Connect with us

Cuba

Gobierno de Cuba aún no perdona a Antonio Pacheco

Published

on

Antonio Pacheco Cuba
Autoridades de Cuba continúan olvidando a Antonio Pacheco. Collage: Joel Río González

Las autoridades de Cuba continúan con su propósito malsano de obviar de la historia de la pelota cubana al capitán de capitanes: Antonio Pacheco.

Hasta una fidelista convencida como Julita Osendi arremetió ayer contra las autoridades cubanas luego de enterarse que las autoridades de Santiago de Cuba, la Federación Cubana de Béisbol y el Instituto Cubano de Deportes y Recreación (INDER), “orientados” evidentemente por esa mano oculta que mueve hilos entre el Estado, el gobierno y la Seguridad del Estado, “obviaron” a conciencia incluir el número de Antonio Pacheco en el “homenaje” que le hicieran a las estrellas de la pelota santiaguera sobre el dugout de homeclub del equipo de las Avispas.

¿Qué sucedió? Pues eso. Lo de siempre. El gobierno de Cuba aún no perdona al capitán de capitanes, Antonio Pacheco, y no solo lo han sacado del salón de la Fama del Béisbol cubano, una ignominia contra la cual se han revelado otros “fieles” al sistema como Antonio Muñoz y Braudilio Vinent, por solo mencionar dos ejemplos; sino que también ahora, lo han ignorado, han ignorado sus números e historia dentro de las Avispas.

En buena lid, por poner un ejemplo, si Orestes Kindelán, el número 46, homenajeado, tuviera el valor de agarrar una brocha de pintura y quitar su número porque claro, falta el de su capitán, Pacheco, estaríamos en parte contentos. Si los aficionados de Santiago de Cuba, si los fans de las Avispas, renunciaran en pleno a asistir al estadio hasta tanto no se incluyera el número de Antonio Pacheco -¡y el de Gabriel Pierre también!- sobre el banquillo de las Avispas, nos pondríamos más contentos aún pero… ya sabemos que si algo ha logrado hacer el gobierno de la isla es dividir a la gente. Entre otras cosas, también, quitarles hasta la tradición de rebeldía a un pueblo -¡y a un pueblo como el de Santiago!- y someterlos en ese embotamiento que parece no terminar nunca.

Julita no fue la única que se reveló. También se reveló el periodista Michel Contreras; el fotógrafo de Granma, Ricardo López Hevia -este sugirió que ante tal acto de desprecio de las autoridades la gente fuera al estadio con pancartas con el número 6- y los periodistas oficialistas Francisnet Díaz Rondón, de Villa Clara; y Giusette León, de Matanzas, y subvencionada de ETECSA -organismo que garantiza el funcionamiento del portal izquierdista de Cubasí, con Manuel H. Lagarde al frente- lo cual sin dudas merece un “reconocimiento”.

Contreras, en una sentida carta al bien llamado Capitán de Capitanes de la pelota cubana expresó:

Querido Capitán de Capitanes:
Seguramente sabes que tu número lo dejaron fuera de los que aparecen encima del dugout de tercera del Guillermón Moncada. Antes, como también conoces, desaparecieron el Salón de la Fama con tal de que no fueras elegido para el templo de los inmortales cubanos.
Lo que pasa, caballo, es que quien mandó a poner los números de marras (y quien se opuso a que nosotros te exaltáramos) evidentemente no sabe nada de pelota, y no vibró con todas tus proezas en el equipo nacional y con el uniforme de Santiago.
Ese no sabe que pasaste con gloria por todas las categorías beisboleras, ni supo nunca cuánto pesaba tu palabra en el dugout del team Cuba, ni se erizó de admiración cuando le diste el palo a Lazo –el increíble Lazo- con la cintura destrozada de dolor.
Ese no se enteró de que la Guerra Fría terminó hace años, y tal vez nadie le dijo que tú estás concentrado en tu trabajo como entrenador, ganándote la vida honradamente sin lloriquear por el dinero que dejaste de hacer en tu etapa como atleta, aquella en la que (con todo el derecho de este mundo) renunciaste a ser big leaguer.
Ese jamás te valoró, Pacheco. Ese apenas te vio como instrumento.
Ese que ahora te ninguneó, te lo digo con una colosal vergüenza ajena, no puede ser un buen cubano. Ese es un solo hombre (o dos, o tres, o veinte), pero ese no es un pueblo.
Gracias. Eternamente gracias, Don Antonio. Tu número ‘6’ va a brillar toda la vida en el estadio de los corazones nacionales. Ese estadio donde ningún funcionario puede prohibirlo.
Y te pido perdón, a nombre de la gente que respeta esta pelota grande, enorme, inmensa.

No se trata de un hecho aislado. Recordemos que, por ejemplo, cuando las estrellas de las Grandes Ligas visitaron Cuba, y ofrecieron una clínica de bateo en el estadio matancero “Victoria de Girón”, las mismas autoridades “olvidaron” convenientemente al más grande toletero que ha dado esa provincia en la historia: el “incómodo” (a las autoridades) Lázaro Junco.

Junco, que debía estar en el terreno, sin dudas, se encontraba en las gradas, formando parte “del pueblo”, hasta que alguien lo vio, se encabronó y comenzó la arenga.

“Junco, Junco, Junco”, comenzó a escucharse en todo el estadio y a la camarilla de guerra fría no le quedó más remedio que bajar al toletero al terreno.

En el caso de Julita, cuyo currículum no necesita presentación, parece ser que cada día se le llena más el gorro de guizazos. Hace años le borraron -¡esa misma mano oculta que maneja a Higinio Vélez!- el jonrón de Kendry Morales en un famoso documental que ella hiciera (por si fuera poco, a Julita, tampoco la dejaron entrar al estadio Latinoamericano, lugar que es su segunda casa en La Habana, el día que fue a ver el juego entre los Tampa Bay Rays y el equipo Cuba de Béisbol).

La Osendi, que no le tiene miedo ni a los cocodrilos, saltó ayer, bien molesta, y expresó:

Está claro que el gobierno de Cuba no tiene el más mínimo interés en perdonar “las traiciones”. Mucho menos le interesa reparar errores y pedir disculpas.

Es curioso que, ahora, anden interesados -tras el triunfo electoral de Joe Biden- en “retomar” las negociaciones con Grandes Ligas; pero ni siquiera pueden permitirse dibujar un número 6 sobre el banco de las avispas de Santiago de Cuba en honor -¡más que merecido!- a Antonio Pacheco.

Para muchos está claro: no habrá negociación con Grandes Ligas mientras las injusticias contra peloteros como Antonio Pacheco continúen.

Así de sencillo.

Ariel P.

tal vez quieras leer: Higino Vélez insiste en seguir arriba de la yegua

Comentarios
1 Comment

1 Comment

  1. Alberto Maldonado

    November 10, 2020 at 1:16 am

    Propongo hacer un movimiento mundial a favor del Capitán Antonio Pacheco, Honor a quien Honor merece.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡NOS HEMOS MUDADO! - Nueva web de Cubacomenta - Visítanos ->AQUÍ
+