Connect with us

Cuba

Tania Bruguera demandó por difamación al gobierno cubano

Published

on

Tania Bruguera en el MINCULT

La artista y activista cubana Tania Bruguera demandó en diciembre del 2018 al gobierno cubano por difamación. Han pasado 2 años y aún la difaman en los medios de comunicación oficiales.

Hace dos años y un mes, la artista y activista cubana Tania Bruguera interpuso una demanda por difamación al gobierno cubano. Fue en diciembre del 2018, y la comprometida artista lo ha recordado hace una hora en su perfil de Facebook.

Según dijo ese año Bruguera en su demanda, que se cree haya sido la primera ocasión en que un artista demandara al gobierno por el uso de medios públicos para difamar sobre una persona, lo hizo por estar cansada de sufrir difamaciones por medio de órganos de prensa oficiales del país como el Granma y Razones de Cuba y de sitios web auspiciados por el Ministerio de Cultura, como La Jiribilla, he decidido poner una denuncia contra el actuar de personas naturales y jurídicas que me han afectado a mí y a mi familia psicológica, laboral y socialmente”.

Las difamaciones han seguido sucediendo. En su contra y en contra de otros. Tanto por la TV de Cuba, como por Razones de Cuba o La Jiribilla.

Su valiente decisión de demandar al gobierno de Cuba en el 2018, supuestamente habría inspirado a otros ciudadanos cubanos para que también usasen las estructuras legales existentes para su protección o la de sus semejantes. Sucedió recientemente cuando un abogado independiente cubano demandó al mandatario Miguel Díaz-Canel por el delito de propagación de enfermedades. Esta demanda, conocimos días después, provocó un revuelo en el Tribunal Supremo de Cuba. El abogado fue citado y se le dijo que su demanda “no procedía”. En clara violación de la ley se negaron a entregarle “la sentencia” por escrito.



Citaba en el 2018 Tania Bruguera que estaba siendo además vigilada por los órganos de la contrainteligencia cubana y señalaba “haber sufrido acoso”. Por si fuera poco, la amenazaron varias veces por teléfono.

Los hechos ahora se repiten. Durante el 2020, hasta familiares de periodistas independientes como Carlos Manuel Álvarez y Mónica Baró Sánchez recibieron “amenazas por teléfono”, ya sea mediante llamadas o mensajes. Ayer, un periodista cubano residente en el exterior recibió también una amenaza similar desde un perfil falso de Facebook.

¿Algún día se detendrán estas campañas de odio, mentiras y conspiraciones de parte del Estado cubano hacia los ciudadanos que disienten de sus políticas oficiales?

Esperamos que sí; que un día en Cuba se alcance la concordia entre sus hijos. Que se respete el pensamiento diverso. Que cesen las difamaciones y los ataques contra la dignidad de las personas en los medios oficiales.

DECLARACIÓN PÚBLICA

Cansada de sufrir difamaciones por medio de órganos de prensa oficiales del país como el Granma y Razones de Cuba y de sitios web auspiciados por el Ministerio de Cultura, como La Jiribilla, he decidido poner una denuncia contra el actuar de personas naturales y jurídicas que me han afectado a mí y a mi familia psicológica, laboral y socialmente. Aunque, en las circunstancias en las que vivimos en Cuba hoy, nos hayan hecho sentir que pedir tus derechos sea un acto inútil, todos como ciudadanos tenemos que ser escuchados, nuestros derechos ser resarcidos y recibir respuesta cuando se difama como está previsto en el artículo 63 de la constitución de la República vigente, aunque este acto haya sido el mismo Gobierno quien lo haya auspiciado.

El Gobierno Cubano no puede seguir utilizando las leyes según su conveniencia, ni sólo para proteger a quienes trabajan para sus fines políticos. El Gobierno no puede estar exento de responsabilidad.

Quizás ya mi reputación entre los artistas cubanos, mis vecinos y mis amigos haya sido dañada permanentemente gracias a estos persistentes actos de difamación que no se han limitado a la prensa sino que incluyen reuniones de directivos del Ministerio de Cultura y del Ministerio del Interior, directores de museos nacionales y otros dirigentes y agentes culturales del Gobierno con jóvenes artistas, estudiantes, curadores y creadores para desacreditarme. Esto desgraciadamente no se limita al país pues el intento de difamación ha tratado de llegar con sus tentáculos a otras costas.

El 11 de diciembre presenté en la estación municipal de policía de la Habana Vieja la denuncia penal contra los ciudadanos Arthur Gonzalez, Antonio Rodríguez Salvador, al director del sitio web CubaDebate Randy Alonso Falcón, la directora de La Jiribilla Anneris Ivette Leyva y la directora del periódico Granma Yailin Orta Rivera. Después de realizada la denuncia entregué copias de toda la documentación, haciendo notar a la Fiscalía General de la República, La oficina de atención al público del Consejo de Estado de dicha acción legal. Finalmente me presenté en las oficinas de atención al público de la Policía Nacional Revolucionaria donde se me confirmó que el caso se había registrado en el sistema nacional de denuncias. Ahora espero los treinta días hábiles para recibir mi respuesta.

Lo que estoy pidiendo no es compensación económica, sino la retractación en los mismos medios donde aparecieron originalmente los artículos y en las que aparecen en red ponerles una nota aclaratoria.

Si fuese cierta – como me han dicho los varios abogados y abogadas que me han ayudado a redactar esta demanda por difamación contra el Gobierno – que es la primera de su tipo, pues entonces que sea la primera de muchas y que sirva para que con la próxima persona que les sea incómoda por decir y hacer lo que piensa, reflexionen mejor antes de difamarnos públicamente. Una nación sólo existe cuando se respeta el derecho de sus ciudadanos.

Tania Bruguera

La Habana, 11 diciembre, 2018

Roberto A.

tal vez quieras leer: TV Cubana y Cubadebate insisten en mentirle a los cubanos

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO