Connect with us

Internacionales

“Lamborghini y Bugatti” a $40 mil dólares con printer 3D

Published

on

lamborghini

Sterling Brackus y su hijo compraron materiales equivalentes a $ 20,000 y con printers 3D se han construido un Lamborghini Aventador. Ojo, no son los únicos que se “fabrican” estas rarezas.

Los amantes pobres de los vehículos de lujo como Lamborghini y Bugatti están de plácemes, con la revelación de que una familia en los EE.UU. puede vendértelos a $40 mil dólares; o al menos algo MUY parecido a un Lamborghini o un Bugatti. Y todo gracias a la tecnología y los printer 3D.

Nada mal, por ejemplo, para un auto como un Lamborghini Murcielago 2010, que puede costar alrededor de $200 mil dólares. Si solo te lo puedes comprar en $ 40,000 porque eres pobre, y porque es una réplica… ¿no está mal no?

¿Te imaginas llegando a una fiesta con un auto de estos de altísima gama? ¿Quién va a descubrir que es “fake”? Porque la verdad es que los fabrican igualitos. Al menos así lo parece.

El mercado gana cada día más adeptos. Los amantes de estos vehículos logran diseñar piezas exactamente iguales a las originales, imitando así autos deportivos y vehículos de lujo. Por ejemplo, en algunos sitios online las réplicas de esta marca se venden por tan solo $ 20,000.

En realidad no se trata de una estafa. Los fabricantes lo saben. Los compradores también.

Tampoco es la primera vez que se hace. Usa Today dice que “a principios de los años 60, compañías como Fiberfab y otras pequeñas, crearon réplicas de Ford GT40 utilizando el chasis de un Volkswagen Beetle” y hasta lograron  vender los autos con un nombre diferente.

La Familia Brackus y Eric Bonnette

Sterling Brackus y su hijo están construyendo un Lamborghini Aventador usando una impresora 3D.

Sterling Brackus y su hijo están construyendo un aspecto Lamborghini Aventador usando una impresora 3D. Foto: Sterling Brackus

Brackus padre, quien trabaja como físico en Colorado, compraron materiales equivalentes a $ 20,000 y utilizaron un conjunto de impresoras 3D para construir una réplica del Lamborghini Aventador. Padre e hijo aseguran que este estará completamente funcional en octubre.

La gente se ha burlado de ellos en las redes sociales, pero …él se ríe de ellos; y quienes han visto cómo está quedando este “Lamborghini” hasta han pensado seriamente en encargarle uno.

Erick Bonnette por su parte, “lo hace a la antigua”.

El hombre construye autos de este tipo. En septiembre publicó un anuncio en Craigslist anunciando una “réplica” de un Bugatti Veyron 2012, construida sobre un chasis Mercury Cougar V6 2002. Y le puso un precio: $ 125,000.

Todavía no ha encontrado el comprador, pero para un vehículo que original cuesta $1 millón y medio de dólares, $125 mil no parece mucho.

Lo más interesante de la lectura del artículo de USA TODAY es que descubrimos que uno de los vehículos más fácil de “falsificar” son los Porsche Boxers, un auto que en su tiempo fue símbolo de riqueza y que hoy en día vemos tantos por la calle que tal parecería – no lo duden Uds. – que muchos son imitación.

Mientras exista la fibra de vidrio para fabricar la carcasa fake, y un chasis de un vehículo legal, es fácil clonar un Lamborghini, un Bugatti, o cualquier otra cosa. También se “fabrican” modelando el cuerpo exterior usando, por ejemplo un printer 3D.

Ya luego se buscan luces parecidas, se adaptan.

Toda una “industria de autos fake” que simplemente imita una marca de lujo para que sus propietarios “mientan” a los demás, mientras estos le juzgan en base a su carro y no a lo que dice su boca. O lo que hace.

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO