Connect with us

Cuba

Randy Alonso Falcón y Lázaro Alonso estallan contra “las tiendas”

Published

on

Lázaro Manuel Alonso y Randy Alonso

Los dos periodistas vivieron experiencias “difíciles” el pasado fin de semana en La Habana, en dos tiendas distintas.

Los periodistas cubanos Randy Alonso Falcón y Lázaro Manuel Alonso fueron testigos en las últimas horas de lo que el primero denominó en el portal Cubadebate como “insensibilidad” y “voluntad de pocos”, pero que a la larga todo el mundo sabe que es un problema estructural y que la solución requiere más de un “médico chino”.

Randy fue testigo de otro “manzanazo”, como el sufrido por el bloguero oficialista Iroel Sánchez  en el Centro Comercial “La Puntilla“, lo que esta vez en lugar de manzanas fue con puré de tomate.

Recoge en su crónica titulada Qué no triunfe la insensibilidad y la voluntad de pocoscomo este sábado, cientos de personas “que esperaban en las afueras del Bodegón “Las Terrazas” de 7ma y 32″, fueron presa de la molestia e indignación cuando, delante de ellos, se acabó el puré de tomate, y también “desaparecieron” unos paquetes de albóndigas que habían sacado a la venta, “pues un grupo de unos cuatro o cinco hombres había entrado repetidas veces” y, con lo que Randy califica como “total impunidad”, lo compraron todo, y por cajas.

En lo que a todas luces parece ser tendrá grave repercusión – recordemos que varios de los implicados en el problema de las manzanas en La Puntilla están cumpliendo hasta 6 años de cárcel injustamente – Randy deja deslizar un par de preguntas: “¿Si hay un producto en baja disponibilidad, en medio de las tensiones financieras y el bloqueo que vivimos, es lógico que se permita la venta en grandes cantidades a un grupito? ¿No se puede limitar la cantidad por personas para que se beneficien más?”

El director de Cubadebate explica que las personas se indignaron y arremetieron contra las cajeras; estas hicieron como Poncio Pilatos y lanzaron la bola hacia un administrador ausente; pero la cosa no terminó ahí. Randy logró entrar a la tienda para comprar aceite.

Cuando llegué a este establecimiento para intentar adquirir un pomo de aceite, la cosa estaba encendida. “Son para revender” decían indignadas las personas, a lo que con desfachatez y bravuconería respondió uno de los supercompradores, mientras metían en varias mochilas parte del botín adquirido“, escribe Randy en Cubadebate a la vez que señala que la Jefa – ¿de la tienda? – “miraba socarronamente hacia la enervada cola.”

Explica el creador del término “ex-cubano”, que la gente dentro de la tienda decía que no es primera vez que esto sucede y que los presuntos revendedores están en “complicidad” con los trabajadores.. El colmo fue “alguien” que, “sin respetar la cola, adquirió numerosas botellas de ron y pagó sus productos por delante de los que esperaban para pagar los suyos.” Esa fue el guisazo que le llenó la gorra a Randy.

Al preguntar por el administrador, Randy recibió la misma respuesta: NO SE ENCUENTRA.

Fue en ese instante cuando Randy se percató que “[de] las dos cajas sólo funcionaba una, mientras una dependiente se dedicaba al cuestionable trabajo de abrir y cerrar la puerta; que, en los portales del establecimiento había varios productos no disponibles aun para la venta que llevaban como tres días en ese sitio, según me contó una vecina del lugar.

Alonso termina su nota preguntándose, “¿por qué se actúa con insensibilidad y poco interés por el prójimo? ¿Por qué en vez de ofrecer servicios logramos obstaculizarlos? ¿Por qué se olvida el respeto al pueblo como premisa esencial? ¿Qué combustible hace falta para mover los mejores valores en un colectivo?

“Los difíciles momentos que vivimos convocan a la sensibilidad, el buen trabajo, la solidaridad, la capacidad de solucionar problemas en el lugar dónde se manifiestan. Como ha dicho la dirección del país, las nuevas circunstancias requieren de pensamiento y soluciones nuevas. Y hay muchos ejemplos positivos por estos días,” expresa Randy Alonso ya al final de su nota.

“Lo mismo” le pasó a Lázaro Manuel Alonso

Lázaro Alonso, joven periodista del Sistema Informativo de la Televisión Nacional, vivió una experiencia “similar” en otra tienda.

Según relataba esta mañana en la revista Buenos Días “Lazarito” el sábado, a las 3 y 30 pm en el centro Boyeros y Camagüey, un centro comercial recientemente reinaugurado, él vivió una experiencia similar; y es que a esa hora, varias “cajas” se pararon, porque no había vuelto para darle a los clientes.

No es que la situación en este caso fuera que no había productos para despachar, porque productos había, lo que no había era vuelto y eso generó un gran descontento entre los clientes que allí se encontraban.

“Esto por supuesto denota un poco de falta de planificación, dijo Lázaro Alonso esta mañana.

“Cuando le preguntamos al administrador, él no tenía respuesta para darnos, y solamente encontramos “respuesta” en la cajera de una de estas cajas que salió por toda la tienda a buscar el vuelto que, lamentablemente no encontró.

Lázaro Alonso además, hizo referencia a lo acontecido con Randy Alonso y dijo que “se ha hecho muchos sacrificios para garantizar la alimentación del pueblo” como para que sucedan estas cosas.

“Estas situaciones ponen frenos a que la gente se sienta bien y puedan obtener los servicios de manera expedita”, dijo casi al final Lázaro Alfonso, en su intervención.


¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO