Connect with us

Published

on

Autoridades del Ministerio del Interior, en colaboración con fuerzas de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) detuvieron a 19 personas presuntamente implicadas en la adulteración y robo de jabones que se fabrican en la fábrica de Suchel, en la provincia de La Habana.

Otra vez el MININT y la PNR llegaron allí “por boca” del pueblo -refiere el reporte del medio oficialista- aunque esta vez no se trató de un “chivatazo”, sino de muchísimas quejas relacionadas con la mala calidad de los jabones Lis y Batey.

Ni uno ni otro, al parecer, hacían espuma o “blanqueaban” la ropa como antes, por lo que se decidió realizar una inspección a la empresa, situada en el municipio Boyeros, y una vez allí descubrieron el viejo truco del lechero; similar a aquel que usaban en los 90´los expendedores de alcohol a granel: la adulteración del producto madre echándole agua “a la masa”.

Presuntamente, y según las palabras de José Antonio Gutiérrez Pérez, director de Seguridad y Protección de la empresa matriz, este era el modus operandi de los trabajadores involucrados; presuntamente adicionaban agua a la fórmula química para lograr un excedente de químicos que no era declarado en los reportes de producción, y con los cuales obtenían ellos, gratuitamente, sus propios jabones.

“En el análisis que se realiza a una muestra representativa de la producción de jabón del turno, se identifica que hay una diferencia de un 2 por ciento en la humedad, es decir, dentro del 14 y 18 por ciento de humedad que debe tener la pastilla de jabón, en este caso estaba entre 19 y 20 por ciento”, explicó el especialista.

Ese 2 por ciento de humedad por encima de la norma permitía a los trabajadores obtener un excedente de 20 kg de jabón por cada tonelada producida.

Del otro lado, en la casa del cubano “de a pie” el jabón comenzaba a perder la humedad y se reducía más rápido. Es decir: se necesitaba más jabón para lavar la misma ropa que se lavaba antes.

En el reporte se detalla que un turno de trabajo produce 10 toneladas de jabones. Un simple cálculo matemático nos lleva a 200 kilogramos de jabón “sobrantes”. Es decir, aproximadamente, 1 550 unidades por turno.

Luego, salían de la empresa amarrándose al cuerpo, cada uno de los implicados, 315 jabones. ¡Todo un negocio!

Como resultado, fueron detenidos 19 responsables directos y colaterales de estos hechos. 17 de ellos fueron separados definitivamente del centro de trabajo y a otros dos se les aplicaron medidas cautelares.

por Ariel P.

tal vez quieras leer: Jabones “made in Cuba” que abren los caminos

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]com

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Por 20 CUC reciben 40 CUC + 30 MIN + 30 SMS!RECARGA AQUÍ
+