Connect with us

Cuba

Lidia Esther Nodarse vs Maradona y Machado Ventura vs Fidel Castro

Published

on

Fidel Castro Maradona
Foto: Captura de Video

Fidel Castro, además de a Maradona, y que yo recuerde, regaló otras cuatro casas a otros cuatro extranjeros. A dos de ellos, se las quitó luego, cuando “murió el idilio”.

Por estas horas es noticia que el difunto Fidel Castro le haya regalado una casa a Maradona en La Habana cuando en verdad, la noticia no es tal. A fin de cuentas, Fidel, -“con el prestigio ganado”, nos dijeron siempre- podía disponer y hacer lo que se le antojara en la isla; y así, a no dudarlo, regaló cientos de casas, miles tal vez.

Dicen que Juana Bacallao en más de una ocasión, aburrida ya de la casa que tenía, le dijo a Fidel: “Comandante, tengo el gao en candela”, y Fidel Castro, solícito, accedió a mejorarle el gabinete a la simpática Juana, que con Maradona lo único que tenía en común era el tamaño.

Pero anoten, que la desmemoria es mala. Fidel Castro, además de a Maradona, y que yo recuerde, regaló otras cuatro casas a otros cuatro extranjeros. Pueden que hayan sido más, y desconozco cómo se hizo del apartamento que tenía en La Habana el uruguayo Mario Benedetti; pero los que si me constan son: Gabriel García Márquez, Carlos Salinas de Gortari, Antonio Gades y un príncipe saudí cuyo nombre mi memoria se resiste a recordar.

De esas cuatro casas, Castro recuperó dos. Una se la quitó, encabronado luego, a Salinas de Gortari, quien como todo cubano que peine canas recordará, fue presidente de México entre 1988 y 1994. La otra que confiscó luego de regalarla, fue la del bailarín español Antonio Gades, del cual se dicen algunas cosas muy serias que no viene al caso mencionar en este texto.

Pero Fidel, repito, era Fidel. El dueño de Cuba, prácticamente. Y muchos se preguntarán, ¿qué tiene de extraño que un presidente -Fidel Castro en este caso- le regale una casa a Maradona, un ídolo del fútbol mundial? Un hombre cuyas propiedades eran, sin dudas, más valiosas que una casa en La Padrera. Nada extraño, diría yo.

Peor anduvo José Ramón Machado Ventura, que al estilo del Fidel Castro, ya bastante entradito en años y con la piel bastante agrietada, le regaló una casa en la exclusiva barriada de Punta Gorda, en Cienfuegos, a Lidia Esther Nodarse, ex Primera Secretaria del Partido Comunista de Cuba en esa provincia. Lidia Esther era presunta amante suya. Y digo presunta porque no hay fotos de la consumación en sí del amorio pero, cuando el río suena…

Lidia Esther Nodarse y su ex amante, José Ramón Machado Ventura

La casa era no para verse secretamente, como todo el mundo pudiera sospechar, sino “en pago” por los servicios prestados. Decimos servicios porque se sabe que Lidia Esther no estaba enamorada de Machado Ventura; ni Machado Ventura tenía en planes casarse con ella.

Casa en Punta Gorda, Cienfuegos, que le regaló JoséRamón Machado Ventura a Lidia Esther Nodarse, por entonces amante suya

Por esta hora es noticia que Fidel Castro le regaló una casa a Maradona. Permítanme carcajearme y hacer memoria. Tal vez mañana regrese con otras casas que regaló Fidel en La Habana, a alguna que otra figura extranjera de renombre.

Ariel P.

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Gana hasta $500 de saldo Cuballama! 11 días, 11 premios diarios.PARTICIPAR
+