Connect with us

Cocina

Regresó la cerveza Lagarto, pero ahora viene desde Bélgica

Published

on

Por Ariel Peñate

La cerveza Lagarto es una de las más emblemáticas de Cuba y durante muchos años contó con la preferencia de los nacionales hasta que un buen día, como muchas productos en la isla, comenzó a brillar por su ausencia.

La Lagarto, una cerveza con cierto sabor a malta, regresó a los establecimientos comerciales, al menos de La Habana, tras varias décadas en las que estuvo desaparecida. Sin embargo los cubanos que prefieren esta cerveza por encima de la Cristal o la Bucanero— que también se esfuman por temporadas en la isla— se llevan una sorpresa cuando se enfrentan a esta refrescante bebida.

La cerveza ahora se vende en Cuba ni más ni menos que importada desde Bélgica. O sea que ya esta bebida eminentemente cubana dejó de producirse en la isla y es traída desde este lejano país europeo, un síntoma de la debilitada infraestructura de las cervecerías nacionales.

Esta cerveza todavía es muy difícil de encontrar a pesar de su regreso al mercado cubano, donde compite con otras bebidas nacionales como Cristal, Bucanero y Mayabe.

Los que apuesten por Lagarto deben recorrer sobre todo los bares privados pues es una misión casi imposible encontrarla en los establecimientos estatales. Su precio oscila entre 1.35 cuc y 1.50 en dependencia del lugar donde se compre, incluso puede llegar a los 2:00 cuc en algunos lugares de moda en La Habana.

Su importación desde Bélgica se debe, entre otros motivos, a la falta de materia primera para envasarla en Cuba donde anteriormente tenía establecida sus fábricas, dijo a CubaLlama uno de los comerciales de La Copa, de las tiendas más concurridas de La Habana.

La Lagarto tiene un 5 por ciento de alcohol y en su envase se puede leer que es elaborada y enlatada en Bélgica, especialmente para el mercado cubano. Su imagen es la que todos los cubanos reconocen: un caimán verde con maracas y un pequeño sombrero.

Casi todos se preguntan por qué todavía es mínima la distribución de este producto y solo se puede encontrar en instalaciones muy específicas, lo que indica que su entrada a Cuba es aún insuficiente. Muchos no saben que la Lagarto ha regresado, aunque ahora deba emprender un largo recorrido antes de llegar al paladar de los cubanos.

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO