Connect with us

Cuba

Migrantes en la frontera de México obtienen “segundo respiro”

Published

on

migrantes frontera de México

Dos nuevos albergues serán abiertos y destinados para el uso de los migrantes en la frontera de México. Ambos estarán a cargo del gobierno federal y tendrán capacidad para 4000 personas cada uno.

Además, un juez californiano decidió proteger temporalmente “el sueño americano” de esos miles que hoy pernoctan en espera de un turno ante autoridades migratorias de los EE.UU.

Tras el anuncio de que abrirán nuevos albergues para migrantes en la frontera de México con EE.UU., se conoció además que un juez federal anuló la orden del presidente norteamericano Donald Trump para limitar peticiones de asilo en la frontera de EE.UU., con lo cual los migrantes – sin dudas – han obtenido un “segundo respiro”.

Según resaltó la agencia Reuters, los migrantes en la frontera de México, con su vecino país norteño, recibirán este beneficio “en un intento por desahogar los saturados albergues donde miles de personas han esperado por meses una respuesta a sus solicitudes de asilo en Estados Unidos como parte de un acuerdo entre ambos países.

Los dos nuevos albergues estarán a cargo del gobierno federal.

Según reporta Reuters, cada uno tendrá capacidad para 4000 personas, y serán ubicados en las ciudades fronterizas de Tijuana y Ciudad Juárez. Precisamente en esta última es donde al parecer se halla concentrado, el mayor número de migrantes. Según el periodista Juan Juan Almeida, que estuvo hace aproximadamente tres semanas allí, tan solo cubanos hay cerca de siete mil u ocho mil, aunque algunos hablan de diez mil. Muchos duermen en albergues o iglesias; otros han conseguido trabajo para por lo menos pagarse un hotel y comer “comida caliente”, pero la mayoría – y estamos hablando de miles – duermen en parques y en las aceras. Reuters señala que “ambas ciudades son las mayores receptoras de migrantes provenientes del programa Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés).”

Según el testimonio ofrecido por Alejandro Ruiz, representante del Gobierno federal en Baja California, la ciudad de Tijuana no se queda muy atrás. Ruiz dijo que Tijuana “ha recibido más de 6,649 migrantes desde fines de enero,” y aclaró que “el albergue en Tijuana aceptará a cualquier migrante, no solo a solicitantes de asilo en Estados Unidos.

Desde el 29 de enero -cuando arrancó el programa MPP- hasta el 11 de julio, México ha recibido a casi 20,000 extranjeros solicitantes de asilo de América Latina y el Caribe,” explica Reuters.

Mientras, se supo este miércoles, que un juez federal de California suspendió temporalmente el nuevo reglamento del presidente Donald Trump para restringir las solicitudes de asilo de los inmigrantes que cruzan la frontera entre México y Estados Unidos. El “honor” correspondió al juez Jon StevenTigar, del Tribunal de Distrito Norte en San Francisco.

En un fallo de 45 páginas, este declaró que con su decisión “se respetará el interés público de que no pongamos a los extranjeros de vuelta en manos de sus perseguidores”.

Con esta decisión, Tigar estaría dándole “un segundo respiro” – o un tercero, si tenemos en cuenta la apertura de los albergues para migrantes en la frontera de México – a los miles de cubanos que se encuentran varados en distintos puntos fronterizos con los EE.UU. Cubanos, hondureños, salvadoreños, guatemaltecos, y otros cientos de migrantes provenientes de África, quedaron varados mientras aguardaban por un turno ante las autoridades del Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP), a fin de solicitar el Asilo Político.

La nueva medida de Trump, puesta en vigor el pasado 16 de julio, fue de inmediato criticada por cientos y miles de inmigrantes que se encuentran “del otro lado”, no solo por aquellos migrantes en la frontera de México.

Agrupados bajo grupos civiles en defensa de los inmigrantes, estos impulsaron desde la capital del país, que la medida fuera revocada. Sin embargo, el  juez Timothy J. Kelly, del Tribunal de Washington DC, se negó a hacerlo. Kelly fue nombrado por Trump en 2017, y esto sin dudas desencadenó otras protestas, acusándole de “devolverle el favor” y de “afiliarse políticamente”, cuando su deber – en teoría – es afiliarse a la justicia y actuar en pro de la justicia.

Pero tal y como reza el refrán si una puerta se cierra otra se abre, el juez federal Tiger, quien fuera designado por el presidente Barack Obama en 2013 y que tiene su mandato precisamente en el estado por donde cruza el mayor número de migrantes ilegales a los EE.UU., y donde existe una de las mayores comunidades latinas y de inmigrantes asiáticos en el país, se decidió a frenar la nueva medida de Trump, argumentando que esta “podría exponer a los inmigrantes – los migrantes en la frontera de México, obviamente – “a la violencia y el maltrato, negarles los derechos que dictan las leyes internacionales y devolverlos a los países de los que huyen”.

“Buscar atajos para evadir la ley, o debilitar los límites entre el Congreso y el poder ejecutivo, no son soluciones para estos problemas”, dijo el juez.

Justo poco antes de conocerse el fallo de Tigar, el presidente Trump elogió la decisión del juez Kelly y la calificó como “una decisión tremenda”.

“Respetamos mucho a los tribunales y esto nos ayudará mucho en la frontera”, declaró Trump a los periodistas.

Instantes después llegó la decisión del juez californiano quien decidió proteger temporalmente “el sueño americano” de esos miles de migrantes en la frontera de México que aguardan por un turno y argumentar el “miedo creíble de persecución” en sus países de origen; el único asidero legal que les queda para poder entrar a los EE.UU.

Trump no dijo nada sobre el freno puesto por Tigar, y simplemente se dedicó esta mañana a tuitear esto:

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Por 20 CUC reciben 40 CUC + 30 MIN + 30 SMS!RECARGA AQUÍ
+