Connect with us

Cuba

Arnaldo: Otra canción a los CDR y garantiza turistas a su paladar

Published

on

Arnaldo Rodríguez y su Talismán

De alguna manera la fidelidad de Arnaldo con los CDR le garantiza el flujo de comensales en su paladar, que si no es de los más encumbrados en La Habana, al menos le resuelve más que el diario vivir.

Arnaldo Rodríguez, el del Talismán, el cantor de los CDR en Cuba, ha vuelto a componer otro tema a esa organización y con ello, sin dudas, garantizó turistas para su paladar, una vez que abra; una vez que los turistas comiencen a llegar a La Habana.

Arnaldo parece tener un contrato con la organización cederista para cada vez que llegue septiembre -así como arrecian la temporada ciclónica, arreciar él su virtuosidad compositiva- le regala otra vez unas letras a la caldosa, la cabeza de puerco, las viandas pedidas de puerta en puerta y a la cerveza de pipa.

Las letras de las canciones cederistas de Arnaldo, que en tan honrosa misión con la Patria lleva más de una década, se parecen unas a otras. En todas, más o menos, se habla de la Revolución, sus bondades, el imperialismo yanqui, las victorias, el amanecer, la fiesta y las luces. Sí, porque a Arnaldo no se le apaga el bombillo tan fácil, y compone rigurosamente un tema cada septiembre; aunque este nuevo sea más o menos una versión del anterior.

Un amigo, que conoce a Arnaldo desde sus comienzos, desde la época en que quería irse del país antes de ser succionado por este otro Arnaldo revolucionario y comprometido, me asegura que conociéndolo como lo conoce, puede que Arnaldo tenga hasta tres o cuatro canciones engavetadas ahora mismo, para ser entregadas en el 2021, el 2022 y el 2023. Me garantiza, eso sí, que no las hace de gratis. Arnaldo siempre busca algo a cambio.

Por eso es perfectamente posible que lograr que los ómnibus de Transtur en la capital paren, con rigurosidad cada día, cada semana, tanto en almuerzo como en comida, frente a su paladar, exige mucho más que un buen servicio. Entiéndase servicio como servicio gastronómico, porque el buen servicio que Arnaldo le brinda al país componiéndole cada año una canción a una organización que desde hace ya mucho tiempo perdió el objetivo para el que fue creada, se da por descontado.

Arnaldo Rodriguez, el cantor de los CDR en Cuba

Foto: www.facebook.com/arnaldorodriguez.talisman/posts/2040837852667848

De alguna manera la fidelidad de Arnaldo con los CDR le garantiza el flujo de comensales en su paladar, que si no es de los más encumbrados en La Habana, ni el de los mejores reviews, al menos le resuelve más que el diario vivir.

Tiempo, ahora, le sobra para componer. Con las restricciones por la pandemia en La Habana y el toque de queda, con el cierre de los aeropuertos y el cero turistas, con las giras musicales canceladas, las presentaciones en teatros y plazas, allí donde otros no tienen dónde amarrar la chiva, Arnaldo -al igual que Raúl Torres que con “Desbloquéame” se ganó 6000 CUC, y que el dúo Buena Fe que todos los días sale en Trabajadores- saca una carta de debajo de la manga y agarra, digamos, unos 10 mil pesos por la canción del 2020 a los CDR en al que, dice Granma, “el destacado compositor e intérprete (…) nos regala un pieza “inspirada en Cuba, su gente y los tiempos actuales“. Ojo, puede que hayan sido más, digamos 25 mil pesos.

Dicho así, “tiempos actuales”, no esperen que Arnaldo hable de coleros, revendedores, acaparadores, grupos de venta online, pandemia del coronavirus y PCR.

Es probable, sí, que en el estribillo aparezca la Soberana 01, mientras se hace acompañar en los coros por Verónica Velázquez y Yuri Buenaventura, ambos de La Barriada; en la trompeta, por Robin Martínez, de Habana D´ Primera y en los trombones, por Daniel Toriza, de la Charanga Habanera.

Se llama Siembra, la canción, no porque Arnaldo haga un llamado a las autoridades del país para que liberen las miles y miles de hectáreas de tierras ociosas y cubiertas de marabú para ser sembradas por alimentos, sino porque, al decir de este cantante-chef-cuentapropista cubano, “es una palabra que se usa metafóricamente, para expresar la idea de que cada quien cultive su espacio de fe, esperanza y voluntad de seguir adelante”.

tal vez quieras leer: Arnaldo el del Talismán asegura que “estuvo a punto de irse de Cuba”

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Súper Bono en Cuballama! 40 CUC + 1GB DATOSRECARGA AQUÍ
+