Connect with us

Published

on

Abraham Muyunda iba a casarse en una boda en la iglesia y todo. Pero su esposa Caroline Mubita se enteró y se apareció con los tres muchachos y todo.

Al grito de “Soruyo, Soruyo, suelta lo que no es tuyo”, una mujer de Zambia irrumpió en una boda alegando sus derechos como si fuera una Paulina Rubio, pero de Zambia.

Ese hombre es mío“, gritó la doña en plena celebración y la cara del sujeto se convirtió en una piedra.

Y es que el camaján le había mentido a su legítima esposa, cuando esa mañana le aseguró que iba a trabajar. En realidad iba a legalizar su situación matrimonial con otra novia nueva.

La inocente Caroline Mubita -nombre de la mujer- no notó nada raro en el comportamiento de su marido y de no ser por los vecinos, siempre chismosos, no se hubiese enterado de hacia dónde, en realidad, iba su esposo.

Fue así como logró interrumpir la boda en el momento justo y dejar a Abraham Muyunda, así se llama el hombre, con la muyunda en la mano. O lo que es lo mismo: llevarse del altar a su prometida.

Padre, esta boda no puede continuar. Este hombre de aquí es mi marido. No sé qué está pasando aquí“, gritó Mubita y a Muyunda se le vino el cielo abajo y deseó que la tierra se lo tragase.

Oigaaaaaa y que la mujer no venía sola. Se echó sobre su espalda a los tres hijos que tenía en matrimonio con Muyunda, y allí a la iglesia fue ella, muy oronda, como Pilar, a darle un titingó a Abrahamcito.

En un video, difundido ampliamente en redes sociales, se puede ver al mancebo avergonzado mirando hacia el suelo, esperando una señal divina mientras los asistentes a la ceremonia intentan calmar a Mubita, a quien ya se le había montado encima Shangó con chancletica de palo y cual Macumba zambiana le quería partir la jeta a malanga y al puesto de vianda.

La boda finalmente no se llevó a cabo. Abraham fue entregado a una comisaría de la Policía local y podría enfrentarse a hasta 7 años de prisión si es condenado por bigamia, aunque esta legalmente no se llegó a consumar.

Se desconoce también si la esposa lo perdonó o lo perdonará; o si la nueva novia estaba al corriente del estado civil del hombre y aún así decidió desposarlo.

Lo más triste para muchos es que la ceremonia celebrada esta semana en una iglesia de Lusaka, la capital de Zambia, no terminó como ellos esperaban. Así que no hubo dulce, ni bebidas, aunque sí que estuvo entretenida.

por Roberto A.

tal vez quieras leer: ¡Video Viral! Un chofer transportaba 18 personas dentro de su auto

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Súper Bono en Cuballama! 40 CUC + 1GB DATOSRECARGA AQUÍ
+