Connect with us

Cuba

La Empresa Eléctrica de Cuba es como Poncio Pilatos

Published

on

Incendio en Venezuela Empresa Eléctrica
Foto: Referencial

El reclamo de una cubana ante la Empresa Eléctrica no procede y ahora la mujer “se quedó” sin televisor de pantalla plana y sin computadora.

La Empresa Eléctrica de Cuba es como Poncio Pilatos.

En más de una ocasión hemos hablado de ello. Con tal de delimitar responsabilidades y no pagar por daños y perjuicios a cubanos que sufren en carne propia el mal trabajo del organismo, en no pocas ocasiones dicen “la culpa no es mía”, si se trata de una sobrecarga eléctrica que afecta a televisores y refrigeradores.

En su afán por limpiarse las manos le han echado la culpa hasta a las auras tiñosas y tormentas fundamentalmente. Un amigo de la infancia, del barrio, me cuenta que él no tuvo tanta suerte; que en el 97 él “perdió un pantalla plana” por culpa de un pitirre y me recuerda que en casa de Teté y en la de Mercedes -las dos vecinas del 2do piso de mi escalera- en el 94´ se le quemaron todos los efectos electrodomésticos y, tras mucho batallar, les dieron un refrigerador de repuesto.

“Y va que chifla”, dice.

Bien que lo sabe y lo sufre en carne propia ahora mismo Delmys Calvo Castilla.



Esta persona, residente en el número 66 de Avenida Agramonte, entre Varona y Río, en la ciudad de Camagüey, refiere que el 9 de octubre, a las 4 y 45 de la tarde, no tuvo tiempo de desconectar los equipos eléctricos.

De pronto, narra en una carta que envió al diario oficialista Juventud Rebelde, “los ventiladores aceleraron, las lámparas sonaban y la torre de la computadora soltaba humo”.

Tras el reporte de rigor a la Organización Básica Eléctrica (OBE), los técnicos llegaron y dictaminaron que fue el llamado “neutro” el responsable.

Como a “neutro” no se le puede exigir con un halón de orejas, el 12 de octubre su esposo fue a la OBE a entregar la carta para exigir responsabilidades a la entidad.

El hecho desembocó en una explicación “técnica” mediante la cual la responsabilidad terminó siendo de ella, no de la Empresa Eléctrica, por lo que Delmys se siente dolida y desprotegida. Sin pantalla plana y sin computadora.

“¿Qué culpa tengo de que haya sucedido eso? ¿Por qué esperar que suceda para que arreglen el neutro? Después del trabajo, mi casa y la de mis padres siguen con el mismo neutro. Y los equipos dañados, ¿quién me los resarce? Seguiremos con el mismo neutro las dos casas, hasta que se repita la misma situación y dicha entidad no tenga responsabilidad alguna. ¿Estarán pensando como país, o pensando en no asumir sus arbitrariedades? Pido que se analice exhaustivamente el criterio del inspector”, concluye la mujer su misiva y al parecer tendrá que comenzar a ahorrar dinero para poder reponer los equipos quemados.

Sandro Nieto

tal vez quieras leer este caso similar en el que el culpable fue ¡un aura tiñosa! Empresa Eléctrica de Cuba responde a consumidor: “La culpable es el aura tiñosa”

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO