Connect with us

Animales

Hostal habanero fabrica comederos criollos para animales

Published

on

Elisa, la dueña del hostal Peregrino, nos cuenta cómo nació la idea de los comederos para animales

Quien pase por allí se llevará la constancia de que, en ese espacio de Cuba, se cuida a los animales. A un costado del hostal Peregrino, en la calle Consulado, entre Colón y Trocadero, pueden verse, adjuntos a la fachada, tres tubos de PVC.

Sin los carteles de la fachada, en los cuales se aboga por una ley de protección animal, algunos podrían confundirse y pensar que los tubos son alguna chapuza de albañil, pero la magia salió de Elisa: “Yo protejo mucho a los animales, tengo tres gaticos, dos perros, una jicotea y peces, ¡casi un zoológico!”, afirma.

Según nos cuenta la propietaria del hostal Peregrino, la labor desarrollada por nuestras protectoras de animales la inspiraron a adoptar una idea como esa pues “los seres humanos necesitamos comida y agua, ¿por qué no los animales? La idea de los comederos ya fue valorada por Cubanos en Defensa de los Animales: “La creatividad usada para resaltar las mejores cualidades humanas, del cubano, la solidaridad. Y demuestra que no hacen falta muchos recursos materiales para hacer grandes cosas, solo voluntad. Este es un espacio de concientización y a la vez de acción para que animales sin hogar tengan acceso a agua y comida”.

“Diariamente los ves con un andar lento, aguantando el calor, entonces te preguntas ¿quién se preocupa por ellos?”.
Con esta inquietud, realizó una exhaustiva búsqueda en Google, y encontró la idea básica para sus comederos criollos. Dada la dificultad para conseguir comida seca en la isla, fue necesario crear un híbrido entre todos los modelos vistos, que le permitiera contener, además de agua, arroz y otras proteínas.

“Antes de irnos, preparamos la comida y la ponemos en los comederos. Tenemos uno para gatos, cuya tubería es más pequeña y el de perros, con cuatro pulgadas de diámetro. Generalmente les servimos picadillo, perritos o hígado”.
Cada mañana, ella y sus trabajadores se encargan de la limpieza de los dispositivos, desechan la comida del día anterior y cambian el agua. Los comensales son algunos gatitos de la zona y el perro de la ponchera cercana. Afortunadamente, por allí no abundan las mascotas callejeras.

Lea tambiénA un mes de la protesta en Zoonosis, este es el balance

La iniciativa fue acogida, casi inmediatamente, por los vecinos. Laura, joven estudiante con domicilio en la calle Colón, se alegra de que un empeño como ese se geste en su barrio: “De pequeña me inculcaron el amor por los animales. Aunque me da mucha lástima, no puedo tener en mi casa a tantos como quisiera. Antes no tenía una manera de contribuir, mas ahora les pongo alimentos regularmente en los comederos, pues la dueña lo permite”.

Abel, también vecino de la zona, nos habla sobre la posibilidad de colaborar: “La única condición que debemos cumplir es la de cuidar los dispositivos. Generalmente quienes vivimos cerca velamos porque no se vierta ningún contaminante en ellos o se los lleven de su emplazamiento. Con esto se ha cambiado la manera de pensar de la comunidad, pues personas que antes echaban la comida como parte de los desperdicios regulares, ahora prefieren ponerla allí para algún animalito necesitado”.

Damián trabaja en la ponchera, a pocos metros. Para él y sus compañeros, Elisa ha sido la salvación nocturna de Cuco, la mascota del lugar: “Durante el día, lo alimentamos con la comida de cada cual, pero en las noches se nos quedaba cojo en ese aspecto. Además, el agua podíamos dejársela, pero la comida se estropea con el calor. Gracias a Dios, eso ya no es una preocupación. Deberían habilitarse comederos como este en varios puntos de la capital, atendidos por el Estado; al menos así los animales callejeros no estuviesen desnutridos o enfermos por comer de la basura”.

Aunque no tenemos noticias de que las autoridades estén pensando en algún proyecto similar, la idea de los comederos criollos ya recorre Cuba: “Personas del Vedado, Matanzas, Santa Clara y otras provincias se han comunicado conmigo pidiéndome les envíe el listado de los materiales necesarios. Por nuestra cuenta, estamos pensando otras vías para ayudar a las mascotas sin techo. Nuestro principal objetivo es mejorar el entorno”, concluye Elisa, dueña del hostal Peregrino.

Texto y fotos: María Carla Prieto

https://www.cuballama.com/envios/categorias/alimentos/combos

 


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡REGALO SEGURO con tu compra de saldo! Moto, split, nauta, descuentos y a ¡todo el mundo le va a tocar un regalo!SABER MÁS
+