Connect with us

Published

on

“El regalo de Indirita”, el último capítulo de la gustada serie “Vivir del Cuento“, trae a la palestra pública una vez más una crítica a la disposición ¿ministerial? de prohibir el uso y alquiler de embarcaciones náuticas a ciudadanos cubanos.

El hecho no es nuevo. Las razones son varias. Y tampoco asombra que “Vivir del Cuento” se haya lanzado una vez más al ojo de la tormenta. El programa es – también – objeto de críticas por parte de quienes no asimilan su mordaz irreverencia en temas tan controversiales como estos; y no es la primera vez que lo hace.

Sin embargo, a no dudarlo, “Vivir del Cuento” ha sido durante varios años un reflejo de la Cuba actual. Con sus virtudes y carencias. A veces con un poco más de lo último que de lo primero.

Es un programa que a través del humor, indaga en lo más “caliente” del acontecer diario.

En esta ocasión, los guionistas de la serie, se dieron “un salto a las redes sociales”, y a la denuncia que ejerciera a través de ellas Reymel Delgado, un realizador de audiosivuales residente en Cuba quien el pasado mes de julio no pudo regalarle a su hijo por su cumpleaños el regalo que este le pidiera: un paseo en bote en Varadero.

Reymel publicó la nota el pasado 26 de Julio y las reacciones no se hicieron esperar, convirtiéndose en viral la noticia y generando cientos de reacciones, incluso entre algunos diarios y sitios digitales que se hicieron eco del absurdo.

“Vivir del Cuento”, ahora, ficciona la historia real de lo sucedido. Aunque con otros nombres, y otras referencias, y en clave de “humor”, Indirita se ve imposibilitada de pasear en bote.

 

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO