Connect with us

Cuba

Bruno Rodriguez Parrilla: ¿El próximo Primer Ministro?

Published

on

Bruno No lo sé derechos humanos

Cuba retomará el cargo de Primer Ministro en sesión del Parlamento el 20 y 21 de diciembre próximos, y desde ya un nombre viene a la mente de muchos para cubrir este cargo: Bruno Rodriguez Parrilla.

Como parte de la nueva estructura gubernamental establecida en la nueva Constitución, el honor de la propuesta de Bruno – o del que venga propuesto – le tocará a el gobernante Miguel Díaz-Canel, y se designará por mayoría absoluta de todos los diputados que, en el caso del Parlamento dirigido por el secretario de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) y del Consejo de Estado, Homero Acosta, es como decir “jugada cantada”.

Porque… ¿a alguien puede ocurrírsele que la propuesta de Díaz-Canel sea rechazada? ¿cuestionada?

Nadie que conozca de cerca el proceso “eleccionario cubano”, puede pensar que, cuando Díaz-Canel anuncie el nombre de Bruno – u otro – ¿ya esto no ha sido congeniado a priori y hasta santificado por el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro Ruz?

La elección del Primer Ministro es parte de la reforma constitucional cubana, aprobada y proclamada como nueva Carta Magna en abril de este año donde, entró en vigor una función Ejecutiva distribuida entre el Presidente (Jefe del Estado) y el Primer Ministro (Jefe del Gobierno).

En teoría es una novedad, ya que la Carta Magna anterior concentraba ambas funciones en el mismo cargo del presidente, que era de los Consejos de Estado y de Ministros. Sin embargo, con el “deterioro generacional”, se hacía lógico que se deslindaran las funciones políticas.

Bruno, o quien sea nominado primero y elegido después, representará al Gobierno de la República, con funciones de atender y controlar “el desempeño de las actividades de los organismos de la Administración Central del Estado, de las entidades nacionales y de las administraciones locales; y asume, con carácter excepcional y temporalmente, la dirección de cualquier organismo de la Administración Central del Estado“. Este fue el cargo que ostentó Fidel Castro a partir del nacimiento del proceso cubano surgido con posterioridad al 1ro de enero de 1959.

Concebido como enlace entre el poder Ejecutivo y el Legislativo, el Primer Ministro debe ser la persona en quien se auxilie el Jefe de Estado para el  correcto desempeño del Gobierno.

¿Por qué Bruno?

A simple vista no parece que otra persona pueda arrebatarle la nomenclatura al hombre que desde hace ya varios años maneja los hilos de la diplomacia cubana; el representante de Cuba en el extranjero. Preparado incluso para lidiar con los poderes de la prensa extranjera – que ya sabemos que la cubana no tiene ninguno -; hábil incluso para escabullir determinadas respuestas. Serio y ágil para cambiar de la sonrisa a la acritud si la ocasión lo merita.

Tal vez puedan existir otros nombres.

¿Alguno de estos tres? ¿Beatriz Thompon? ¿Inés María Chapman? ¿Roberto Tomás Morales Ojeda?

¿Tal vez Jorge Luis Tapia Fonseca?

Al menos dos fuentes consultadas lo mencionan como “posible Primer Ministro”.

Un detalle: ni Tapia, ni Bruno, se llevan del todo bien con Díaz-Canel, pero como alega Juan Juan Almeida, en la política no hay amigos, sino intereses.

por Roberto A.

 

 

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO