Connect with us

Cuba

A Alpidio le queda poco, asegura Juan Juan Almeida

Published

on

Decreto 349 Ministerios Alpidio Alonso

El fin de Alpidio Alonso está cerca, asegura el periodista Juan Juan Almeida. Díaz-Canel lo tiene atravesado y Raúl Castro no dudaría en sacrificarlo.

A fin de cuentas, ¿qué ha hecho el Ministro de Cultura por “la Revolución”? Nada. No combatió en el Moncada, no desembarcó en el Granma, no subió a la Sierra y, si contemporaneizamos su actitud como revolucionario, tampoco se destacó en Angola (si fue)

El periodista Juan Juan Almeida reveló en exclusiva que al Ministro de Cultura Alpidio Alonso le queda poco en su cargo, a pesar del apoyo recibido por no pocos fieles al gobierno, como es el caso del director de la Casa de las Américas Abel Prieto y algunos otros menos importantes artistas como Vicente Feliú, Israel Rojas, Arnaldo “Talismán” Rodríguez, Raúl “Bagre Erecto” Torres y Ray Tun Tún Fernández, de quien un amigo íntimo del mismo y mío en lo personal me aconsejó no hacerle mucho caso porque “desde hace rato se le fue un tornillo”.

noticia relacionada: Israel Rojas y Arnaldo Rodríguez defienden al Ministro de Cultura

Lo cierto es, y lo dice Juan Juan Almeida con todo el conocimiento que le brinda haber vivido y escuchado cómo se manejan las cosas “allá arriba” en el Comité Central, que a la hora de los mameyes a los que manejan los hilos de la vida de once millones de cubanos no les importaría sacrificar una vaca, con tal de seguir ellos donde están.

A fin de cuentas, ¿qué ha hecho Alpidio por “la Revolución”? Nada. No combatió en el Moncada, no desembarcó en el Granma, no subió a la Sierra y, si contemporaneizamos su actitud como revolucionario, tampoco se destacó en Angola (si fue), aunque sí dejó a su paso por la Asociación Hermanos Saíz un mal precedente y una canción, una que por estos días ha resucitado, escrita por el guitarrista de Porno para Ricardo.

Al menos dos personas bien conectadas a Miguel Mario Díaz-Canel han referido a fuentes relacionadas de manera íntima con este redactor que efectivamente la dirigencia cubana estudia remover a Alpidio Alonso a la menor brevedad tras los sucesos del 27N; al que ahora, por si fuera poco, se le suma los del 27 de enero, con manotazo incluido.

El gobernante cubano habría dicho, en conversación privada con gente de su confianza, que Alpidio Alonso es un pend…enciero, pero que “no es el momento para sacarlo”. Díaz-Canel habría esgrimido como excusa que “el ordenamiento” y la pandemia de la covid-19 tienen a Cuba sumida en un complejo panorama económico-político-social como para andar haciendo ajustes ministeriales, pero sus palabras fueron dichas en los primeros días de diciembre; o lo que es lo mismo: no había sucedido “el manotazo”.

Dice Juan Juan Almeida ahora que el nombre de Alpidio y el de otro ministro cayeron “en manos” del terrible -temible también- Loisí Rodríguez Rodríguez, un hombre que es el encargado de interrogar a aquellos que se pasan de rosca y caen en la mirilla de Raúl Castro.

Su salida formaría parte de un plan dirigido a calmarle las ansias libertarias a no pocos cubanos que han visto como del diálogo con el MINCULT se pasó a la confrontación directa.

Tiene lógica. La estrategia establecida hace más de 60 años de historia en Cuba ha sido esa: levantarle la válvula a la olla de presión cada vez que un problema amenaza con llevarse la junta y explotarla.

Ya lo decía el mismísimo Israel Rojas cuando escribía canciones contestatarias disfrazadas: “Hay que sacarle presión a la caldera”.

Roberto A.



Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO