede convertirse en una tragedia dos cuadras antes de llegar a la calle Gloria. Una alcantarilla se encuentra sin tapa, ahí, en una de las avenidas más transitadas de la Perla del Sur, y los vecinos “de la pista” han tenido que colocar un palo, para evitar una desgracia.

Un palo. Un palo para señalizar una alcantarilla sin tapa.

El hecho, de por sí risible, es hasta inocente si se quiere. En esa zona, de noche, sin alumbrado público por apagón no se ve un burro a tres pasos, porque colinda con la zona de la pista atlética, donde tampoco existe alumbrado público.

A cualquier otra persona -y hasta a los dirigentes en la sureña ciudad- le pudieran hacer un cuento chino.

Decirle, por ejemplo, que “la noche está estrellada y tiritan, azules, los astros a lo lejos”; pero la luz de las estrellas, y la de la Luna, no bastan en noche de apagón para iluminar la Avenida 48, y alertar de la presencia de un palo en una alcantarilla, cuando en realidad debería existir una tapa.

No se deje engañar. Felix Duarte, máxima autoridad en la provincia de Cienfuegos, no es capaz de convencer a nadie de la utilidad de ese palo en la alcantarilla, aunque seguramente dirá que es culpa del “criminal bloqueo financiero de los EE.UU.”

¿Qué pudiera opinar mi querido amigo Pino, tan asiduo él a transitar con su Moskvich por ahí, con esa alcantarilla destapada a tan solo dos cuadras de su casa, en la Calle Santa Clara?

O Maykel, con su Lada rojo, que usaba la avenida Dorticós -mañana, tarde y noche- para ir y regresar a casa o botear, oficio que aprendió “a la fuerza”, cuando descubrió que ser profesor de Educación Física en la secundaria “Frank País” no le garantizaba los frijoles en la mesa.

Ambos por suerte, ya se encuentran en EE.UU. Uno reside en Hialeah; el otro en Nueva York.

Esta imagen, de la alcantarilla descubierta y sin tapa en la avenida Dorticós, seguramente les causará bastante risa, porque ellos a menudo, sortearon la misma alcantarilla y quien sabe si hasta el mismo palo.

Tal vez hasta Boris García Cuartero, o Omar George, periodistas del relecentro y “vecinos” de la alcantarilla, le dediquen una crónica en Perlavisión.

Ariel P.

tal vez quieras leer: Cienfuegos: El agua sucia y un dirigente inamovible

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡NOS HEMOS MUDADO! - Nueva web de Cubacomenta - Visítanos ->AQUÍ
+