Connect with us

Cuba

Esposo de fallecida hace dos años continuaba sacando los mandados

Published

on

fallecidos libreta de abastecimiento mandados
Un cartel que pedía "a los fallecidos" presentarse en las Oficinas de la OFICODA para darse de baja de la Libreta de Abastecimiento, se viralizó en Facebook.

Un hombre en Santiago de Cuba estuvo dos años sacando los mandados de su esposa fallecida en la bodega. Ahora le dio de baja y dice “no se dio cuenta”.

Desde el oriente cubano llega una de esas historias que a uno, aunque le duela, se resiste a creerlo. Un hombre, entrevistado por periodistas del diario Sierra Maestra, dice que a pesar de que su esposa falleció hace dos años, él continuaba sacando sus mandados y consumiéndolos.

Para justificarse -que en buena lid hasta habría que reconocer que el pobre, de seguro no vio otra luz en su camino para encontrar las formas necesarias para alimentarse como un ser humano merece- dice que el golpe provocado por el fallecimiento de su amada, le hizo olvidar el papeleo. O sea: él sabía que tenía que darle de baja de la libreta de abastecimiento en el Registro de la Oficoda, pero lo olvidó.

Lo olvidó -admite- pero no olvidó que el nombre de la occisa estaba en la libreta, anotado. Que sacaba los mandados para dos y no para uno. Parece difícil de creerle.



Sin embargo, la historia de este hombre no parece ser única. En lo absoluto.

Sin recurrir al ámbito nacional… la propia declaración dada al Sierra Maestra por la administradora de la Oficina del Registro del Consumidor (ORC) 1334, Anaís Gómez Barrientos, es más que significativa del desastre. Allí, tan solo en esa Oficoda, se realizan como promedio diariamente unas 15 bajas.

Es decir: cada día se le está dando de baja en los registros a personas que ya fallecieron, o personas que no están en el país o personas que están recluidas en centros penitenciarios. Personas que hasta hace un mes, sus familiares, seguían sacando sus mandados por ellos, a pesar de que una disposición establecida hace muchísimos años -si es que el sentido común no les basta- establece un límite de hasta 90 días para estos casos.

Un dato adicional: el hombre de la historia, el que llevaba dos años sacando los mandados de su esposa difunta, la tenía registrada en otra Oficoda: la 1333.

Oficoda mandados

Al terminar el mes de enero en Santiago de Cuba se le había dado baja a 11 mil 807 consumidores con residencia en el exterior por más de 90 días

Sin embargo, no son solo las ORC 1333 y la 1334 las que tienen “el problema”.

Dice el Sierra Maestra que al terminar el mes de enero en Santiago de Cuba se le había dado baja a 11 mil 807 consumidores con residencia en el exterior por más de 90 días.

Cita el diario el testimonio de Ondina López Puente, administradora de la ORC 1333 -donde el hombre del cuento, identificado como Juan acudió a darle de baja a su esposa- que tras regarse la bola en el país de que se impondrían severas multas a las personas que continuaban sacando los mandados de gente fallecida, fuera del país y recluidos en centros penitenciarios, “las personas sí están acudiendo a dar la baja”.

“Después del reportaje del Noticiero más lo hacen, de manera espontánea”, asegura López Puente.

Sus palabra son una bicoca con el testimonio que brinda, sobre el fenómeno, Anaís Gómez Barrientos, sobre el papel de los organismos encargados de emitir actualizaciones sobre el estado de las personas “inexistentes”. Durante todo el 2020 en la ORC 1334 solo se recibió una notificación, y esta provino de la Dirección de Establecimientos Penitenciarios. Es decir: ni el propio gobierno “vela por sus intereses”.

Les queda, por fortuna para ellos, el método de “las bolas”. Estas, eficientes como siempre, hasta lograron que Juan, después de dos años, acudiera a la Oficoda a darle la baja a su esposa muerta.

Roberto A.

tal vez quieras leer: La OFICODA como desastre nacional

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO