Connect with us

Cuba

Los parques infantiles: otra ilusión rota en Cuba

Published

on

Texto y fotos: Vladia Rosa García

Recorrer parques infantiles en Cuba es toparse con mucha corrosión y abandono

Quien de pequeño no jugó en un parque infantil: los columpios, la canal y el cachumbambé eran los principales atractivos y en las tardes, luego de clases, el premio era ir allí a corretear con los amiguitos del barrio. Siempre estaban limpios, pintados, rodeados por una cerca que brindaba seguridad a los infantes. En un área escasa de 50 metros cuadrados disfrutaban del lugar como si fuera el mayor centro de atracciones del mundo. Sin embargo, ahora parecen estar en extinción.

José tiene 50 años y dice que cuando niño ya paseaba por estos sitios. “Había pocos. Máximo dos por cada municipio, pero estaban mejor que ahora”. La realidad muestra áreas abandonadas, con poca indumentaria, aparatos oxidados y el césped sin cortar.

A medida que se van deteriorando los equipos, en vez de ser cambiados, se dejan sin arreglar hasta que quedan sin utilidad alguna. Otro de los problemas comunes: la lamentable calidad, aunque estén en pie.

“Corroídos, con huecos o pinchos que puedan hacer heridas a los niños”. Así lo asegura Diana, madre de un menor de 9 años. “Varias veces viene lleno de rayones o con cortes  por los dichosos aparatos. Si nadie se va a preocupar, es preferible que los clausuren”.

En un inicio fueron creados con el objetivo de fomentar la recreación sana en las localidades. Los puntos escogidos debían ser zonas con gran densidad poblacional o áreas por donde transitaran gran cantidad de personas. Luego de su inauguración se debían remodelar cada cierto tiempo. No obstante, muchos llevan años sin saber lo que es una renovación.

“Nos quejamos primero en el CDR, luego en el Poder Popular y por último fuimos personalmente a la Empresa de Comunales, que son los encargados de esas instalaciones, pero al parecer archivaron la preocupación. Nuestros hijos juegan en la calle por la ausencia que hay de espacios seguros para ellos”, comenta Yakelin, residente en el Vedado.

El espacio informativo de la Mesa Redonda durante el primer semestre del año se refirió a las obras realizadas por toda la ciudad en conmemoración al 500 Aniversario de La Habana. “Estamos dando respuesta a las inconformidades en las comunidades para dar solución a planteamientos envejecidos de la población”, entre ellos se encontraban las condiciones de los parques.

“Vinieron un día, chapearon, recogieron la basura y ya. Nada de restauración. El muro que era una preocupación de todos, llevan más de cinco meses haciéndolo y todavía no terminan”, expresa una residente de Calzada y E, donde existe un parque con estas características.

La seguridad es también un tema preocupante en este sentido. Por las noches, cuentan los vecinos, se violentan las vallas para hacer fiestas dentro o sencillamente se las roban para venderlas por la calle. Cuando esto ocurre, quedan sin protección y los daños son mayores.

Además, carecen de luminaria, bancos, árboles que den sombra para que los padres esperen mientras el pequeño se divierte.

Blanca reside en la calle Loma, en Nuevo Vedado. Ella rememora con nostalgia sus días en dichos espacios. Le gustaría que su nieto disfrute tanto como ella lo hizo en su época. “Ya a nadie le importa nada, los pocos que están en pie es gracias a los vecinos. Ellos creen que invertir por nuestra cuenta a lo grande es la solución, pero no se percatan que con todos los bolsillos unidos no se llega a gestionar una tarea que le corresponde al Estado”.

 

cartas desparramadas por accidente

 


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

corresponsa[email protected]

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO