Connect with us

EEUU

Un año después de Irma y María, los puertorriqueños no confían en el servicio de agua potable

Published

on

De acuerdo con una publicación del diario The Guardian, en Puerto Rico, un año después del paso de los huracanes Irma y María – principalmente este último – los puertorriqueños aún no confían en la calidad del agua que se están tomando.

“Todavía el agua parece inconsistente, y los residentes locales no se arriesgan a tomarla, ” asegura el diario.

Sin embargo, según cita el diario, dos personas, Ben Bostick,un experto en calidad del agua en la Universidad de Columbia, y un interno de Cuny, Alondra Cruz Portillo, analizaron el agua recolectada en la ciudad norteña de Arecibo, Puerto Rico y no hallaron nada alarmante.

Bostick quien viajó recientemente a Puerto Rico para probar la calidad del agua tomó más de 100 muestras de residentes, así como algunas corrientes y otras vías fluviales. Preocupado porque el agua estuviera contaminada por contaminantes industriales azotados por el huracán, realizó pruebas para medir los niveles de algunos metales como el plomo, el arsénico y el uranio, y para su sorpresa y beneplácito los niveles de contaminación fueron ‘sorprendentemente bajos’, dijo.

Bostick sin embargo, dijo que “encontró desconfianza generalizada en el suministro de agua, así como problemas crónicos con la confiabilidad del suministro.” El científico dijo que las personas residentes en la localidad de Arecibo, “compran el agua en botellas”.

El diario entrevistó a Marta Rivera, una mujer residente en la ciudad de Arecibo, en la costa norte de la isla.

Marta, quien lucha en estos instantes para vencer la terrible enfermedad del cáncer perdió su casa tras el paso de María.

La mujer relató al diario “que antes el agua no era así” y que ahora el agua “sale del grifo blanca, a veces oscura y sucia, con partículas”.

“Yo, mi hijo, mi tía e incluso el médico aquí nos hemos enfermado de alguna manera. Me ha vuelto un poco paranoica,” dijo.

Sin embargo, un portavoz de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) dijo que “no había indicios de material contaminado” y que “prácticamente todos los puertorriqueños provistos por la autoridad de aguas de la isla tenían ‘agua potable confiable’.”

El drama que vive esta localidad de Puerto Rico, dice  The Guardian se parece bastante al que vive la ciudad de Flint, en Michigan, en el propio territorio de los Estados Unidos, donde el agua de las tuberías está altamente contaminada a tal extremo, que las autoridades prohibieron de manera absoluta su uso. Es tan grave el asunto en esta ciudad norteña de los EEUU que hasta tienen una reseña en Wikipedia

 

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Por 20 CUC reciben 40 CUC + 30 MIN + 30 SMS!RECARGA AQUÍ
+