Connect with us

Published

on

Dos puercos,  o mejor dicho, dos puercas, se salvaron de morir en las festividades de este fin de año en Miami, luego de que el alcalde de la ciudad, Carlos Giménez les perdonara la vida, en lo que se considera el comienzo oficial de una tradición similar a la del perdón de pavos por parte del presidente de los EE.UU., en esta ciudad al Sur de la Florida.

“La celebración” que a algunos les ha movido a la risa y otros consideran un ridículo, tuvo lugar este miércoles frente al nuevo Latin Cafe 2000 en Brickell.

“Me alegro de que Luna y Layla puedan vivir felices para siempre. No terminarán en ningún menú, siempre que se queden en Miami-Dade, esa es mi única jurisdicción”, dijo Giménez. “Necesitan un collar oficial en caso de que vayan a Broward: Perdonado por el alcalde de Miami-Dade”.

Los propietarios de Latin Cafe, Katherine y Eric Castellanos, se unieron al alcalde del condado de Miami Dade, Carlos Giménez.

“Esperamos que esta sea una nueva tradición. Dado que tenemos una comunidad latina tan grande, esto es perfecto para Miami ”, dijo Eric Castellanos al periodista Pedro Portal de Miami.com.

Se trata, decíamos, de la primera “Ceremonia de Perdón del Lechón” celebrada en Miami, y a no dudarlo el hecho pudiera ser tan controversial como la develación de la famosa bandera de La Pequeña Habana, donde también estuvo presente el alcalde de Miami, Carlos Giménez. Habrá que monitorear en los próximos días las reacciones de los residentes en la ciudad.

El cerdo asado es una tradición en las mesas de los países de América Latina en la víspera de Navidad. Los cubanos sabemos que, hasta el más pobre, se consigue aunque sea un bistec de puerco para celebrar su 31 de diciembre. Podrá faltar la yuca – por ejemplo -, pero el puerco no.

Tanto es el amor por la carne de cerdo dentro de la cultura latina que muchos emigrados en su Día de perdón de Gracias, en lugar de comer el pavo comen puerco.

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO